Todo lo que debes saber antes y después de comprar una Smart TV

Las Smart TV no son algo nuevo y, de hecho, llevan ya bastantes años siendo uno de los dispositivos de moda. Básicamente, hablamos de televisores conectados a Internet con capacidades especiales como la posibilidad de ejecutar aplicaciones, navegar por la red o acceder a diferentes plataformas. Los televisores inteligentes han conquistado la sociedad y en este artículo os contamos todo sobre ellos, para qué sirven, una guía de compra, otra para sacarles el máximo partido e incluso cómo convertir un viejo televisor en Smart TV.

Las televisiones han evolucionado mucho en poco tiempo, casi de forma paralela a los móviles. De hecho, comparten aplicaciones y servicios conectados, dependiendo cada vez más uno del otro en un ecosistema de dispositivos interconectados. Los televisores inteligentes de la primera década del año 2000 y los primeros años de la segunda década nada tienen que ver con los modelos que se venden ahora mismo.

¿Qué es una Smart TV?

Para definir esta tecnología tenemos que recurrir a la palabra inglesa Smart TV que se suele traducir como televisor inteligente. En la actualidad todo el mundo tiene uno o lo ha usado alguna vez y no hay ningún cambio en la pantalla ni en la forma de los televisores no inteligentes sino en las funciones que nos permiten y en sus aplicaciones instaladas como si fuese un gran teléfono móvil o una tablet. Este tipo de tv es diferente a las tradicionales, caracterizándose especialmente por estar conectados a Internet para ofrecer una serie de servicios digitales y conectados.

Podemos verlo como un televisor capaz de unir en un solo dispositivo los programas de las cadenas tradicionales con el acceso a internet y su gran cantidad de aplicaciones para disfrutar de horas y horas de deportes, series y películas a la carta. Las Smart TV unen lo mejor de los dos mundos, es decir, de la televisión tradicional y del mundo de Internet. Cada una de ellas o dependiendo de la marca y el modelo encontramos un sistema operativo que es el que nos dará acceso a unas opciones y herramientas u otras. Dependiendo de cada Smart TV, modelo, año o marca podemos instalar algunas aplicaciones u otras pero casi todas tienen en común su uso para vídeo en streaming, YouTube, música.

Esta tecnología se suele relacionar con televisores, pero también aplica a barras de sonido, Android TV Box, set-top boxes, grabadores de vídeo, reproductores Blu-ray, home cinemas y consolas de videojuegos. Los primeros modelos llegaron en 2005 y se conocían como Internet TV, aunque a partir de 2010 ya se les conoció con el nombre definitivo de Smart TV.

Características

Las Smart TV o televisores inteligentes cada vez sirven para más cosas. No obstante, hay una serie de puntos básicos que cumplen todos los modelos y que nos permiten identificar cual es y cuál no es uno de estos dispositivos:

  • Conexión a Internet WiFi de forma inalámbrica o conexión por cable
  • Navegador de Internet incorporado en la interfaz del televisor
  • Un sistema operativo en el que tendremos que fijarnos para saber compatibilidad y opciones
  • Aplicaciones de vídeo en streaming, de música en streaming, juegos, etc.

Además, tienen una serie de características opcionales que vemos en algunos modelos:

  • Conexión con otros dispositivos inteligentes del hogar
  • Envío de contenidos desde el móvil a través de sistemas como Google Cast
  • Control por voz o gestos con asistente propio o compatibles con Alexa o con Google Assistant
  • Juegos
  • Cámara para videollamadas en la parte frontal del televisor (que puede desactivarse)

Fabricantes de Smart TV y sistemas operativos

Hoy en día podemos afirmar que todos los fabricantes de televisores tienen Smart TV. De hecho, casi la totalidad de los modelos (99%) son de este tipo, fabricándose ya muy pocas unidades de televisores convencionales. Los fabricantes más conocidos son:

LG, Hisense, Samsung, TCL, Daewoo Electronics, Hyundai Electronics, Sony, Panasonic, Sharp, Toshiba, JVC, Philips, IRT, AOC, RCA, Sanyo, Haier, Hitachi, Aiwa, Vizio, Telefunken, Grundig, Blaupunkt, Medion, BGH, Philco, Blusens, Gear, Master-G, Kioto, Recco, Nex, Noblex, Kalley, Challenger, Boto o Loewe.

