Guía y consejos: Cómo comprar por Internet de forma segura

Ya compramos por internet prácticamente todo y son muchas las ventajas de hacerlo pero, sobre todo, no tenemos que movernos de casa y el pedido llega a nosotros rápido y cuando queramos. Es útil y práctico pero no siempre es seguro hacerlo sin seguir unas reglas o unos consejos que no pongan en riesgo nuestra seguridad. Para evitar problemas futuros, repasamos cómo comprar por Internet de forma segura, qué consejos debes seguir o en qué debes fijarte a la hora de elegir una tienda u otra o de dejarte llevar por las ofertas.

Si habitualmente compras por Internet puede que ya sepas todos los consejos para comprar por Internet de forma segura pero si no, recopilamos algunas ideas básicas que debes tener en cuenta para evitar estafas, peligros, riesgos e inseguridad. En qué deberías fijarte a la hora de elegir una tienda online, cuáles son los derechos que tienes como consumidor o cuáles son los mejores métodos de pago, etc.

Son pocos los que a día de hoy no han comprado nunca por Internet. Tiene algunas ventajas importantes como la posibilidad de hacer la compra a la hora que queramos, de hacer la compra sin movernos de casa o de comparar precios sin tener que desplazarnos tienda por tienda. En muchos casos también encontramos mejores precios o tenemos un catálogo mucho más amplio para el que elegir que el que encontramos en una tienda física. Evitamos desplazamiento, evitamos colas y podemos comprar desde cualquier parte a través de un teléfono móvil, tablet o de un ordenador con conexión a Internet. Es rápido y muy práctico.

compras online

Consejos básicos

Aunque en próximos párrafos te daremos consejos en profundidad sobre cómo detectar una página web falsa o cómo evitar problemas a la hora de comprar por Internet, hay unos consejos básicos que puedes seguir si quieres evitar arrepentirte en el futuro de lo que has hecho. Consejos muy básicos para comprar por Internet de forma segura y que, en la mayoría de los casos, basta con usar el sentido común.

Desconfía de las ofertas atractivas

Internet está lleno de ofertas, pero desconfía siempre si es demasiado llamativa o hay demasiada diferencia de precio entre una web y otra. Si un teléfono móvil de 900 euros está en una página web a 100 euros no parecerá muy fiable. Siempre hay excepciones y épocas de rebajas, pero no te dejes llevar ni caigas en lo más barato y es importante comprobar la fiabilidad de la página web que vas a utilizar.

¿Es nuevo o no?

Cuidado con las ofertas. Siguiendo lo anterior, puede que haya una oferta muy atractiva y no hayas leído la letra pequeña. Un teléfono que habitualmente vale 900 euros y ahora vale 100 euros. Pero ojo, ¿es nuevo? Muchas marcas y tiendas online ponen a la venta productos reacondicionados, especialmente en el sector tecnológico, por lo que debemos asegurarnos de que cumple con lo que buscamos. Que sea reacondicionado no significa que sea peor pero no caigas en creer que es nuevo y que no lo sea, por ejemplo.

Amazon cuenta con Amazon Renewed pero también Amazon Warehouse. La diferencia entre ambos es que Amazon Warehouse no son productos con problemas ni usados, sino que han sido devueltos por alguien y tienen la caja abierta, por ejemplo, o que la caja está dañada ligeramente por el transporte o la manipulación en el almacén, pero están en perfecto estado y sin uso.

Compara precios

Compara precios para saber si estás comprando bien, si es o no una buena oferta… No compres en la primera página web que veas y no te fíes siempre de las ofertas. Es decir, comparar precios nos ayudará a ver cuál es el coste habitual del producto, como hemos explicado en el párrafo anterior. Más allá de hacerlo manualmente también hay comparadores online que nos ofrecen resultados de varias páginas o tiendas en tiempo real. O comparadores que nos dicen si de verdad es una buena oferta.

No uses redes WiFi públicas

Aunque lo explicaremos más adelante, es un consejo básico no usar redes WiFi públicas ya que pueden ser peligrosas y pueden robarte los datos bancarios. Espera a llegar a casa para comprar cualquier cosa aunque veas una oferta tentadora, normalmente podrá esperar. O usa la tarifa de datos de tu teléfono móvil.

Si no puedes esperar ni tienes datos, si no te queda más remedio que usar una red WiFi Pública usa una VPN con la que conseguir mayor privacidad y seguridad en tus compras si es inaplazable pero intenta evitarlo en la medida de lo posible, conectarte desde casa.

¿Quién lo vende?

