EEUU no lanzará hasta 2023 su satélite militar para mejorar el GPS

Son muchos los satélites que se encuentran en la órbita terrestre para darnos información meteorológica, por ejemplo. De hecho, nosotros desde tierra podemos ver satélites en el cielo, siempre y cuando pasen cerca de nuestra zona. Sin embargo también hay satélites que nos ayudan a la hora de orientarnos o también hay compañías militares que los utilizan para sus misiones.

El grupo de empresas aeroespaciales Northrop Grumman ha garantizado que en el 2023 su satélite de posicionamiento experimental Navigation Technology Satellite-3 (NTS-3) despegará, después de sufrir un retraso en su lanzamiento.

Este satélite NTS-3 se está desarrollando para poner a pruebas nuevas capacidades de posicionamiento, navegación y cronometraje que podrían mejorar en un futuro el funcionamiento de los satélites GPS. El laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea está desarrollando cuatro programas Vanguard.

Funciones de GPS y militares

Este satélite experimental contará fundamentalmente con tareas de navegación, contando con cobertura regional y de carga util definida por un software que se puede reprogramar y actualizar en órbita. Este satélite no afectará a otros que se lanzarán en los próximos años. De hecho, podría contribuir en mejoras para estas aeronaves.

Pero este satélite también tendrá una función militar ya que aportará mientras este en órbita ubicación GPS a los combatientes de guerra con una señal PTN adicional desde la órbita. El Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de Estados Unidos espera poder hacer pruebas durante al menos un año con el satélite para transferirlo a la Fuerza Espacial de EE.UU.

Satélite

El Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea firmó un contrato en 2018 con la empresa L3Harris Technologies por 84 millones de dólares para que esta empresa fuera la que fabricara y desarrollara el satélite. Después de hacer una aprobación del diseño, el gobierno estadounidense aprobó su fabricación en agosto de 2020.

La estructura del satélite se dividirá en dos partes distintas. En su integridad, este contará con subsistemas de comunicaciones, potencia y control con interfaces estándar para que la integración de la carga útil sea sencilla. Tambien cuenta con un anillo adaptador de carga desarrollado por el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea que permite que se le puedan aplicar al vehículo múltiples cargas.

Hay que esperar hasta 2023

Esta es la primera vez que se entrega un producto de estas características como un producto disponible comercialmente. Además del satélite el Laboratorio de Investigación de La Fuerza Aérea ha recibido un receptor de arquitectura de prueba del sistema de navegación por satélite global, un dispositivo reprogramable que funciona gracias a un software que puede recibir señales GPS y PNT avanzadas transmitidas gracias al satélite NTS-3.

Satélite

Se esperaba en un principio que el satélite se lanzara en 2022, pero el Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea comunicó en abril que retrasaba su lanzamiento hasta el último trimestre de 2023. Este retraso permitirá al Laboratorio realizar más pruebas y experimentos que permitan mejorar el sistema y reducir posibles riesgos que pudieran aparecer.