Aprovecha tu Raspberry Pi con estos sistemas operativos

El Raspberry Pi es el micro-ordenador más popular de todos los que podemos encontrar ahora mismo. Las posibilidades que nos ofrece este producto son muchas y muy variadas. Por eso es tan importante que el sistema operativo que lleve sea el más adecuado a nuestras necesidades, por lo que hemos decido mostraros los mejores que hay en la actualidad.

Las posibilidades que nos ofrece este miniordenador son realmente altas, puesto que hay gente que lo utiliza para múltiples facetas, como puede ser de servidor, como ordenador personal o incluso como si fuese una consola retro. Todo se consigue teniendo un sistema operativo que se adecue a nuestro uso, por lo que vamos a ver algunos de los más usados hoy en día en varios ámbitos.

Raspberry Pi OS, el oficial

Raspberry Pi OS

Este sistema operativo, antes conocido como Raspbian, es el oficial para este dispositivo. Esta distro basada en Debian está provista de muchos programas preinstalados, lo cuales serán de gran ayuda.

Si buscamos este sistema operativo podemos encontrar tres versiones diferentes:

  • Completa: esta versión viene con todo lo necesario para comenzar a trabajar sin ningún tipo de problema, como si fuese un ordenador normal.
  • Standard: en este caso solamente viene lo básico y no tenemos ningún tipo de programa preinstalado, salvo lo esencial.
  • Lite: Solamente ocupa 400 MB por lo que comprenderéis que unicamente tiene lo necesario para arrancar. A partir de ahí, cada uno deberá instalarle aquello que le sea más útil.

Una de las características más interesantes de este sistema operativo es muy fácil de usar, por la simpleza de su interfaz. Lástima que no sea algo más veloz en las actualizaciones.

OSMC, apariencia de Kodi

OSMC

Gracias a este sistema operativo lo que conseguiremos es tener el aspecto de Kodi en nuestro Raspberry Pi. Funciona reamente bien y el diseño es muy atractivo, además de fluido. Tener esta apariencia hace que la experiencia sea realmente buena. Una de las partes más destacadas es que las actualizaciones son bastante habituales, algo que es sumamente positivo.

RISC OS Pi, para los menos expertos

RISC OS Pi

Este es un sistema operativo pensado para aquellos usuarios que no están muy versados en el Raspberry Pi. Se abren aplicaciones una a una, aunque parezca una limitación, será algo que ayude a mucha gente que comienza en este mundillo.

Es el sistema operativo más conveniente si lo que pretendemos es aprender a funcionar con este dispositivo, ya que, además de ser muy liviano (ocupa solo 16 MB de memoria), su nivel es el ideal para usuarios principiantes.

Kali Linux

Kali Linux

Es un sistema operativo orientado hacia la seguridad en las redes, no en vano tiene más de 600 herramientas orientadas a tal fin como un escáner de redes Nmap o un programa de criptografía.

Algo que nos gusta mucho es que las actualizaciones de software y seguridad son bastante habituales, algo que hace que siempre tengamos lo último de último en este sistema.

El diseño y el propio funcionamiento es sencillo y un tanto austero, puesto que todo el potencial está en la seguridad que aporta al usuario. Tiene una comunidad muy amplia que usa esta versión, lo que le convierte en una posibilidad realmente buena.

Pidora, muy fluido

Pidora

Es un sistema que tiene un modo headless, por el que no debemos tener un monitor conectado al micro-ordenador para acceder a él. Está sumamente bien adaptado a la Raspberry Pi y se comporta con la misma fluidez que el sistema oficial. Eso sí, no es apto para personas que no tengan ya experiencia en este tipo de sistemas, puesto que no es intuitivo y su interfaz tampoco es que ayude en gran medida. Podemos poner como el punto menos positivo el hecho de que necesita de muchos recursos del Raspberry Pi para funcionar, algo que debemos controlar a la hora de funcionar con él.

SARPi, pleno control

SARPi

En la web de los desarrolladores de SARPi tenemos paquetes de instalación para las todas versiones de Raspsberry Pi, pudiendo descargarnos software o herramientas para instalar en el sistema.

Recibe actualizaciones y paquetes de seguridad con cierta asiduidad, por lo que tendremos un sistema a la última. Debemos de ser nosotros los que instalen todas las aplicaciones que necesitemos, ya que prácticamente no hay ninguna preinstalada. Digamos que lo peor es que necesita muchos recursos del equipo para funcionar, mientras que lo mejor es que tenemos pleno control en todo lo referente a la configuración de cómo va a funcionar el propio sistema operativo.

RetroPie, para convertirlo en una consola

RetroPie

Gracias a RetroPie convertiremos nuestro Raspberry Pi en una consola retro. Realmente lo que estamos ejecutando es Raspberry Pi OS, pero con la apariencia que le han dado sus creadores. RetroPie ejecuta Emulation Station por lo que podremos usar nuestro dispositivo como si fuera una consola, viendo los juegos con suficiente calidad como para disfrutar de ellos. Podemos decir que lo peor que tiene esta distro es que pesa bastante y ocupa muchos recursos, por lo que se puede dar el caso de algún tipo de ralentización, dependiendo de la situación.

Lakka, para jugar más ligero

Lakka

Lakka también es un sistema operativo para jugar en la Rapsberry Pi, pero se diferencia fundamentalmente en que es muy ligero en su funcionamiento y sencillo en su interfaz. El diseño de Lakka se puede asemejar al de la PlayStation, puesto que la estructura, el colorido y el funcionamiento es el mismo que tiene la consola de Sony.

Este es uno de los mejores sistemas operativos que podemos instalar en la Raspberry Pi si lo que queremos es utilizarla como una retro-consola, puesto que al buen funcionamiento se junta una interfaz que, como te hemos comentado líneas más arriba, está muy lograda y nos resulta muy familiar.

Seguro que gracias a estos sistemas operativos que te hemos mostrado podrás sacarle el máximo partido a tu Raspeberry Pi y poder disfrutar de este producto en aquello que más te interese.

¡Sé el primero en comentar!