Cuidado porque puede que hayas comprado en Amazon o en cualquier otra tienda online como Carrefour o Fnac y no sean estos los vendedores. Ocurre en muchas tiendas online que ya tienen abierta la opción de que otras personas las que se encarguen de la venta. Generalmente son ventas verificadas y productos en buen estado pero conviene tenerlo en cuenta a la hora de la garantía porque necesitarás saberlo a la hora d reclamar.

Busca información sobre la tienda

Busca opiniones e información sobre cualquier web o aplicación. Asegúrate que la página inspira confianza y que es segura, comprueba su fiabilidad: mira los medios de pago, la información de contacto, etc. Busca información no solo en la propia tienda, que suele tener una página web de Preguntas Frecuentes o de Quiénes somos, por ejemplo. Pero busca también en redes sociales, en páginas de opinión, en el propio Google si hay reseñas, quejas, opiniones.

Pagos online

Intenta usar una tarjeta de pagos online o plataformas como PayPal. Registrarse en PayPal es totalmente gratuito y puedes añadir tu tarjeta o tu cuenta bancaria. La ventaja es que la garantía de cliente de PayPal nos asegurará que nos devolverán el dinero si es una estafa o no lo mandan.

Usa el sentido común.

Puede parecer obvio pero usar el sentido común nos servirá para saber si una página nos inspira o no confianza, si tiene o no sentido una oferta. Piensa antes de lanzarte a por ellas y te ahorrará muchas molestias más tarde.

Antes de comprar

Antes de comprar deberás fijarte en todos los detalles de la página web pero también debes tener en cuenta una serie de cosas: el dispositivo desde el que vas a acceder, el cuidado que debes tener con el teléfono o el ordenador, el antivirus instalado o la red desde la que te vas a conectar. Hay algunos consejos que sirven independientemente de lo que vayas a comprar.

Mantén actualizado el dispositivo

Tener actualizado el dispositivo que vas a utilizar para conectarte a Internet y comprar es fundamental. Sea un teléfono móvil, una tablet o un ordenador o un navegador. Mantén actualizado el software ya que si existe algún agujero de seguridad o algún problema de privacidad, los fabricantes suelen solucionarlo a través de estas actualizaciones periódicas. No sólo debes tener actualizado el sistema operativo en el caso del teléfono móvil o la tablet sino también todas las aplicaciones que estés usando ya que un fallo en ellas podría hacer que robasen tus datos o que un ciberdelincuente pueda tomar el control del aparato y usarlo.

Instala un antivirus

Aunque no es necesariamente obligatorio, es recomendable que instales un antivirus o que uses alguna herramienta que sea capaz de detectar posibles amenazas si has visitado una página web fraudulenta, por ejemplo, o si tienes algún tipo de malware en tu teléfono móvil o tu ordenador con el que corres riesgo de sufrir una estafa, de que roben tus datos bancarios o cualquier otro problema relacionado.

Evita redes WiFi públicas

Antes de comprar ten en cuenta que nunca debes utilizar redes WiFi público para comprar por Internet. Nunca es recomendable que la red que estés usando sea la de un bar, una estación o una cafetería ya que correrás muchos riesgos si lo haces. Si puedes esperar, espera a casa. Si no puedes esperar y necesitas hacer una compra, utiliza una VPN que mejore la seguridad del dispositivo. Las redes WiFi públicas tienen riesgos como ataques con falsos puntos de acceso, ataques ‘Man in the Middle’ que hará que el ciberatacante se coloque entre tu dispositivo y el sitio que visitas pudiendo así tener todos tus datos personales o bancarios, etc.

Comprueba que la tienda online es fiable

Antes de hacer una compra online de forma segura tendrás que asegurarte que se trata de una tienda onlien fiable. Busca información sobre ella, busca opiniones en redes sociales y comprueba todas las opciones que te da: métodos de pago, condiciones… Busca la información sobre la tienda o la información legal de la misma que encontrarás en apartados como “Política de privacidad”, por ejemplo. También es fundamental que te fijes en qué datos te pide, cuáles son las cookies, etc.

Asegúrate que se trata de una conexión segura

Más allá de asegurarte que se trata de una tienda online segura, es fundamental que te fijes si tiene una conexión o no segura a la hora de dar tus datos bancarios. Fíjate que en la barra del navegador aparezca HTTPS y no HTTP. También fíjate que junto a la URL hay un icono de un candado que esto demostrará que esa tienda online tiene certificado de seguridad y que puedes hacer una compra de forma segura sin correr riesgos. Si no lo tienes, desconfía y busca más información para asegurarte.

