Instala Windows 10 sin claves con las keys genéricas

Instala Windows 10 sin claves con las keys genéricas

Roberto Adeva

Aunque esta versión del sistema operativo de Microsoft es sin duda la versión más utilizada en todo el mundo, lo cierto es que todavía hay millones de usuarios con versiones anteriores en sus equipos. Como todo el mundo sabe, para instalar Windows 10 de forma total y definitiva es necesario activar el sistema por medio de una clave, que es la que se nos facilita al hacer la compra de la licencia correspondiente. Sin embargo, son muchos los que buscan la manera de instalar Windows 10 sin claves o a través de claves genéricas para no tener que pagar por la licencia oficial.

Lo cierto es que la licencia del sistema operativo de los de Redmond es algo cara, de ahí que muchos usuarios recurren a la compra de licencia de segunda mano por Internet. Sin embargo, es conveniente saber que esto conlleva muchos riesgos, ya que es probable que la licencia que adquiramos no funcione, que contenga algún tipo de malware que infecte nuestro equipo con otros objetivos o incluso que nos puedan robar nuestros datos bancarios a la hora de realizar el pago.

olvidar contraseña windows 10

Es por esto, que resulta mucho más recomendable y seguro instalar Windows 10 sin hacer uso de una licencia o bien echar mano de alguna de las claves genéricas que ofrece el propio Microsoft. Esto quiere decir, que hay diferentes formas de contar con esta versión del sistema operativo de Microsoft en nuestro equipo y poder probar esta versión del sistema, sin tener que pasar previamente por caja. Eso sí, también es importante saber que, en cualquier caso, nos encontraremos con ciertas limitaciones en lo que al acceso a ciertos ajustes se refiere, lo que es algo que tienes que tener en cuenta si te decantas por esta opción. Después te comentaremos cuáles son, a continuación, las claves a las que puedes recurrir.

Claves o keys genéricas de Microsoft

Las claves genéricas de Windows 10 son unas licencias facilitadas por Microsoft para ofrecer la posibilidad de instalar el sistema operativo sin necesidad de comprar una licencia oficial. Esto nos permitirá instalar, activar y utilizar el sistema de forma totalmente gratis. Por lo tanto, las claves o keys genéricas para instalar esta versión de Windows en sus diferentes versiones son:

  • Windows 10 Home: TX9XD-98N7V-6WMQ6-BX7FG-H8Q99
  • Windows 10 Pro: VK7JG-NPHTM-C97JM-9MPGT-3V66T
  • Windows 10 Home Single Language: 7HNRX-D7KGG-3K4RQ-4WPJ4-YTDFH
  • Windows 10 Enterprise: NPPR9-FWDCX-D2C8J-H872K-2YT43

Con estas claves, ya podemos instalar esta versión del sistema operativo de Microsoft en nuestro equipo con total normalidad. En el momento en el que nos soliciten la clave de producto tendremos que indicar la clave genérica correspondiente y finalizar el proceso. Pero, si tienes dudas acerca de insertar dicha clave en tu PC, os explicaremos los pasos que tendréis que seguir a continuación.

Cómo activarla y cambiar la clave

Posteriormente, en el momento que adquiramos nuestra clave de activación al comprar la licencia de Windows 10, lo único que tendremos que hacer es activarla. Lo bueno, es que apenas deberemos realizar unos pocos de pasos desde el propio sistema del equipo para poder llegar a validar la licencia de esta versión que acabamos de adquirir:

  • Ir a la página de Configuración del sistema (Win+I).
  • Navegamos hasta la opción Actualización y seguridad > Activación.
  • Pulsamos sobre la opción Cambiar la clave de producto.
  • Introducimos la clave de producto y pulsamos en siguiente.
  • Finalizamos el proceso y el sistema habrá quedado activado correctamente.

activar Windows 10

Cómo comprobar si tengo Windows 10 activado

Además, después de haber seguido los pasos que os dimos anteriormente para poder activar la licencia, nunca estará de más llegar a comprobar si realmente se ha habilitado correctamente en el ordenador. Por lo que, para comprobar si nuestro sistema está o no activado, lo único que tenemos que hacer es:

