Porsche cancela la venta de su Macan de combustión en Europa por riesgo de ciberataques

Porsche cancela la venta de su Macan de combustión en Europa por riesgo de ciberataques

Javier Sanz

La seguridad de los vehículos conectados cada vez preocupa más las autoridades y por este motivo Porsche dejará de comercializar en Europa su modelo estrella Macan en la versión de combustión. Para la firma alemana es más caro actualizar los sistemas para cumplir con la normativa comunitaria en materia de ciberseguridad que jubilar al coche de forma definitiva. Un duro golpe para la compañía que en bolsa está en mínimos históricos desde que salió a cotizar.

Malas noticias para Porsche en la Unión Europea donde tendrá que dejar de comercializar uno de los modelos que más alegrías le ha dado en los últimos años. El Macan de combustión incumple la nueva norma ISO/SAE 21434 y los reglamentos de ciberseguridad de la WP.29 (UN R155 Y R156), por lo tanto, a partir de la próxima primavera dejará de estar disponible. Un portavoz de la compañía ha reconocido que «cumplir con los requisitos que impone la Unión Europea es demasiado caro» y por tanto van a dejar de producir el modelo. El problema fundamental es que los coches conectados deben cumplir con unos mínimos de seguridad ya que podrían ser «hackeados» ocasionando un problema importante para los consumidores.

Así por ejemplo, el pasado mes de marzo, Tesla tuvo que actualizar inmediatamente sus sistemas después de que expertos de synacktiv fueran capaces de encontrar una vulnerabilidad que permitía activar las luces a distancia o el limpiaparabrisas. En agosto de este mismo año tres estudiantes de una universidad alemana fueron capaces de hackear el sistema de suscripciones de la firma dirigida por Elon Musk accediendo a múltiples servicios de pago sin tener que pasar por caja.

La noticia llega en plena tormenta bursátil donde la compañía se ha dejado en seis meses un 30% de capitalización mientras que su rival Ferrari se ha apreciado un 16% en el mismo período de tiempo. El problema fundamental es que su matriz Volkswagen tampoco levanta cabeza y en los últimos cinco años se ha dejado un 20% en bolsa y apenas llega a 60.000 millones de euros de capitalización. En comparación con otros gigantes del automóvil como Tesla que supera los 780.000 millones de dólares o las compañías chinas de vehículos eléctricos que vienen muy fuerte.

El problema del Macan no es menor porque se trata del modelo más vendido. En los diez primeros meses del año la firma ha vendido más de 20.000 unidades, de las cuales más de 1.000 han sido en España. A partir del segundo trimestre del año el modelo de combustión será historia y la compañía se centrará exclusivamente en un SUV totalmente eléctrico que esta vez sí, cumple con los estándares mínimos de seguridad. Habrá que ver si la adopción del vehículo eléctrico en una firma vinculada a los coches deportivos triunfa o hace aguas igual que está sucediendo con la salida a bolsa de sus acciones.

¡Sé el primero en comentar!