Fíjate qué instalas

Si lo que vas a usar para la compra online es una aplicación, asegúrate que es fiable. Lo primero y fundamental es que la descargues de una tienda de aplicaciones oficiales como puede ser Google Play o App Store. Pero el filtro de estas tiendas no es infalible así que revisa los permisos de la aplicación al instalarse, busca información en Internet, consulta los comentarios de la tienda de aplicaciones o busca cuántas descargas tiene o cuál es la valoración. Lee toda la información antes de comprar en la aplicación y de introducir tus datos personales y bancarios en ella.

Durante la compra

A la hora de comprar, fíjate en los medios de pago, en quién vende, cuáles son los tipos de envío.

Fíjate en el tipo de medios de pago disponibles

A la hora de comprar, hay algunas opciones más recomendables que otras ya que te permitirán tener una garantía de devolución. Fíjate en el tipo de medio de pago disponible: la mayoría de tiendas online fiables tienen varias opciones de pago diferentes y no solo una. Si solo se puede por trasferencia, busca más información y pregúntate por qué. En caso de que haya varias posibilidades de pago, apostar por PayPal es una de las mejores opciones ya que nos permitirá solicitar un reembolso en caso de que nunca nos llegue el producto o que la web sea una estafa. Además, te ahorrarás introducir directamente los datos de tu tarjeta de crédito en esa web y tienes la seguridad de poder reclamar siempre tu dinero gracias a la garantía del vendedor que ofrece este sistema de pagos. Sabrás que puedes tener tu dinero de vuelta aunque sea una estafa.

También puedes apostar por la opción de pago contra reembolso en caso de que esté disponible. En este caso, pagarás por el producto cuando lo recibe. No siempre es una opción en tiendas online y cuando lo es, puede suponer un coste extra. Pero si está disponible y no te fías demasiado, es una buena forma de asegurarte que no te estafarán ya que no pagarás hasta que recibas el producto en tu domicilio.

¿Qué venden?

Puede que vayas a comprar un tablet o un ordenador que está rebajada muy por debajo de su precio en una página web con respecto a otra. Asegúrate, antes de comprar, que se trata de un producto nuevo o de segunda mano. Quizá has estado buscando la oferta más tentadora y no vas a comprar algo a estrenar sino usado.

¿Quién vende?

Muchas tiendas online cuentan con vendedores externos que utilizan la web para colgar sus productos y venderlos pero no lo comprarás a la propia tienda en sí. Es decir, encontramos vendedores externos en Amazon o en otras tiendas online como Phone House o Fnac. Habitualmente aparece indicado quién lo vende y puede resultar útil que te fijes antes de realizar la compra de forma definitiva.

Comprueba los tipos de envío

Fíjate cuánto tardará lo que vas a comprar. Consulta siempre los tipos de envío y los plazos, el precio de envío a tu código postal exacto. Puede que hayas descubierto una web que tiene el producto que quieres pero no envía a España o los gastos de envío son de veinte o treinta euros y no te compensa hacer la compra. Antes de perder tiempo viendo un catálogo en el que no vas a pedir nada, busca la información de envío en la página web. También es posible que necesites algo de manera urgente y que el tiempo de envío estimado sea de quince o veinte días.

En ese caso, es importante que nos fijemos en este pequeño detalle para comprar de forma segura. Hay webs que vienen de China aunque no sean como tal Aliexpress pero los productos pueden tardar dos, tres o hasta cuatro o cinco semanas. Puede que quieras un bañador para irte de vacaciones y que llegue mucho después de volver de las mismas.

Resuelve las dudas y pregunta

Muchas tiendas cuentan con un apartado de atención al cliente en la propia web, con una especie de chatbot donde puedes escribir cualquier problema o pregunta que tengas. Basta con que escribas en este chat si tienes dudas entre varios modelos, por ejemplo, si quieres consultar si los accesorios están o no están incluidos en la compra o si hay diferencias, si sirve para lo que quieres o estás buscando en ese momento…

Crea una cuenta de forma segura

Una vez que te hayas decidido a comprar, la mayoría de tiendas te obligarán a crear una cuenta en la web a través de la cual podrás hacer un seguimiento del envío o de todos los pedidos que hagas en la misma tienda. Al crear una cuenta, hazlo de forma segura. Normalmente pedirán tus datos personales (nombre, dirección, teléfono) y un correo electrónico y una contraseña.

