¡Di patata! Este es el pack que necesitas para iniciarte en la fotografía

Si el cine es considerado como el séptimo arte, podríamos decir que la fotografía es el octavo. Y aunque cada vez existen nuevos dispositivos capaces de hacer más fácil el camino para los no iniciados, también es cierto que existen algunos conceptos básicos que debes conocer si quieres llegar a dominarla.

Por eso, hoy nos hemos propuesto contarte algunos consejos para empezar a perderle el miedo a las cámaras réflex y que comprendas lo más importante del vasto mundo de la fotografía. Además, hemos preparado para ti un pack para iniciarte en la fotografía, con el que podrás tener a tu alcance lo básico para lograr el resultado que buscas con cada instantánea.

¿Qué necesitas para iniciarte en la fotografía?

Lo primero que debes saber, antes de entrar en el equipo que más te conviene, son algunos conceptos clave en los que se basa la fotografía. Así, estarás preparado para usar cualquier cámara del mercado y obtener resultados similares con cada una de ellas.

El triángulo de exposición

El triángulo de exposición es el ABC de la fotografía. Este concepto es clave para utilizar cualquier cámara y de su correcta aplicación depende en gran medida el resultado final que logres en tus fotos.

Se basa en una sencilla fórmula que combina tres variables:

  • Velocidad de obturación. El obturador es un elemento de la cámara que sirve para permitir la entrada de luz durante un tiempo determinado. Aquí hay algo de confusión, ya que cuanto menor sea su número, más rápida será la entrada de luz que permita y viceversa, cuanto mayor sea el número más lenta será su apertura y más luz entrará.
  • Apertura del diafragma. Si el obturador determina durante cuánto tiempo entra la luz al objetivo de tu cámara, el diafragma determina cuánta cantidad de luz entra. De nuevo, cuanto menor sea su valor, la apertura será mayor, por lo que entrará más luz.
  • Sensibilidad ISO. La sensibilidad ISO es un derivado de las películas analógicas, que tenían más o menos sensibilidad a la luz dependiendo de este valor. Las cámaras digitales heredan esta sensibilidad, aunque no usen carretes. Así, podrás usar valores desde el 100 al 6400 o 12800. Cuanta más sensibilidad, mejores fotografías lograrás con poca luz.

Así es el triángulo de exposición

¿Cómo hacer buenas fotos?

En resumen, para hacer buenas fotografías deberás adaptar cada uno de estos parámetros a las condiciones del entorno. Si hay mucha luminosidad, tendrás que cerrar el diafragma y bajar la sensibilidad ISO, o hacer todo lo contrario si quieres tomar fotografías nocturnas.

Aquí la práctica hace al maestro, por lo que tendrás que probar todas las posibles combinaciones hasta dar con las que más te convencen. Recuerda siempre que todo depende del tipo de foto que quieras obtener.

¿Qué cámara réflex comprar?

La gran pregunta para los que empiezan en la fotografía es que cámara comprar. Nuestro consejo es que dejes atrás las cámaras compactas y te lances directamente a por una réflex, ya que las opciones que te ofrecen no tienen comparación.

Además, existen muchos modelos para presupuestos ajustados, como ya te contamos en nuestro artículo sobre cámaras réflex más económicas. Realmente, da igual cuál compres para iniciarte, siempre que disponga de visor, objetivo y opciones de configuración básicas.

¿Cuál es el mejor objetivo para fotografía?

Esta debería ser tu segunda inversión después de comprar una cámara réflex, ya que te permitirá jugar mucho más con el tipo de fotografía. Existen varios tipos, aunque un teleobjetivo y un gran angular son siempre apuestas seguras para ampliar tu catálogo de opciones, siempre que ya cuentes con el versátil 18-55, todo un clásico para los principiantes.

De todas formas, no te preocupes mucho por esto, ya que con el tiempo podrás mejorar tus objetivos o incluso comprar otro cuerpo cuando ya sepas algo más de fotografía. Por eso, si tu cámara réflex viene con uno, primero aprende a usarlo antes de realizar la inversión en más objetivos.

Accesorios básicos

Además de la cámara, existen algunos accesorios que te harán la vida mucho más fácil cuando estás empezando en el mundo de la fotografía:

  • Tarjeta de memoria. El almacenamiento interno, si es que dispone de él, de las cámaras suele ser muy limitado. Por eso, otro básico es hacerte con una tarjeta de memoria compatible con tu cámara con espacio de sobra para almacenar todas tus fotos. Puedes comprar memorias muy económicas desde 16 GB a 512 GB e incluso más, si el presupuesto te lo permite, aunque con una tarjeta de 64 o 128 GB tendrás más que de sobra para empezar.
  • Bolsa o mochila. Si ya cuentas con varios objetivos, una bolsa de transporte te hará la vida mucho más fácil, ya que protegerá tu equipo y te permitirá llevarlo contigo a cualquier lado sin que te de pereza.
  • Baterías. Otra buena inversión, sobre todo si vas a realizar sesiones largas, ya que te garantiza duplicar la autonomía de tu cámara.
  • Trípode. Todo un clásico que la mayoría de principiantes se les suele olvidar. El trípode te permitirá tomar fotografías mucho más estables en los primeros compases de tu aprendizaje y acabar con el terrible ‘efecto de principiante’ de las fotos movidas.
  • Otros accesorios. Además de lo básico, nunca está demás llevar otros accesorios como toallitas de limpieza aptas para lentes fotográficas, filtros de sol o de colores para el objetivo o incluso un flash si vas a hacer muchas fotos nocturnas.

La cámara para empezar

Como hemos comentado, existen muchas opciones económicas en el mercado por las que puedes empezar. En concreto, estas tres son las que nosotros te recomendamos por su versatilidad y opciones.

