¿Cuál es el mejor monitor 4K para ti? Te lo contamos

Está claro que hoy en día los monitores 4K son los que mayor calidad de imagen nos van a otorgar, pero dentro de todos los que existen hay algunos que son mejores que otros y no solo en la calidad, sino que son mejores dependiendo de la tarea que les podemos otorgar. Son muchos los aspectos que los diferencian.

Es evidente que cualquier monitor 4K que compremos tendrá buena calidad, ya que hablamos de una gran resolución en un tamaño de pantalla que no suele ser excesivamente grande. Al igual que si ocurriese en las Smart TV, por lo que la visualización va a ser realmente buena.

¿En qué fijarnos?

Tenemos claro que lo que queremos es un monitor 4K, pero también debemos fijarnos en otras cosas que pueden ser importantes a la hora de comprar uno y más si buscamos un modelo que nos dure tiempo. Hay parámetros que son importantes a la hora de comprarlo. Incluso, alguna de estas premisas poco tienen que ver con lo que es la resolución o calidad de la imagen. De hecho, tienen que ver más con la parte exterior del propio dispositivo.

Uso que vamos a darle

Dependiendo para que vayamos a usarlo, puede que nos sirva un modelo u otro. Esto quiere decir que, si nuestra intención es la de estar mucho tiempo jugando, el dispositivo debe responder a esa premisa y situarse en un estándar de calidad para conseguir el mejor de los escenarios posibles.

Por ejemplo, en ese caso nos vendría muy bien tener un monitor con un panel que tenga una tasa de refresco elevada y así, poder conseguir disfrutar más de los juegos. En el caso de que buscaras un monitor 4K concretamente para videojuegos, otra cosa importante sería el soporte para las tecnologías HDR. Cuanto más novedosas sean estas, mejor resultado tendrás.

Espacio disponible

Otra cosa fundamental es el espacio que tengamos para colocar el dispositivo, ya que si no tenemos mucho es indudable que tendremos que conformarnos con uno que no sea excesivamente grande. Si, por el contrario, el espacio que tenemos nos permite tener un modelo de buenas dimensiones, debemos aprovechar, puesto que la visualización será mucho mejor en todos los sentidos.

Monitor con espacio suficiente

Además, en este tipo de pantallas 4K se puede disfrutar mucho mejor su visualización si las pulgadas del propio monitor son grandes. Realmente, es una tecnología que te permite ver películas, series, documentales, jugar a videojuegos y realizar cualquier acción con el ordenador dentro de una calidad de resolución enorme.

Tamaño de la pantalla

Una vez que tengamos claro el espacio, es el momento de elegir el tamaño de la pantalla que vamos a utilizar. Esto dependerá mucho también del uso que le daremos normalmente, puesto que no será lo mismo si queremos jugar a menudo que si lo que buscamos es utilizar el ordenador de forma esporádica y solamente para navegar.

Con la resolución 4K no vamos a tener problemas en la calidad de la visualización, por lo que un tamaño grande podría ser una buena salida en casi todas las situaciones, dejando ya paneles enormes para aquellos que se vayan a tirar horas jugando con su ordenador o consola. Si queremos tener el monitor más cerca de nosotros con uno de 24 o 27 pulgadas nos encontraremos cómodos. Si por el contrario vamos a estar un poco alejados de la pantalla, deberías tener uno que pase de las 32 pulgadas para arriba.

Tasa de refresco y tiempo de respuesta

Primero explicaremos que es cada uno de los dos conceptos. La tasa de refresco es la cantidad de imágenes que puede actualizar una pantalla por segundo. Se mido de hercios (Hz) y el mínimo con el que deberíamos contar hoy en día es de 60 Hz, es decir, que se actualiza la pantalla 60 veces en un segundo.

Tasa de refresco

Por otro lado, el tiempo de respuesta es lo que tarda un píxel en cambiar de un color a otro. Se mide en milisegundos y es evidente que el cuanto menos tarde, mejor va a ser la experiencia visual que experimentemos. Lo normal en los paneles IPS son los 4 ms y en los paneles TN 1 ms.

tiempo de respuesta

Estos dos parámetros son importantes, sobre todo en el caso de que queramos uno para jugar, donde la tasa de refresco significa más o menos viveza a la hora de los movimientos del juego. Si solamente lo queremos para navegar, trabajar o jugar de manera esporádica con el estándar de ambos será más que suficiente.