  • Abrimos la página de Configuración de Windows 10.
  • Navegamos hasta la opción Actualización y seguridad > Activación.
  • Nos fijamos en el estado de activación:
    • Windows está activado. Está activado pero tu cuenta Microsoft no se encuentra vinculada.
    • Windows está activado con una licencia digital. Está activado pero tu cuenta Microsoft no se encuentra vinculada a la licencia digital.
    • Windows está activado con una licencia digital vinculada a tu cuenta de Microsoft. Está activado y la cuenta se encuentra vinculada a una licencia digital.
    • Windows no está activado. Podrá aparecerte un mensaje de error, es posible que tengas que comprar una licencia si no la tienes.

windows 10 estados

Si nos encontramos con que Windows está correctamente activado, quiere decir que hemos introducido correctamente las claves y que su activación ha sido correcta. Si no es así, podemos probar a activarlo con las claves genéricas de Windows 10 indicadas anteriormente. Ahora bien, aun así, puede que queramos vincular nuestra cuenta de Microsoft, para ello:

  • Iniciamos sesión como administrador para añadir nuestra cuenta de Microsoft.
  • Desde la página de activación seleccionamos Agregar una cuenta.
  • Introducimos nuestra cuenta y contraseña y pulsamos en Iniciar sesión.
  • En la página de activación ya nos debería aparecer que Windows está activado con una licencia digital vinculada a nuestra cuenta de Microsoft.

Método alternativo para comprobarlo

Existe una forma alternativa para poder comprobar si nuestro Windows está activado o no, y de hecho es una forma algo más rápida que la anterior. Es cierto que para poder acceder a ella tenemos que acceder al Símbolo de sistema, pero solo tendrás que escribir un simple comando para saber el estado de tu Windows, nada más. Ten en cuenta que para poder acceder a este comando debes hacerlo ejecutando el Símbolo de sistema como administrador, de lo contrario es bastante probable que este comando no te funcione.

Para ello, lo único que deberemos hacer será seguir los siguientes pasos:

  • Accede al Símbolo de sistema escribiéndolo en el buscador de Windows
    • También puedes pulsar el atajo Windows+R y escribir CMD en la ventana que te aparezca pulsando Enter al acabar
  • En el Símbolo de sistema, escribe el siguiente comando «slmgr /xpr«

Una vez hecho esto nos aparecerá una notificación en el centro de la pantalla que nos indicará el estado de nuestro Windows, es decir, si está activado o no. Esta notificación se eliminará en el momento en el que pulses sobre el botón de aceptar o en la X de arriba a la derecha. Este comando para averiguar el estado de activación de tu Windows te servirá tanto para la versión 10 de este como para el nuevo Windows 11.

Métodos de activación

Los métodos de activación dependerán de dónde hayas obtenido tu copia, necesitarás uno de ellos para poder proceder a la activación si no se encuentra activado. Tendrás que seguir los pasos correspondientes en función de cuál se trate. Por esto mismo, os dejamos las dos vías que podremos utilizar:

  • La licencia digital es un método de activación que no necesita de clave de producto. Se obtiene al comprar Windows 10 Pro en la Microsoft Store, actualizar gratis desde un dispositivo con copia original de Windows 7 o Windows 8.1, formando parte de Windows Insider y actualizando a la versión más reciente en un dispositivo apto o comprando el original en Microsoft Store.
  • La clave de producto consiste en el código de 25 caracteres utilizado para activar el sistema operativo. Se obtiene al comprar un equipo que incluye el sistema operativo, comprando una copia a un minorista, comprando una copia digital a un minorista autorizado, tener contrato de licencias por volumen o suscripción MSDN y comprando un dispositivo nuevo o renovado, también si lo compras en Microsoft Store online. Dentro de ellas, están las genéricas, que son las que nos interesan ahora mismo, a no ser que tengamos alguna de las otras para nuestro equipo.

Cómo descargar imagen (ISO)

Cuando la herramienta de creación de medios de Windows 10 no es compatible con tu sistema operativo o, simplemente, en el ordenador que quieres instalar el SO no tienes acceso a internet es interesante que puedas descargarte la imagen de disco (ISO). Por esto mismo, veremos una serie de precauciones que deberemos tener en cuenta en el momento en el que queramos descargar la imagen, además de los requisitos que tendremos que cumplir. Y, para que os sea más fácil, os diremos cómo se podrá descargar, para que no tengáis ningún tipo de duda al respecto.