No uses la misma contraseña que en otros servicios como tu email o tus redes sociales. Utiliza contraseñas seguras y con una longitud mínima de seis o de ocho caracteres. Si combinas letras y número, mejor. En caso de que no se te ocurra qué poner, puedes usar una web para crear contraseñas online de forma segura y aleatoria y que podrás usar en la tienda que quieras.

Mejores webs para comprar ropa

Después de la compra

Una vez que hayas comprado, tendrás que tener en cuenta la garantía, los reembolsos, el derecho a devolución o el email de confirmación de pedido, el envío realizado, etc.

No guardes el método de pago

La mayor parte de navegadores te preguntarán si quieres guardar el método de pago para próximas compras o incluso si quieres guardarlo en la propia tienda online. No lo hagas. Puede que te parezca incómodo tener que escribir todos los números de tu tarjeta de crédito en cada compra pero será más seguro que dejarla almacenada. En términos generales es mejor que no guardes tus datos y que los escribas en cada compra ya que así evitarás que alguien pueda robar tu cuenta y pagar por ti. Tampoco dejes iniciada la sesión en PayPal en tu ordenador ni en tu teléfono móvil, convendrá que metas la contraseña cada vez que vayas a utilizarla.

Derecho a devolución

Antes de completar el proceso de compra, asegúrate del derecho a devolución o de los costes que puede suponer. Es habitual que compremos ropa por Internet, por ejemplo, y no siempre nos queda bien. O si compras algo que no te sirve o llega estropeado y quieres descambiarlo. Asegúrate que la tienda online en la que vas a comprar te permitirá devolverlo. En muchos casos, la devolución es incluso gratuita.

Reenvío o reembolso

Asegúrate, por ejemplo, qué pasaría si un producto llega roto o defectuoso y quién se encargará de reemplazarlo. No siempre las compras que hacemos online llegan correctamente a casa y en el traslado en la agencia de mensajería puede sufrir golpes, por ejemplo, o puede venir estropeado. En ese caso, comprueba qué derechos tienes para que te reenvíen un nuevo producto o te devuelvan el dinero.

Garantía

Todos los productos que puedes comprar por Internet tienen derecho a garantía de dos años, sea cual sea la tienda en la que compres o el dispositivo que uses para hacer la compra. La garantía de dos años, mínimo, es un derecho que tienes como consumidor por lo que asegúrate que esto se cumple en la tienda online en la que comprarás.

Atención al cliente

Si tienes algún problema, también es aconsejable que te fijes en el servicio de atención al cliente de la tienda online. Puede que solo un email te haga tardar días y días en tener respuesta pero en muchos casos encontrarás un chat en tiempo real o un número de teléfono en el que consultar tus dudas o exponer tu problema. Intenta contactar por redes sociales (en muchos casos responden rápido vía Instagram o en el propio Twitter) o busca un teléfono de contacto (asegúrate que no sea un 902, por ejemplo) con el que puedas preguntar todas las dudas sobre tu pedido.

Cómo tener una tarjeta virtual para comprar sin riesgo

Las tarjetas virtuales son el aliado perfecto para los que tienen algo de desconfianza con respecto a las compras a Internet. Para algunos, lo ideal sería que se pudiera pagar contra reembolso; pero en la mayoría de los comercios online esto no es posible, y tenemos que contar con una tarjeta de crédito o débito, o bien con una cuenta en PayPal que, a fin de cuentas, nos exige también vincular una tarjeta. Así que, si no queremos poner en riesgo la tarjeta de crédito o débito asociada a nuestros ahorros, siempre podemos usar una tarjeta virtual, en la cual podemos introducir el ‘crédito’ que nosotros queramos en pre pago, y únicamente se podrá gastar esa cantidad como máximo

La tarjeta virtual, o la tarjeta pre pago, no existe físicamente. Pero sí que nos garantiza una numeración como una tarjeta convencional y una fecha de caducidad, además de un código de seguridad, que son los datos que necesitamos para poder hacer una compra a través de Internet. Su limitación está en que no vamos a poder utilizarla en comercios físicos, pero evidentemente no están pensadas para ello.

El motivo por el que son más seguras es tan sencillo como que los fondos asociados son pre pago. Es decir, que nosotros podemos ‘cargar’ nuestra tarjeta con 20 euros, por ejemplo, y será lo único que esté disponible allí. Entonces podremos hacer con ella una o varias compras con ese importe como máximo, y nadie podrá conseguir más dinero que ese, en caso de que nuestros datos se vieran comprometidos. No hay datos bancarios vinculados, ni vinculación tampoco con nuestra tarjeta de crédito o débito.

