Cómo cambiar la ruta por defecto de instalación de aplicaciones en Windows 10

Cómo cambiar la ruta por defecto de instalación de aplicaciones en Windows 10

Manu Iglesias

Por norma general los instaladores de aplicaciones para Windows 10 utilizan la ruta C:Archivos de programa. Esto no está establecido así en el instalador, sino que es la ruta que viene establecida en el propio sistema operativo. Podemos modificar la ruta por defecto de instalación de aplicaciones en Windows pero también de todo lo que descarguemos: dónde se guardarán las imágenes, las nuevas películas, los nuevos documentos. Podemos escoger una ubicación determinada para cada tipo de archivo y te explicamos cómo.

Si en tu caso sueles utilizar otra ruta diferente para instalar las aplicaciones (otra unidad, por ejemplo), debes saber que puedes cambiar la ruta por defecto y así evitar tener que seleccionarla de forma manual cada que necesites instalar un nuevo programa en el PC. Además, al cambiar la ruta por defecto también evitarás hacer instalaciones en la carpeta equivocada. Puedes elegir la que quieras y cambiarla tantas veces como necesites.

Ruta para nuevas aplicaciones

Para poder hacer esta modificación necesitas acceder al editor de registro de Windows y modificar uno o dos parámetros dependiendo de si tienes instalada la versión de 32 o 64 bits del sistema operativo. En las siguientes líneas te explico el proceso que debes seguir paso a paso.

Accede al editor de registro

Lo primero que debes hacer para cambiar la carpeta de instalación por defecto de programas en Windows 10 es acceder al editor del registro del sistema operativo. Para ello pincha sobre la barra de búsqueda de Cortana y teclea editor del registro y ejecuta la aplicación que aparece. Tendrás que confirmar en el aviso de seguridad que sí quieres acceder. Basta con que vayas a la barra de Inicio de Windows 10 y busques «Editor de registro». Aparecerá entre los resultados de búsqueda y podrás acceder a ella.

Copia de seguridad

Una vez dentro y antes de hacer cualquier modificación pincha en Archivo – Exportar y selecciona una carpeta en la que guardar el archivo de exportación, tal y como puedes ver en la captura de pantalla adjunta. De este modo tendrás una copia de seguridad y en caso de que algo vaya mal durante el cambio podrás volver a ella desde la opción importar. Una vez hecho el backup del registro, ya puedes empezar con las modificaciones. Nos ayudará a asegurarnos que todo siga en su sitio si no hacemos alguno de los pasos de forma correcta.

Cambiar la ruta por defecto que usan los instaladores de aplicaciones en Windows 10

Ruta de instalación

El primer paso es llegar al registro que determina la ruta de instalación por defecto de los programas. Para ello accede a HKEY_LOCAL_MACHINE/SOFTWARE/Microsoft/Windows/CurrentVersion (puedes utilizar el árbol de directorios de la izquierda o directamente copiar la ruta y pegarla en la barra de ruta). Una vez dentro busca el registro ProgramFilesDir (si tienes Windows de 64 bits también deberías ver el registro: ProgramFilesDir (x86)).

Nueva ruta de instalación de aplicaciones

Haz doble click sobre ProgramaFilesDir y en la casilla Información del valor cambia la ruta establecida por la que quieras utilizar para instalar tus aplicaciones. Por ejemplo C:/Aplicaciones  o la que suelas utilizar en tu sistema. Si está presente, repite lo mismo con el registro ProgramFilesDir (x86).

Reinicia el ordenador

Una vez realizado el cambio pincha sobre Aceptar y reinicia al ordenador. A partir de ese momento los instaladores de aplicaciones utilizarán esta nueva ruta por defecto, aunque por supuesto la puedes cambiar de forma manual siempre que lo necesites.

Elige la unidad para el nuevo contenido en tu PC

Son muchos los que cuentan en sus equipos con dos unidades de almacenamiento, un SSD reservado para la instalación del sistema y que el acceso a todos los archivos sea lo más rápido posible y un HDD de gran capacidad para todos sus documentos, fotos, vídeos y aplicaciones. En este caso, lo normal es que la unidad donde queremos que se instalen las nuevas aplicaciones sea la que corresponde con el disco duro y no con la carpeta por defecto que establece Windows dentro de su ruta de instalación.

Por suerte, la última versión del sistema operativo de Microsoft permite cambiar la ubicación de almacenamiento del contenido nuevo fácilmente desde los ajustes de su configuración. Es decir, permite cambiar dónde se guardan las aplicaciones, documentos, música, imágenes o vídeos, por ejemplo, de manera predeterminada o por defecto.

  • Ve al buscador de la barra de Inicio
  • Busca Configuración de Windows
  • Ve al primer apartado: Sistema

Una vez aquí, en el menú encontraremos una serie de opciones:

  • Pantalla
  • Sonido
  • Notificaciones y acciones
  • Asistente de concentración
  • Inicio/apagado y suspensión
  • Almacenamiento
  • Modo tableta
  • Multitarea
  • Proyección en este equipo
  • Experiencias compartidas
  • Portapapeles
  • Escritorio remoto
  • Acerca de

La opción que nos interesa es la primera: ALMACENAMIENTO.

Aquí veremos cuánto ocupan los elementos de nuestro ordenador:

  • Aplicaciones
  • Escritorio
  • Archivos temporales
  • Otros

Podemos hacer limpieza o gestionar cuánto ocupa cada una de las «partes» en nuestro ordenador. Pero también podemos ir a la parte inferior de la página y tocar sobre la opción «Cambiar la ubicación de almacenamiento del contenido nuevo» que encontraremos justo debajo de las barras de almacenamiento. Una vez que estemos aquí, se nos abrirán todas las opciones posibles junto con un desplegable. Es decir, encontrarás:

  • Las nuevas aplicaciones se guardarán en…
  • Los nuevos documentos se guardarán en…
  • La nueva música se guardará en…
  • Las nuevas fotos y vídeos se guardarán en…
  • Las nuevas películas y programas de TV se guardarán en…
  • Cambiar la ubicación de almacenamiento de los mapas sin conexión

Junto a cada de estas opciones encontraremos un desplegable con todas las rutas posibles entre las que podemos elegir para que sean la nueva ubicación de ese tipo de archivos. Basta con ir uno a uno modificando su ubicación y puedes elegir la unidad donde quieres guardar cada una.

Una vez hecho esto, ya podemos cerrar la página de configuración y para asegurarnos que los cambios son efectivos, reiniciamos el equipo y ya podemos comprobar si cada tipo de archivo se guarda de manera predeterminada en la unidad seleccionada. Prueba a descargar cualquier archivo de estos para comprobar si se ha guardado correctamente. Si no, repite de nuevo el proceso y asegúrate que has marcado la unidad que querías.