Precauciones y Requisitos

Para descargarte la imagen de disco de Windows 10 debes hacer una serie de comprobaciones para asegurarte que puedes realizar el proceso antes de empezarlo y trabajar en balde. En la propia web de Microsoft a tal efecto recomiendan tener 5 GB de espacio de disco disponible para alojar el archivo ISO. Igualmente, si vas a grabarla en una memoria USB o vas a trabajar con otros formatos ópticos como el DVD debes tener en cuenta esa limitación. Los DVD estándar tienen una capacidad de 4,7 GB por lo que es probable que tengas que recurrir a discos de doble capa (DL).

seleccion de idioma en windows 10

En cuanto a los requisitos debes saber que Windows 10 necesita un procesador de 64 o 32 bits y es conveniente que compruebes en la web del fabricante de tu ordenador que sea compatible con Windows 10. Asegúrate que tienes todos los controladores debidamente actualizados. Apunta el idioma en el que tienes configurado actualmente tu sistema operativo, pues debe coincidir con el idioma de Windows que vayas a configurar en la nueva instalación. Lo mismo sucede con la Edición de Windows, ambas deben coincidir, la antigua y la nueva. Si eres usuario de Office 365, Microsoft recomienda que antes de realizar la nueva instalación de Windows 10 hayas instalado Office 365. Para los casos en los que se trabaje con Office 2010 o versiones anteriores se tendrá que recuperar la clave de producto para poder instalarla de nuevo.

selecciona la edicion de windows 10

Descarga

Para descargar la imagen de disco (ISO) de Windows 10 tenemos que ir a la página que Microsoft tiene habilitada para ello. En el caso de disponer una edición especial como la versión Enterprise tendrás que iniciar sesión en el Centro de Servicios de licencias por volumen. En el apartado Selecciona una edición elegimos la que más nos interese dentro de las que se muestran disponibles. Es habitual que solo tengas disponible la opción de descargar Windows 10 únicamente. Confirmamos pulsando el botón.

En la siguiente pantalla elegimos el idioma del producto y pulsamos en Confirmar. Una vez validado los enlaces y el proceso de descarga, en pocos segundos tendrás disponibles los enlaces para la edición e idioma elegidos. Un enlace para la versión de 32-bit y otro para la de 64-bit. Es importante que recuerdes que la validez del enlace es de 24 horas.

Hacerlo con Rufus

Puedes crear un USB booteable con varias herramientas externas, entre las que destacamos especialmente Rufus, si lo prefieres como opción alternativa a la descarga oficial desde la web de Windows. Rufus es una utilidad con la que formatear y crear USB de arranque rápidamente para todo lo que necesites. Solo tienes que descargarlo desde la web y empezar a usarlo. Ocupa poco y admite español, entre otros idiomas. Puedes usarlo para Windows 10 de 32 o 64 bits, entre otros sistemas operativos a partir de Windows 7. Descargar el archivo ejecutable y ábrelo sin que tengas que instalarlo. Solo tienes que seguir las indicaciones para tener el sistema operativo en tu unidad USB o sistema de almacenamiento seleccionado y después usarla para instalar Windows 10.

Hay otras aplicaciones o herramientas externas a las que puedes recurrir para este mismo fin, como Unetbootin, Universal USB Installer, WinToBootic y muchas otras. Solo tienes que encontrar una que ofrezca un buen rendimiento, sea cómoda para usar para ti y sea segura. Si quieres hacerte con Rufus, puedes tenerla aquí, incluso te la podrás llevar donde quieras porque es portable.

rufus

Reinstalación

Con el medio de instalación ya preparado, ya puedes proceder a la instalación. Para ello, debes insertar el medio y reiniciar tu ordenador. Si no arranca tendrás que entrar en la BIOS, prueba a reiniciar de nuevo y pulsar F10 en el inicio, y activar la opción de arrancar desde USB o DVD y alternar el orden de arranque. Cuando se inicie Windows, debes aceptar los términos de la licencia y elegir actualizar el ordenador ahora. Esperas a que se descargue la imagen, se actualicen los parches y se reinicie.