Sin embargo, casi más importante que el fabricante, está saber el sistema operativo que utilizan. Esto será vital para conocer qué aplicaciones y servicios tendremos disponibles. Por ejemplo, LG utiliza WebOS, Samsung hace lo propio con Tizen y marcas como Sony, Sharp o Philips (desde 2019 utilizan SAPHI) cuentan con Android TV como aliado.

Aquí tenemos un resumen de sistemas operativos por fabricante de Smart TV. Esta lista puede variar según cuándo la consultes debido a que los propios fabricantes cambian sus sistemas operativos de un modelo a otro.

Basados en Android AOSP

  • Amazon Fire TV
  • Vu Televisions
  • Changhong
  • Haier
  • Hisense
  • Konka
  • com/ LeTV / LeEco
  • Skyworth
  • TCL
  • Xiaomi

Android TV

  • Arçelik, Beko, Grundig y Altus
  • Bang & Olufsen (B&O)
  • Haier (Desde 2017)
  • Hisense
  • Iris
  • LeEco
  • Philips (hasta 2019)
  • Sharp
  • Skyworth
  • Sony
  • TCL y Thomson
  • Toshiba
  • Vestel

Firefox OS (ahora My Home Screen 2.0)

  • Panasonic

Roku TV

  • Element Electronics
  • Hisense USA
  • Hitachi
  • Insignia
  • RCA
  • Sharp USA
  • TCL USA
  • Haier (hasta 2017)
  • Philips USA

SAPHI

  • Philips (desde 2019)

Tizen OS

  • Samsung

webOS

  • LG

Guía de compra de Smart TV: todo lo que debes saber

Si hemos decidido comprar una Smart TV, hay varias cosas que debemos tener claras antes de lanzarnos a la aventura. Un consejo, no vayáis directamente a una tienda sin información ni os dejéis cautivar por el vendedor o por cómo luce allí la televisión.

Tamaño o diagonal

Cuanto mayor sea la resolución, menor es la distancia a la que debemos ver la pantalla antes de comenzar a distinguir los píxeles individuales. Por lo tanto, es importante tener muy claro el número de pulgadas ideal para la ubicación del televisor. Lo primero que tenemos que saber es traducir las pulgadas en centímetros para comprobar qué modelo nos cabe en el hueco que tenemos en el salón o en el mueble.

Un televisor de 40 pulgadas tiene unos 101 de centímetros de diagonal, por ejemplo. En el caso de las 43 pulgadas rondan los 109 centímetros o de 48 pulgadas rozan los 121 centímetros de diagonal aproximadamente. Si amos a más tamaño, un televisor de 50 pulgadas tiene una diagonal de unos 127 metros y uno de 55 pulgadas tiene 140 centímetros de diagonal así como 121 centímetros de ancho y unos 68 centímetros de alto.

Tamaño de pantalla en pulgadasMedidas de la televisión
22 pulgadas48.4 cm de ancho y 27.40 cm de alto
24 pulgadas53.15 cm de ancho y 28.89 cm de alto
28 pulgadas61.99 cm de ancho y 34.87 cm de alto
32 pulgadas70.84 cm de ancho y 39.85 cm de alto
37 pulgadas81.91 cm de ancho y 46.07 cm de alto
40 pulgadas88.55 cm de ancho y 49.81 cm de alto
42 pulgadas92.98 cm de ancho y 52.30 cm de alto
45 pulgadas99.62 cm de ancho y 56.04 cm de alto
47 pulgadas104.5 cm de ancho y 58.53 cm de alto
50 pulgadas110.69 cm de ancho y 62.26 cm de alto
55 pulgadas121.76 cm de ancho y 68.49 cm de alto
60 pulgadas132.83 cm de ancho y 74.72 cm de alto
65 pulgadas143.90 cm de ancho y 80.94 cm de alto
70 pulgadas154.97 cm de ancho y 87.17 cm de alto
75 pulgadas166.04 cm de ancho y 93.39 cm de alto
80 pulgadas177.10 cm de ancho y 99.62 cm de alto

Distancia

La distancia a la que debemos estar depende no solo del tamaño del televisor sino de la calidad del panel. Generalmente la resolución 4K nos permitirá buena calidad a una distancia mucho menor que si apuestas por FullHD.

