Samsung no sustituirá todavía las Smart TV LCD por las QLED

Samsung no sustituirá todavía las Smart TV LCD por las QLED

Alberto García

Samsung está trabajando a contrarreloj para lanzar nuevas tecnologías al mercado que sucedan a las QLED. Para el año que viene ya han registrado nuevos nombres como QLED Neo, QLED Platinum, QLED+ y QLED Z, donde al menos uno de ellos utilizará paneles Mini LED. Cuando todo parecía indicar que la tecnología QLED actual iba a llegar incluso a la gama media, la compañía parece haber cambiado de planes.

El objetivo inicial de Samsung era terminar por completo la fabricación de paneles LCD a finales de 2020 para centrarse en ofrecer QLED en toda su gama de televisores. Sin embargo, este plan ha sido pospuesto unos meses más hasta marzo de 2021, ya que seguirá fabricando los paneles en la fábrica L8 en la planta de Asan.

Samsung retrasa la venta de sus plantas de LCD

El motivo para esta nueva fecha es claro: la situación actual generada por la COVID-19 y el aumento de demanda de paneles LCD en los últimos meses. Millones y millones de personas están pasando más tiempo en casa de lo normal, y por ello una de las mejores maneras de amenizar el tiempo es comprar una Smart TV.

La planta de Samsung no desaparecerá en marzo de 2021, sino que será vendida a otra empresa, donde ya está en contacto con varios posibles compradores. Se espera que la compra finalice en febrero de 2021.

Así, actualmente Samsung contaba con dos plantas de fabricación de paneles LCD: una en Asan (Corea del Sur) y otra en Suzhou (China). Samsung ya ha firmado un contrato con CSOT (China Star Optoelectronics Technology) para la venta de la planta de Suzhou. Este empresa se dedica a fabricar paneles LCD y OLED, por lo que es lógico que tuvieran interés en hacerse con esta planta. A principios de 2020, Samsung también vendió parte de su equipamiento de la planta de Asan a la empresa Efonlong, también de China.

QLED y QD-OLED: las únicas que veremos en sus futuras Smart TV

El objetivo para los próximos 5 años de Samsung es claro. La tecnología QLED actual quedará para las gamas más baratas, incluyendo los televisores baratos que ahora mismo cuestan 400 o 500 euros, y que son los más vendidos. La estrella será la tecnología QD-OLED, con control individual de los píxeles para una mejor iluminación y reproducción de color.

Samsung va a invertir 11.700 millones en la tecnología QD-OLED hasta 2025, aunque de momento se estima que de cara a la segunda mitad de 2021 sólo estarán fabricando 30.000 paneles QD-OLED al mes, de los cuales se pueden obtener unos dos millones de televisores de 55 pulgadas suponiendo que ningún panel salga con defectos. El problema es que anualmente se venden 200 millones de televisores, por lo que no pueden suplir toda la demanda de televisores con esta tecnología todavía.

La capacidad productiva de Samsung irá mejorando cada año, y es posible que de cara al año que viene sólo lancen una tirada limitada de un modelo concreto para poder arrancar 2022 con una capacidad productiva mucho mayor para el mercado de masas. Saldremos de dudas probablemente en el CES de 2021, donde veremos nuevos modelos de Smart TV QLED 8K probablemente.