Seguirás los pasos configurando los ajustes e inicializando Cortana. Cuando te pida la clave de activación, puedes no activarla como te indicaremos a continuación, indicar una de las claves genéricas antes mencionadas o comprar alguna. Si tenías en tu equipo una por defecto, búscala y cópiala, si tienes problemas contacta con soporte. Como las claves pueden parecerte caras, si tienes que comprar una, puedes probar con las Retail.

windows 10 licencias

Principales licencias de Windows 10

Antes de pensar en comprar o descargar tu licencia de Windows 10, debes conocer que hay tres tipos de licencias principales que puedes adquirir sin problemas como usuarios. Cada una de ellas se diferencia de las otras en sus características y prestaciones, así que te vamos a comentar cuáles son para que decidas cuál es la que te interesa.

Eso sí, recuerda que en función de la licencia que necesites, esta puede ser más económica o costosa, siendo la más barata la Windows 10 Home. Esta es también la más utilizada por los usuarios de ordenadores comunes, aunque consulta qué te ofrecen los demás por si crees que puede convenirte otra opción.

Windows 10 Home

Es la licencia básica para usuario de Windows 10, la más económica al comprar desde la web de Microsoft. En ella, puedes acceder a todas las funciones principales de este sistema operativo, aunque no podrás acceder a algunas características más avanzadas. Suele tener actualizaciones frecuentes y es una de las más utilizadas por el público en general porque sus prestaciones suelen ser más que suficientes.

El paquete básico que suele utilizarse en los hogares incluye funciones como Outlook, Cortana, Microsoft Edge y OneNote. Es compatible con Windows Insider, pero se limita la seguridad y servicio de administración de grupos. Tiene de todas formas las funciones más importantes para usuarios generales, con bocetos de lápiz, soporte para comandos de voz, etc. Tiene acceso a Microsoft OneDrive con 5 GB gratis y puede incluir una prueba de 30 días gratis de Microsoft 365. Pocas son las funciones profesionales que encontrarás en esta versión de Windows.

Windows 10 Pro

Esta es la licencia profesional de Windows 10 del sistema operativo, con un precio superior a la anterior. Está pensada para equipos con más de 128 GB de RAM que tienen unos mayores requerimientos que los demás. Indicada para profesionales, autónomos o todos aquellos que necesitan características avanzadas. Tiene más opciones para trabajar en grupo como escritorio remoto y opciones para las empresas.

Incluye prácticamente todo lo que tiene Windows 10 en su versión básica, pero con características adicionales para empresas como el cifrado de BitLocker potente y configuración, paquetes más personalizables y Protección de la Información de Windows. Tiene Sandbox y mucho más. Es la opción preferida por profesionales porque se adapta a ellos ofreciendo prestaciones adicionales que no necesita el usuario común cuando está utilizando Windows en sus hogares. Es necesario saber que se requiere para su instalación un procesador a 1 GHz o más rápido, hasta 20 GB disponibles y una memoria de 1 GB de RAM para 32 bits y 2 GB para 64 bits.

Windows 10 Pro for Workstations

Es la licencia profesional de la compañía, pensada para pequeñas empresas porque mejora las prestaciones de la versión Pro. Su sistema de archivos es más resistente a los errores y permite gestionar grandes volúmenes de datos, entre otras prestaciones adicionales que interesan a muchos negocios. Es el más potente hasta ahora.

Es la edición con mayor capacidad, con más rapidez en el control y almacenamiento de datos, compatibilidad con la próxima generación de hardware de PC y un sistema de archivos que busca y repara errores, y mucho más. Si no tienes grandes requerimientos o no eres una empresa, probablemente no necesites esta licencia. Sin embargo, si tienes un negocio, como el tiempo es dinero, puedes valorar la posibilidad de optar por esta licencia de rendimiento avanzado. Su precio es superior al de las demás versiones, pudiéndolo encontrar en la web de Windows por 439,00 euros.