Lo explican desde el fabricante Sony en su guía de compra de Smart TV: “La distancia recomendada para visualizar televisores 4K o 8K es de 1,5 veces el tamaño de pantalla vertical del televisor. A esta distancia, los píxeles individuales no se pueden diferenciar a simple vista. Esto significa que, a efectos prácticos, los píxeles desaparecen al ver imágenes 4K. Esto crea la impresión de ver las imágenes del TV con el mismo nivel de detalle y la misma resolución que en la vida real”.

Tipo de panel

Los modelos de Smart TV más baratos suelen contar con paneles LCD con diferentes tecnologías, pero los modelos más caros apuestan por tecnologías como OLED o QLED con negros más puros y colores más realistas, además de otras mejoras. Según la iluminación pueden ser Edge LED, Direct LED o Full Array Local Diming (de «peor» a «mejor») y podemos hacernos una idea clara siguiendo la imagen a continuación.

Los televisores QLED o LED tienen una serie de LEDs que son iluminados por una fuente principal de luz. Los diodos se agrupan por zonas y podemos apagar o encender zonas más o menos independientes. Por su parte, los televisores OLED tienen pantallas con pixeles que se iluminan de forma independiente sin necesidad de una fuente de iluminación general en el fondo por lo que pueden estar los pixeles apagados cuando no corresponda y esto consigue negros más profundos.

En el futuro se espera que los microLED y MiniLED se expanda con LEDs mucho más pequeños que los actuales y que nos permitan una mejora en calidad con pantallas casi sin límites. Los microLED podrán tener un brillo incomparable, negros puros. Pero también es una tecnología mucho más cara y aún no pensada para televisores en la actualidad: un panel puede rondar los 150.000 en sus modelos más baratos y hasta los 600.000 euros en modelos premium.

Resolución

El 4K o UHD ya es casi un estándar, siendo bastante complicado encontrar televisores que sean Full HD o HD. Por esa razón, el 4K debería ser el objetivo, dejando los modelos 8K de gama alta para dentro de unos años.

Pero, ¿qué es el 4K? Originalmente, el 4K tiene una resolución de 4096 x 2160 pixeles. No hace falta ser experto en televisores o pantallas para entender que se trata de una resolución que no se adapta al formato habitual de 16:9 en televisiones así que se adapta a una Smart TV con una resolución de 3840 x 2160 pixeles. Esta resolución coincide con el formato Ultra High Definition o UHD y es por ello que puede que vayas a comprar una Smart TV con tecnología UHD 4K, con 4K o con UHD. Todo es lo mismo.

Por supuesto, es totalmente recomendable que apuestes ya por esta resolución aunque haya gamas bajas y medias con una resolución de 1920 x 1080 píxeles o, lo que es lo mismo, Full HD. Pero ten en cuenta que con pantallas grandes habrá un menor número de pixeles y esto supone una pérdida de calidad.

comprar una Smart TV 4k uhd

HDR

HDR significa High Dynamic Range o Alto Rango Dinámico. Es la tecnología que hace que la representación de color sea muchísimo más realista, siempre que el contenido que estemos reproduciendo en pantalla tenga esa información. Por eso, nuestro nuevo televisor deberá contar con esa tecnología. Ojo porque existen varios estándares como HDR10 y HDR10+, Dolby Vision o Hybrid Log-Gamma (HLG).

El HDR hace que sean más grandes las diferencias entre las zonas claras y oscuras: los negros son más intensos, el nivel de contraste es real, los blancos son más blancos, los colores brillantes. Es decir, en resumidas cuentas, las imágenes son más reales que si no utilizamos HDR al ver una película.

¿Y qué diferencia hay con Dolby Vision? En esencia es prácticamente lo mismo aunque con algunos cambios. Dolby Vision es otro estándar propietaria de la tecnología y con parecidas características. Algunas de las diferencias es que HDR10+ (el modelo más reciente( permite incluir metadatos dinámicos en una imagen, por ejemplo. En el caso de los nits de brillo, Dolby Vision es compatible con hasta 10.000 nits de brillo frente a los 1.000 de HDR10 o los 4.000 de HDR 10+, por ejemplo. Diferencias en características técnicas pero que nos permiten, a nivel medio de usuario y espectador, una mejora en la imagen.

