Así va a cambiar Internet gracias a Europa

Así va a cambiar Internet gracias a Europa

Juan Lorente

Hablar de Internet es hacerlo de uno de los inventos más importantes del ser humano. Gracias a Internet, millones de personas en el mundo tienen acceso a todo tipo de servicios y de contenidos de forma totalmente gratuita. Esto se debe, en esencia, a la estructura propia de Internet, que es abierto, global e independiente. Todo tipo de entes de gobierno (nacionales y supranacionales) llevan mucho tiempo intentando crear sobre Internet una regulación efectiva, pero esto no es tarea sencilla.

Como suele ocurrir en todos los campos que se te pueda ocurrir, Internet también puede traer consigo algunos peligros si no existe una regulación que consiga paliarlos. La Unión Europea es uno de los entes que más ha manifestado la necesidad de que haya una regulación, y de hecho en los últimos años hemos podido ver como ya ha llevado a cabo algunos movimientos en esa dirección. En este artículo vamos a hacer un repaso por todos estos movimientos, así como también sobre los cambios que podemos esperar de cara al futuro.

Así quedará la regulación europea sobre Internet

Como decimos, la Unión Europea ya tiene algunos reglamentos para Internet que se encuentran en vigor. El primero de los que llegó fue el Reglamento de Acceso Abierto a Internet, que comenzó a funcionar en abril de 2016 y que se actualizó allá por el 2020. Con este, lo que la Unión Europea buscaba es sentar unas bases de derechos para los ciudadanos en Internet, como un acceso equitativo a los contenidos y a los servicios que ofrece. Además, este Reglamento obligaba a los proveedores de servicios de Internet que restringieran o limitaran el tráfico de los clientes que se encuentran en la Unión Europea.

Tras este, en el 2018, llegó el Reglamento General de Protección de Datos. La llegada de este es sumamente importante para todos los ciudadanos de la Unión Europea, ya que les otorga un control sobre sus datos en Internet. Establece las directrices para la protección, el almacenamiento y la transferencia de estos datos, además de obligar a las empresas a requerir autorización expresa para compartir datos personales y también a cooperar para modificar o eliminar estos datos a petición de su dueño.

Llegados a este punto, nos toca hablar del futuro de la legislación de Internet a nivel europeo. El primer texto que está propuesto es conocido como Ley de Mercado Digital, que tiene un objetivo muy claro: regular directamente a las grandes empresas tecnológicas. Estamos hablando de empresas con un valor superior a los 75.000 millones de euros, por lo que podemos esperar que afecte solo a algunas elegidas muy concretas. Los preceptos de esta ley lo que buscan es evitar las restricciones y el monopolio que pueden llegar a desarrollar estas empresas hacia el usuario, y que les pueden acarrear multas de hasta el 10 % de sus ingresos mundiales.

regulacion internet europa

Regulación de Internet en Europa

El segundo texto va muy en la línea del anterior, y se conoce como Ley de Servicios Digitales. El objetivo de este texto legal es regular el funcionamiento de grandes plataformas como pueden ser Meta o Instagram, estableciendo claramente los derechos de los usuarios y las responsabilidades de estas plataformas con ellos. El texto incluye directivas contra la publicidad y la regulación sobre la venta de bienes o servicios ilegales, así como también requerirá a estas plataformas que hagan que sus algoritmos sean «transparentes» para el usuario.

¿Qué cambios podemos esperar?

Todavía queda algún tiempo para que estos dos textos entren en vigor, pero en el momento en el que lo hagan toda la Unión Europea tendrá un conjunto de leyes y reglamentos muy potentes para Internet. Cuando esto ocurra, esto es todo lo que podemos esperar:

  • Los datos de los usuarios estarán más protegidos que nunca, incluso fuera de la Unión Europea

Gracias a todo este conjunto de normativas, los mayores beneficiados serán, sin duda, los datos de todos los usuarios. Todas las compañías que operen en Internet y pretendan prestar sus servicios a los usuarios de la Unión Europea se verán obligadas a respetar la estricta política de privacidad de datos, facilitando siempre a sus dueños el acceso a ellos. Las grandes compañías podrían homogeneizar sus políticas de protección de datos para cumplir con la legislación europea, por lo que incluso podríamos ver como los usuarios de fuera de las fronteras europeas también se beneficia de ellas.

  • Mayor interoperabilidad entre servicios

Con la Ley de Mercado Digital, se requiere que tanto las aplicaciones como los servicios independientes sean inter-operables, es decir, que intercambien información y datos de manera efectiva. Esta medida hace que la actividad tanto de las grandes plataformas como de las pequeñas se iguale, algo que facilita el control de todas y la transferencia de datos entre todas ellas.

  • ¿Una potencial censura?

Como hemos visto anteriormente, todos estos preceptos legales tienen como objetivo claro el facilitar y regular el acceso a Internet de los ciudadanos europeos. Ahora bien, esto podría traer como consecuencia directa una desigualdad a las compañías europeas con respecto a las que operan fuera, ya que las primeras deberían de cumplir una regulación que no existe a nivel mundial.