Cómo instalar Windows 10 sin claves

Durante las versiones anteriores del sistema operativo de Microsoft, era imprescindible contar con una clave para instalar y activar Windows en nuestro equipo. Si no contábamos con la clave de activación que obtenemos después de comprar la licencia del sistema, entonces no nos quedaba más remedio que echar mano de las claves genéricas de la versión correspondiente del sistema.

Sin embargo, con la llegada de Windows 10, los de Redmond añadieron la opción de completar la instalación del sistema sin tener que indicar la clave de activación. De esta manera, ofrecen la posibilidad de probar, por tiempo ilimitado, esta versión del sistema de forma totalmente gratuita.

Para ello, basta con pulsar sobre la opción que nos permite indicar que no tenemos clave de producto o que queremos introducirla más tarde en el momento que nos solicite introducir la clave de producto. Esto nos permitirá completar la instalación sin necesidad de meter ninguna clave y podremos probar esta versión del sistema.

Iniciado el proceso de instalación de Windows en nuestro PC, mediante el uso del dispositivo USB (o DVD), que hemos preparado previamente como os explicamos más arriba, llegará un momento durante la instalación en la que ss recomendable que no activemos la red inalámbrica WiFi, ni conectemos por cable ethernet nuestro PC a la red.

Esto se debe a que podemos encontrarnos con el “problema” de que durante el proceso nos obliguen a registrarnos con una cuenta Microsoft. Por el contrario, si no tenemos nuestro equipo informático conectado a la red, al igual que si no tenemos clave, Windows permite continuar con el proceso de instalación de su sistema operativo, y vamos a poder crear un usuario estándar sin ningún problema. Más adelante, si lo consideramos oportuno, esta cuenta la podremos convertir en cuenta Microsoft o no, según nos convenga.

Cuando ya estemos en nuestro entorno Windows con el proceso finalizado, podemos conectar el PC a la red. En este punto no nos pide que vinculemos la cuenta, y ahora hay que aprovechar para actualizarlo todo, empezando por los drivers que puedan no haber sido detectados aún, como los del touchpad, la tarjeta de sonido, etc. Simplemente entramos en Windows Update, y vamos descargando e instalando las actualizaciones, algunas de forma manual, y otras de forma automática. Cuando funcione todo, podemos proceder a introducir nuestra clave de producto si queremos, o esperar a que finalice el periodo de prueba.

Riesgos y limitaciones de usar Windows 10 sin claves

Ser usuario pirata de Windows 10 o utilizar el sistema operativo sin clave alguna es una decisión que conlleva riesgos y consecuencias. Y esto es algo que deberemos tener muy en cuenta si queremos ahorrarnos dinero, ya que, en diferentes momentos, lo barato sale caro. A continuación, vamos a repasar algunos de los más importantes:

  • Acceder a fuentes o sitios web potencialmente peligrosos para descargarlo.
  • No podemos saber si el archivo contiene un virus o malware antes de descargarlo e instalarlo en nuestro PC.
  • En caso de que no venga pirateado de serie, debemos tener algunos conocimientos técnicos para hacerlo.
  • Corremos el riesgo de que nuestro Windows no se actualice y de que no funcione correctamente o esté capado de ciertas funcionalidades.
  • Existe la posibilidad de que no recibamos todas las actualizaciones existentes.
  • Con el paso del tiempo, Windows puede detectar que algo no va bien y capar por sí mismo algunas de sus funciones.

Por otro lado, debes tener en cuenta que cuando completas la instalación del sistema sin haber introducido la clave oficial del producto, lo primero que verás es un mensaje en el cual se te solicitará que actives Windows 10, y que te llevará a la página de configuración para que inicies el proceso. Sin embargo, esta no es la única limitación con la que podrías encontrarte, ya que tampoco tendrás acceso a ciertas opciones de la página de configuración ni podrás cambiar tu fondo de pantalla, por ejemplo.

De igual forma, no tendrás la posibilidad de modificar los colores del sistema, el tema predeterminado de Windows o elegir entre la diversidad de fuentes existentes. También te encontrarás con la limitación de las pantalla de bloqueo (no podrás modificarla) y tampoco podrás modificar los ajustes de personalización del menú de Inicio. Además, se te denegará el acceso a algunas opciones de configuración de la barra de tareas.

