SpaceX ha hecho un cambio para evitar que sus satélites se vean desde la Tierra

SpaceX ha hecho un cambio para evitar que sus satélites se vean desde la Tierra

Alberto García

SpaceX ha lanzado esta madrugada una nueva tanda de 60 satélites al espacio para conformar su red de Internet desde el espacio, llamada Starlink. En la actualidad, es posible ver los satélites de Starlink desde la Tierra al amanecer o al atardecer dependiendo de si sus órbitas coinciden con un momento concreto del día. Normalmente, después de cada gran lanzamiento, es posible ver el famoso “tren” de satélites. Sin embargo, eso podría acabarse dentro de poco.

SpaceX tiene a medio plazo el objetivo de alcanzar 12.000 satélites en su red de Internet espacial. De momento llevan 480, y esperan poder empezar a ofrecer el servicio este verano en forma de fase alpha para un número limitado de usuarios, y luego poder lanzar el primer servicio comercial en Estados Unidos para finales de año con velocidades que permitirán ver Netflix en 4K, y con latencias similares al 4G según apuntan los últimos datos.

Uno de los satélites de Starlink ahora incluye un parasol

Entre los nuevos 60 satélites lanzados esta madrugada hay uno diferente que incluye una especie de parasol. La compañía ha recibido multitud de críticas por parte de la comunidad científica por “ensuciar” los cielos con sus satélites, ya que está afectando a algunas mediciones y observaciones. Muchas imágenes del espacio son el resultado de largas exposiciones, y un satélite pasando por medio de una foto la arruina por completo.

starlink despliegue junio 2020

La compañía hizo cambios en los últimos lanzamientos para reducir el famoso albedo, que es el reflejo que hacen los satélites de la luz solar. Para ello, ajustaron ligeramente la inclinación, además de recubrir uno con una capa que lo oscurecía, pero por desgracia el reflejo ha seguido siendo casi el mismo, pudiendo ver los satélites desde la Tierra.

Por ello, SpaceX ha probado una solución más drástica en este lanzamiento: incluir una especie de visera o parasol en uno de los satélites. Este parasol está diseñado para bloquear la luz del Sol, evitando que refleje en las partes más brillantes del satélite, que suelen ser las antenas. Gracias a ello, se reduce la visibilidad del satélite sin que afecte a su operabilidad.

El parasol es el mejor método para evitar reflejos (de momento)

La compañía también esta estudiando implementar otras soluciones tales como reorientar los satélites mientras siguen subiendo de órbita para reducir aún más el reflejo. El cambio todavía está en proceso de implementación, ya que requerirá una actualización de software. De momento, parece que el parasol será el mejor método, y es por el que puede que apuesten para futuros lanzamientos.

SpaceX ha batido un récord también hoy, ya que ha reutilizado por quinta vez un cohete Falcon 9, el cual ha aterrizado sin problemas. Después de haber hecho historia convirtiéndose en la primera empresa privada en lanzar a astronautas al espacio, la compañía sigue trabajando para ir reduciendo el precio de viajar al espacio e iniciar no sólo el turismo espacial, sino una nueva era de colonizaciones por el Sistema Solar.