Conectividad

Otro apartado en el que debemos fijarnos es en el de la conectividad, ya que aquí podremos tener más o menos problemas por los distintos tipos de conexiones. Lo normal es conectar por HDMI o DisplayPort. El HDMI 2.0 o 2.0b son los necesarios para disfrutar de la resolución 4K a 60 Hz, mientras que para llegar a los 144 Hz es imprescindible el DisplayPort.

Además, estos monitores 4K requieren un gran ancho de banda. Se puede considera como una de las pegas que tiene este tipo de tecnología, ya que una resolución tan grande como la 4K, necesita de un buen ancho de banda, el cual permita por ejemplo disfrutar de contenidos en streaming. Para ello, lo más recomendable es que el monitor tenga conectividad Ethernet y así que no se pierda nada de la calidad de la red por el camino

60 Hz y panel TN: baratos para trabajar y jugar

Si necesitamos un modelo barato y que nos puede servir tanto para trabajar como para jugar, debemos tener en cuenta aquellos paneles de tipo TN que se sitúen en los 60 Hz. Este tipo de panel se caracteriza por tener unos tiempos de respuestas y tasas de refresco bastante buenos, aunque la calidad de su imagen es ligeramente peor que la que podemos encontrar en los IPS, de ahí el precio más competitivo que tienen en la mayoría de las ocasiones.

AOC Monitor U2879VF

AOC Monitor U2879VF

Este es un monitor de 28 pulgadas con resolución 4K y un panel TN que consigue una tasa de refresco de 60 Hz, además de tener compatibilidad con al sistema FeeeSync. El tiempo de respuesta es muy bueno, puesto que se sitúa en 1 ms, junto con una relación de aspecto de 16:9. Se conecta por medio de un HDMI 2.1 además de tener un DisplayPort.

La tecnología AMD FreeSync hace que las tasas de refresco de la GPU y del monitor se sincronicen, por lo que la experiencia de juego es fluida y sin efecto tearing. Tiene un input lag (retraso de entrada) bajo que te encantará si lo que buscas son gráficos de la mejor calidad en juegos de vértigo.

Samsung U28E590D

Samsung U28E590D

Tiene una pantalla de 28 pulgadas y como estamos viendo en todo el artículo su resolución se sitúa en el 4K junto a los 60 Hz de tasa de refresco. En cuanto a la conectividad poder optar por el HDMI o por el DisplayPort. El tiempo de respuesta de 1 ms y el brillo de la pantalla es de 370 cd / metro cuadrado.

Por otro lado, los monitores Samsung de este tipo cuentan con 1 billón de colores, es decir, más de 64 veces la gama de color de un monitor convencional. Su alto nivel de contraste, con un nivel de 370 cd/m², garantiza colores vibrantes e imágenes realistas. Por lo que la calidad en este sentido es óptima.

60 Hz y panel IPS: trabajar y jugar con mejor color

También podemos optar por tener uno que nos ofrezca una mejor calidad de imagen por si acaso en nuestro trabajo necesitamos un mejor color y brillo. Además, esto también va a repercutir en una mejor experiencia en lo que a juegos se refiere, puesto que las pantallas IPS dan una mejor calidad de imagen en líneas generales. Tienen una calidad de reproducción del color mucho más precisa que la TN y con unos ángulos de visión mucho mejores, más amplios y sin ningún tipo de problema de que se estropee el color.

Asus TUF Gaming VG289Q

Asus TUF Gaming VG289Q

Hablamos de 28 pulgadas de panel IPS con compatibilidad con los sistemas Adaptive-Sync, FreeSync y HDR 10. Se puede conectar por medio de un DisplayPort o HDMI. Incorpora un soporte ergonómico que permite ajustar la inclinación, orientación, rotación y la altura. También lleva tecnología Shadow Boost con la que consigue más detalle en imágenes oscuras.