Nikon D3500: con objetivo incorporado

El modelo más básico de Nikon cuenta con una gran ventaja y es que incluye un objetivo para puedas usarla desde el primer momento. Esto te ahorrará algunos quebraderos de cabeza a la hora de elegir uno y gracias a su sensor de 24 megapíxeles podrás lograr las fotografías que siempre soñaste con un poco de práctica.

Cámara Canon EOS 1300D: perfecta para empezar

La EOS 1300D es una de las opciones más interesantes para ser tu primera cámara. Con este modelo te llevas a casa un cuerpo de calidad con el que podrás hacer de todo y en su página web cuentas también con una amplia variedad de objetivos para lograr el tándem perfecto. Al igual que la Nikon D3500, cuenta con un sensor de 24,1 megapíxeles y es compatible con el formato RAW, lo que te ofrece la ventaja de disparar primero y editar después sin pérdida de calidad.

Sony A3000: la más asequible

La tercera opción que te presentamos, en el mismo rango de precio de las anteriores, es el modelo A3000 de Sony. Esta cámara es perfecta para principiantes, ya que cuenta con todos los modos de disparo manual, un sensor APS-C de gran tamaño que te ofrece gran sensibilidad con poca luz y un sensor de 20 megapíxeles. Su única pega es que solo es compatible con los objetivos de montura tipo E de la marca, algo que le resta versatilidad.

El objetivo

La siguiente inversión que deberás hacer para tu primer pack de fotografía es la de un buen objetivo. Siguiendo la línea del punto anterior, te recomendamos tres objetivos, uno para cada uno de los modelos anteriores.

Nikon AF-P 18-55: con autoenfoque

Elegir un primer objetivo no es fácil, pero te recomendamos apostar por la máxima versatilidad posible para tus primeras fotografías con el objetivo 18-55 de Nikon, todo un clásico para iniciarte. Este focal no destaca especialmente en nada, pero es un accesorio intermedio para todo tipo de usos. Además, es capaz de enfocar con rapidez y es capaz de cambiar entre enfoque automático y enfoque manual mediante el uso del menú de la cámara.

Canon EF-S 24mm f/2,8 STM: el mejor fijo

Sin duda, podríamos haberte recomendado la versión del 18-55 que también ofrece Canon para sus cámaras EOS de principiante… pero con este objetivo de focal fija puedes lograr resultados sorprendentes de manera muy sencilla. Es cierto que, al ser fijo, no tiene la versatilidad del otro modelo, pero su amplia lente te permitirá tomar increíbles fotos con efecto bouquet (el famoso modo retrato que imitan los smartphones) y tener buenos resultados también en fotografías nocturnas.

Sony SEL075UWC: tu primer gran angular

Si lo que buscas es poder tomar imágenes más amplias o incluso grabar vídeo con tu cámara, este objetivo gran angular ampliará, literalmente, tus opciones. Es capaz de proporcionar una longitud focal de 21 mm y está especialmente diseñado para la gama E de Sony.

Otros accesorios para fotografía

Por último, te contamos los otros accesorios que no pueden faltar en tu pack básico de fotografía. A saber: la tarjeta de memoria, la bolsa de transporte, un pack de baterías y el trípode.

Tarjeta de memoria SanDisk Ultra SD: el estándar de almacenamiento

El precio del almacenamiento en estado sólido, como el que utilizan las unidades SSD o las tarjetas de memoria, no deja de bajar con el paso del tiempo. Esto hace que comprar una tarjeta de gran capacidad sea de lo más económico, si bien no te recomendamos arriesgarte con marcas de dudosa calidad.

Así, la SanDisk Ultra te ofrece una tasa de transferencia de datos aceptable (de 100 MB por segundo) y 128 GB de almacenamiento que probablemente cubrirán todas tus necesidades iniciales.

Mochila de transporte Neewer: para llevarlo todo

La marca Neewer ofrece una gran cantidad de accesorios para tu cámara y uno de los imprescindibles es su mochila de transporte. Al fin y al cabo, lo más divertido de la fotografía es poder salir a la calle o irte de viaje para disparar y contar con una mochila así hará que te de menos pereza llevar todo tu equipo, al tenerlo almacenado en un mismo lugar.

Cuenta con un compartimento para el cuerpo y cinco más para llevar objetivos, así como dos bolsillos interiores para guardar los cargadores o cualquier otro accesorio que quieras llevar contigo.

Trípode Manfrotto 290 Xtra: máxima estabilidad

Escoger un primer trípode es casi tan complejo como elegir tu primera cámara, dado que existen muchas opciones en el mercado. Sin embargo, Manfrotto es una de las marcas de referencia con la que siempre quedarás satisfecho. Su modelo más básico, el 290 Xtra, te ofrece un robusto soporte de aluminio, altura regulable y tres secciones de bloqueo para lograr la máxima estabilidad en cualquier situación.

Bonus: no te olvides de las baterías

En cuanto a las baterías, cada modelo de cámara cuenta con un adaptador y un modelo diferente, por lo que te recomendamos que acudas directamente al fabricante para conseguir una extra. Las tres cámaras que te hemos recomendado anteriormente cuentan con esta opción, por lo que no tienes de qué preocuparte.

El pack perfecto para inciarte en la fotografía

Con los elementos que te hemos comentado en este artículo ya tienes de sobra para crear tu pack para iniciarte en la fotografía. Los elementos básicos son la cámara y el objetivo, pero también has podido ver algunos de los accesorios más útiles para llevar tu pasión un paso más allá.

En cuanto a la elección del equipo, dependerá mucho de tu presupuesto, pero te aseguramos que con cualquiera de las tres opciones mencionadas en esta lista podrás obtener grandes resultados. Eso sí, con algo de práctica.

3 Comentarios