¿De qué depende uno u otro? De la plataforma que elijas para ver contenido. Netflix usa HDR10 o Dolby Vision indistintamente. Amazon Prime Video utiliza HDR10 y verás el logo. E incluso HD10+. Mientras otras como Disney+ o Apple TV+ utilizan Dolby Vision en sus contenidos.

dolbyvision_hdr10.jpg

Otros ajustes a tener en cuenta

  • Conectividad

Más allá de tener conexión de antena o USB para conectar un disco duro para Smart TV, es importante que nos fijemos en la versión de los puertos HDMI. Luego también deberemos comprar cables HDMI para sacarles todo el partido. El estándar más actual es HDMI 2.1.

  • Sistema operativo

Más arriba hemos visto cuáles son los principales. Decidirnos entre Tizen, WebOS o Android TV marcará las aplicaciones y servicios que podremos utilizar. Lo más aconsejable es apostar por sistemas operativos «conocidos» y son principalmente los tres mencionados en este párrafo los que te recomendamos si quieres acceder a prácticamente cualquier aplicación actual. Modelos con Google TV o con Android TV o televisores de Samsung y LG suelen ser los que siempre reciben las opciones de apps de streaming y nuevos contenidos.

El sistema operativo no debe ser una de tus preocupaciones sya que es algo que podemos cambiar de forma sencilla gracias a dispositivos como Chromecast con Google TV o aparatos como el Xiaomi Mi Box que nos permiten convertir en inteligente cualquier televisor pero también alargan la vida útil de los mismos gracias a que nos aseguran compatibilidad pasados muchos años sin necesidad de renovar la tele.

  • DVB-T2 o TDT2

La TDT cada vez se ve menos debido al auge del streaming y la televisión de pago, pero queremos estar preparados para el futuro. Por ello, comprobaremos que la Smart TV es compatible con el estándar DVB-T2.

  • Hardware

Si buscamos un televisor que nos ofrezca un buen rendimiento, tres de los componentes importantes serán el procesador, la memoria RAM y el espacio de almacenamiento. Ni que decir tiene que cuanto más potente sea el procesador, mayor cantidad de memoria tengamos y dispongamos de un buen espacio de almacenamiento para aplicaciones, juegos, películas o series, mejor será sin duda nuestra experiencia con una smart TV.

  • Precio

Dependerá de tu presupuesto que inviertas más o menos. El sistema operativo es similar en todas y no variará si te compras dos Smart TV de la misma marca y con el mismo año de lanzamiento pero sí variará la calidad de la imagen, del sonido, las dimensiones y otros muchos factores importantes.

Consejos para sacar partido a tu nuevo televisor

Cuando ya tengamos nuestra nueva Smart TV en casa, es el momento de sacarle todo el partido. En primer lugar, estos son los ajustes básicos para cambiar en una Smart TV relacionados con la conexión a Internet, el orden de los canales, ajustes y modos de pantalla o desactivación de funciones que no necesitamos como el modo ahorro de energía o la reducción de ruido.

  • Conexión a Internet

En el caso de la conexión a Internet, es importante determinar si usamos cable de red Ethernet o WiFi. Para ello, hay que fijarse en el tipo de tarjeta de red que lleva instalada la Smart TV para ver si soporta o no conexiones cableadas de más de 100 Mbps. No obstante, la conexión cableada está recomendada en la práctica totalidad de las situaciones por su estabilidad.

  • Sonido

Sin duda, el sonido de una Smart TV se puede mejorar. Más allá de comprar barras de sonido, que es algo recomendable, existen diferentes ajustes para sacar el máximo de los limitados altavoces de este tipo de dispositivos. Además de barras de sonido, existen otros accesorios imprescindibles para Smart TV. Aunque no es imprescindible pero sí es recomendable apostar por este hardware externo para poder disfrutar de cine en casa con sonido envolvente.