Soporta tanto Adaptive-Sync con tarjetas gráficas NVIDIA GeForce como FreeSync con tarjetas gráficas AMD Radeon. Compatible con tarjetas gráficas NVIDIA GeForce serie GTX 10, GTX 16, RTX 20 y otras más recientes. Además, es compatible con HDR10, un estándar de la industria que excede el soporte cromático y nivel de brillo de los monitores ordinarios.

LG 27UL550-W

LG 27UL550-W

En este caso el panel IPS es de 27 pulgadas con una relación de aspecto de 16:9 y un tiempo de respuesta de 5 ms. Es compatible con FreeSync y HDR 10, además de tener una tecnología llamada Super Resolution+ que hace que los contenidos se vean aún más nítidos. Podremos conectarlo gracias al puerto HDMI que trae.

La pantalla IPS de LG tiene una precisión de color extraordinaria, cubre el 98 % del espectro de color sRGB. Asimismo, el ángulo de visualización también es más amplio para que puedas disfrutar más fácilmente de imágenes con colores auténticos. Y también debes saber que el color se ha calibrado para que sea más preciso en la pantalla y evitar así los cambios graduales; de esta manera se conserva el color previsto originalmente.

BenQ PD2700U

BenQ PD2700U

Este es un modelo 4K con un panel IPS de 27 pulgadas y una tasa de refresco de 60 Hz. Tiene tecnología AQCOLOR con la que consigue unos colores más vivos y reales. También tenemos Eye-Care un sistema para proteger nuestra vista contra la fatiga ocular. Se conecta por medio de HDMI o DisplayPort y tiene varios USB 3.0.

En este caso, obtendrás los mejores resultados del HDR10 de forma más eficiente al previsualizar el efecto HDR en vídeo durante la edición. También, gracias a su software Display Pilot, el monitor te permite acceder a funciones fáciles de usar para un diseñador, por ejemplo. Esto facilita su uso y le proporciona eficiencia.

144 Hz y panel IPS: los mejores para jugar

Sin lugar a duda, si optamos por un dispositivo 4K que además incorpore los 144 Hz como tasa de refresco obtendremos una de las mejores calidades que podemos tener para jugar a los juegos más actuales. Aquellos juegos que sean muy exigentes con el apartado gráfico se verán mucho mejor y sus movimientos serán mucho más naturales, gracias a las especificaciones que tienen los monitores del estilo del que os estamos hablando ahora.

Acer Predator XB3

Acer Predator XB3

Modelo de 27 pulgadas con una tasa de refresco de 144 Hz con sistema Quantum Dot. El de respuesta se sitúa en los 4 ms y lo podemos conectar por medio del puerto HDMI o DisplayPort, además de que consta de un puerto USB 3.0. Este monitor elimina el tearing de fotogramas y la distorsión con frecuencias de actualización (con overclocking) desde 144 hasta 280 Hz.

Las pantallas DisplayHDR con certificación VESA recrean niveles de contraste profundos que te harán comprender por qué el HDR es siempre mejor opción. Por último, dicho monitor potencia la calidad de imagen más allá de lo imaginado para alcanzar la máxima velocidad, usando pantallas entre FHD y WQHD.

ASUS ROG Strix XG43UQ

ASUS ROG Strix XG43UQ

Enorme pantalla de 43 pulgadas, como si estuviéramos delante de una Smart TV, pero realmente no lo es. Tasa de refresco de 144 Hz, tiempo de respuesta de 1 ms y con conexión por HDMI. Es compatible con la tecnología FreeSync Premium Pro para evitar que la imagen se entrecorte y eliminar problemas en la sincronización.

También este monitor, gracias a su tecnología GameFastInput, minimiza el retardo entre el equipo y el monitor. Sin olvidarnos de que su DisplayWidget con tecla de acceso directo permite acceder instantáneamente a tus configuraciones de juego y de iluminación Aura Sync. Lo que supone una auténtica ventaja.

Los artículos listados contienen un enlace de afiliados que reporta a ADSLZone una pequeña comisión por cada compra. Los productos que aquí aparecen han sido elegidos por los redactores por estar rebajados, y su aparición aquí no tiene nada que ver con ningún acuerdo con las marcas.

¡Sé el primero en comentar!