Estas baterías ofrecerán hasta 2.000 km de batería en coches eléctricos a finales de año

Las baterías de los coches eléctricos van mejorando poco a poco sus prestaciones. Aunque ahora mismo estamos estancados esperando la siguiente gran innovación (como las baterías de estado sólido), de momento hay multitud de investigaciones en todo el mundo para mejorarlas. Una nueva recién salida de China afirma que podremos tener coches con autonomías de 2.000 km, y van a empezar a fabricarlas a finales de año.

Así lo afirma el equipo detrás de Brighsun New Energy. La compañía está trabajando para realizar pruebas a escala industrial para unas baterías de sulfuro de litio (Li-S) que permitirían tener móviles con batería que dure hasta una semana o coches que viajen cuatro veces más lejos que los actuales con baterías que ocupen el mismo espacio.

Batería de sulfuro de litio: entre 5 y 8 veces más densas

El equipo ha estado 8 años investigando estas baterías que tienen una densidad entre 5 y 8 veces superior a las baterías actuales. Además, las baterías mantienen el 91% de su capacidad inicial después de 1.700 ciclos de carga y descarga rápida de 30 minutos, por lo que la degradación de la batería es mínima. Si la carga y descarga se hace en 12,5 minutos, la capacidad final es del 74% con respecto a la inicial tras 1.000 ciclos. Así, encontramos una batería con una densidad de 2.103,8 Wh/kg.

La batería es más barata de fabricar que las actuales gracias a la mayor densidad que ofrece, donde además se podría plantear usarla en barcos, aerolíneas o trenes, además de almacenamiento en redes eléctricas, móviles, coches y drones.

Estados Unidos, Alemania, Corea del Sur y China han desarrollado baterías de sulfuro de litio en el pasado, consiguiendo grandes mejoras. Sin embargo, las baterías presentan algunos problemas, como un aumento de volumen del cátodo en cada ciclo de carga, desplazamiento de los polisulfuros, y un aumento en la aparición de dendritas de litio en el ánodo. Por culpa de ello, la vida útil de la batería se desploma y presenta problemas en situaciones de carga rápida.

Empezarán a fabricarlas a partir de finales de 2020

Las baterías de Brighsun solucionan todos esos fallos. Para evitar la aparición de polisulfuros en el cátodo de sulfuro y eliminar el crecimiento de dendritas de litio en el cátodo han patentado una nueva tecnología de la que no han dado muchos detalles, pero que ya permite producir en masa baterías que superan los 1.000 Wh/kg. También están desarrollando un electrolito de estado sólido compatible con este sistema de sulfuro de litio para mejorar los ciclos de carga, la densidad energética y su seguridad.

El coste de fabricación de las baterías podría partir desde el principio muy por debajo de los 100 dólares por kWh, algo que Tesla lleva años buscando conseguir. Los materiales que usan son muy abundantes en Australia, con un suministro garantizado para cientos de años. Así, calculan que cada kWh les cuesta unos 58 euros, en torno a la mitad que la actualidad en el caso de Tesla.

Brighsun se encuentra conversando con inversores potenciales para fabricar en gran escala las baterías de sulfuro de litio, y esperan poder empezar a fabricarlas a partir de finales de año.