  • Conecta periféricos

Podrás jugar, controlar de forma más cómoda los menús, podrás navegar por Internet…

Convertir televisor en Smart TV

Aunque es bastante improbable que sigas teniendo un televisor convencional debido a que desde 2010 casi todo lo que se vende son Smart TV, lo cierto es que es posible convertir cualquier modelo en inteligente con el único requisito de que tenga un puerto HDMI. Esto también es interesante para seguir utilizando un SmartTV comprado en 2011 o 2012, ya que muchas aplicaciones han dejado de ser compatibles. Por suerte, existen muchas formas de convertir uno antiguo en Smart TV o aprovechar uno desactualizado. Estos sticks o dongles no solo son interesantes si no tienes un televisor inteligente sino que también lo son si tienes un modelo inteligente de 2011, 2012, 2013… ya que aportarán mayor compatibilidad con las aplicaciones de moda, tendrás más espacio para almacenar apps, etc.

  • Stick HDMI o Set-top-box

Los pinchos HDMI son unos pequeños dispositivos que suelen llevar el sistema operativo Android, aunque también los tenemos con Windows. Estos dongle con sistema operativo de Google, se pueden conseguir por algo más de 20 euros y nos permiten disfrutar de juegos para Android TV, aplicaciones e incluso enviar contenido desde la pantalla del móvil.

Xiaomi Mi Box S

En el caso de los set-top-box con Android, estos suelen ser relativamente económicos y sólo necesitan un puerto HDMI para funcionar. Su conexión inalámbrica hace el resto y nos da acceso a miles de aplicaciones, tanto de la tienda oficial de Google como de terceros. El Xiaomi Mi Box es uno de los más destacados.

  • Amazon Fire TV

Aunque el Amazon Fire TV Stick podría entrar perfectamente en la categoría anterior, lo cierto es que merece mención en especial. El gigante de Internet ha montado un interesante ecosistema basado en Android que nos permite tener aplicaciones y acceder a los servicios de Amazon de forma sencilla. Hay varios modelos diferentes desde su primera versión hasta la actualidad y se diferencian por la calidad de sus contenidos así como por las opciones que nos ofrece su mando. Podemos elegir una versión compatible con 4K si queremos ver el mejor contenido en la tele (siempre y cuando el resto del hardware sea compatible y lo sea la serie o película que vamos a ver) o podemos elegir la versión «normal» o la Lite cuya diferencia está en el controlador, mucho más completo en la primera y con acceso directo a aplicaciones además de control de televisión con la posibilidad de subir o bajar el volumen o cambiar de canal.

Fire tv

  • Chromecast y Chromecast con Google TV

El dispositivo por excelencia que todos deberíamos tener, incluso siendo poseedores de una moderna Smart TV. Las posibilidades de este dispositivo de Google son interminables, pudiendo enviar desde el móvil o desde el PC el contenido de decenas de aplicaciones compatibles. Además, también podremos utilizarlo para jugar a los últimos títulos del mercado gracias a Stadia. Además, desde finales de 2020 Google no solo ofrece su Chromecast convencional sino que también cuenta con el modelo con Google TV que convierte en inteligente cualquier televisor sin necesidad de vincularlo a un teléfono móvil. Este modelo actual nos da compatibilidad con casi cualquier aplicación o juego y tiene muchísimas ventajas si no tienes una Smart TV pero quieres tenerla. Además el control es cómodo con un mando mucho más fácil de manejar que si usamos el mando del televisor convencional.

  • Apple TV

Y del ecosistema de Amazon y de Google, llegamos al de Apple. La firma de la manzana mordida tiene un pequeño dispositivo de sobremesa, el Apple TV, que se conecta a través del puerto HDMI de la televisión. Este nos da acceso a un mundo de aplicaciones y servicios conectados, además de ser la pareja perfecta de un iPhone o un macOS por la función AirPlay (aunque está llegando también a televisores de Samsung o LG).

apple tv

  • Videoconsolas

No son la mejor opción si quieres tener una Smart TV y vas a comprar algo para conseguirlo pero son una opción completa que incluso quizá tienes en casa. Todas las consolas de última generación, como PS4, PS5 o Xbox One, son completos centros multimedia para ver contenidos y disfrutar de aplicaciones conocidas. Si tenemos una consola, ya tenemos una Smart TV y no debemos complicarnos más comprando otros aparatos. La compatibilidad no suele ser tan global como si apostamos por el Amazon Fire TV o el Google Chromecast pero sí la mayoría de apps son compatibles.

DualSense PS5 vs DualShock 4 PS4

2 Comentarios