Existen multitud de opciones, algunas de ellas específicas para clientes de determinadas entidades bancarias. Puedes consultar con tu entidad bancaria si, además de tu tarjeta de crédito o débito, puedes disponer de una tarjeta virtual. En cualquier caso, a continuación, te contamos cuáles son algunas de las mejores tarjetas virtuales que existen actualmente. En todos, o casi todos los casos, solo vas a tardar algunos minutos en contratar la tarjeta virtual y poder empezar a utilizarla.

Bankia

La tarjeta Bankia es gratuita, sin cuotas ni comisiones de ningún tipo, y nos permite hacer recargas pre pago de un máximo de 1.500 euros. En caso de que queramos gastar más, no hay problema porque podemos hacer más de una recarga, pero el importe máximo será siempre de 1.500 euros, y no cuenta con soporte físico, luego tan solo se puede utilizar para compras por Internet.

BBVA

La tarjeta virtual BBVA no cuenta tampoco con cuota de ningún tipo, y tampoco comisiones, e igualmente está disponible para clientes de la entidad bancaria. Tampoco cuenta con soporte físico para compras y pagos offline, y está más limitada: las recargas que podemos hacer son de un máximo de 600 euros.

Banco Santander

La tarjeta virtual Santander nos ofrece recargas máximas de hasta 1.650 euros, y tiene ciertas comisiones, a no ser que se realice con ella un mínimo de compras. Como ventaja, frente a otras tarjetas virtuales que señalamos en este artículo, ofrece la opción de recarga en cajeros de la entidad. No obstante, la mayoría de ellas se pueden recargar por Internet en la web de nuestro banco, o directamente desde la aplicación para teléfonos inteligentes.

La Caixa

La Cybertarjeta de La Caixa no cuenta con soporte físico para compras offline, y no tiene comisión de alta; no obstante, esta tarjeta virtual para hacer compras por Internet tiene una comisión del 1% que se aplica a todas las recargas que llevemos a cabo. Si hacemos una recarga de 100 euros, por tanto, tendremos que pagar 1 euro de comisión. Y así por todas las recargas que llevemos a cabo, luego es más cara que otras alternativas que señalamos en este artículo.

EVO

Si necesitamos más de una tarjeta virtual, la de EVO es una posibilidad interesante. No vamos a disponer de soporte físico para poder hacer compras fuera de Internet, pero podemos hacer compras offline y disfrutar de una tarjeta virtual que no tiene comisiones ni cuota de ningún tipo.

Openbank

La tarjeta virtual de Openbank nos ofrece la posibilidad de hacer recargas de un máximo de 3.000 euros, mucho más que la mayoría de las que comentábamos anteriormente, y se puede recargar no solo desde Internet –en su web o en la aplicación para dispositivos móviles-, sino también a través de cajeros automáticos. En este caso, además, contaremos con una tarjeta virtual que no tiene comisiones ni cuotas, siempre y cuando alcancemos el mínimo de compras que señalan.

¿Es buena idea contratar una tarjeta virtual para compras online en el Black Friday?

Por norma general, . El motivo por el que muchos consumidores contratan una tarjeta virtual es que, como comentábamos, quieren mayor seguridad a la hora de hacer sus compras por Internet. Y eso es, efectivamente, lo que nos garantiza esta opción de tarjetas pre pago. Sobre todo, si vamos a comprar fuera de comercios online reconocidos como Amazon. No obstante, debemos tener en cuenta las condiciones, como en tarjetas virtuales que comentábamos anteriormente, porque en algunas se aplica una cuota de mantenimiento, o de alta, o comisiones por las recargas que llevemos a cabo.

También debemos tener en cuenta que algunas de estas tarjetas virtuales están limitadas, por la sencilla razón de que el importe máximo de recarga que aceptan es algo reducido. Si queremos comprar artículos de precio elevado tendremos que hacer varias recargas, en algunos casos. No obstante, si contratamos una tarjeta virtual sin costes de ningún tipo, efectivamente vamos a conseguir una mayor seguridad. Si, por ejemplo, los datos de esta tarjeta fueran robados, no podrán quitarnos más dinero del que estuviera pre cargado en esta tarjeta virtual.

Y si la compra online que llevemos a cabo fuera una estafa –que podemos evitar fácilmente-, tampoco estaremos poniendo en riesgo nada más que los fondos que hubiera pre cargados en esta tarjeta. No obstante, si compramos únicamente en tiendas online reconocidas, nuestros datos bancarios deberían estar siempre a buen recaudo.

2 Comentarios