Dicho esto, lo recomendable es por tanto evitar el uso de un software pirata para descargar, instalar y utilizar Windows 10 en nuestro ordenador. Eso sí, en caso de que tampoco queramos pasar por la caja ‘oficial’ en la tienda de Microsoft, siempre existen opciones intermedias, como vamos a repasar a continuación.

¿Son legales las claves baratas vendidas por Internet?

La respuesta aquí es sí, pero con diferentes matices que deberemos tener en cuenta en todo momento antes de comprarlas. Básicamente, quienes las venden están recurriendo a un vacío legal que se basa en una sentencia dictaminada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo en 2012. Dicha sentencia señala que las licencias adquiridas por un usuario son de su propiedad, tanto si las compra con un medio físico como en digital. Así que, hecha la ley, hecha la trampa.

Aquí entran en juego las claves OEM, la licencia de uso de Windows que se crea para que los fabricantes de ordenadores lo preinstalen en todos sus equipos. En teoría, las claves OEM deberían ser usadas solo por la empresa que las ha adquirido, pero muchas veces se compran en masa para después revenderlas o filtrarlas.

Si Microsoft descubre que el propietario de una clave OEM está vendiendo las claves, el acuerdo entre las dos compañías finalizaría y la empresa podría invalidar el uso de esta clave permanentemente, por lo que si has adquirido una de estas claves revendidas podrías perderla para siempre.

Si quieres evitar que esto pase la solución más sencilla (aunque no la más barata) es comprar claves Retail. Estas claves son totalmente legales y a diferencia de las OEM, solo pueden usarse en un dispositivo. Si bien pueden ser traspasadas a otro equipo en el caso de que queramos cambiar, no se puede tener nunca activa en dos o más al mismo tiempo.

Webs donde comprar claves baratas de Windows 10

Una vez establecido que es legal, pero con asteriscos, comprar claves baratas vendidas en Internet, podemos pasar a hablar de algunos de estos sitios web que las venden. Es el caso de páginas como Kinguin, Gamivo y G2A, entre otras. Todas ellas están especializadas en vender claves de videojuegos a precios menores que los de las tiendas online y físicas. Más allá de este servicio, también comercializan y hacen negocio con claves de softwares, y Windows 10 no iba a ser una excepción.

Sobre el papel, todas las claves vendidas en estos sitios web funcionan y sirven tanto para activar Windows 10 como para hacer que funcione como si hubiésemos comprado la clave en la tienda oficial de Microsoft. De hecho, el coloso tecnológico nos ofrecerá incluso asistencia técnica en caso de tener problemas a la hora de utilizar una de estas claves vendidas en estas páginas.

Al fin y al cabo, estamos hablando de páginas con fama y popularidad dentro del mundillo tecnológico, por lo que la calidad está, a priori, asegurada. De hecho, se han dado casos en los que han llegado a sustituir algunas de estas claves tras comprobarse que no funcionaban. Así que podéis estar seguros si decidís optar por llevar a cabo vuestra compra de claves Windows en cualquiera de estas tiendas online.

Dónde comprar claves Retail

Hay varios sitios que son fiables a ahora de comprar este tipo de licencias, pero sin lugar a duda el más fiable de todos es la propia Microsoft Store, lugar donde podremos comprar claves Retail para Windows 10, en cualquiera de sus versiones, desde Home hasta Pro. Pero, debes recordar que este tipo de licencias de bajo coste están diseñadas para que únicamente puedan utilizarse en único ordenador. Es decir que, si la hemos utilizado para activar Windows en un PC en concreto, si vamos a cambiar de equipo en un futuro, debes tener claro que no podrás utilizar esta misma licencia.

Las licencias que tenemos aquí son totalmente legales como no podía ser de otra manera. Además, no tendremos ningún problema de funcionamiento y si lo tenemos, es la propia Microsoft la que nos conoce la garantía. Otra de las partes positivas de estas licencias que os estamos contando, es que, si cambiamos de ordenador o tenemos que reinstalar el sistema operativo, no tendremos ningún problema con la licencia, ya que queda asociada y vinculada a nuestra cuenta de Microsoft.

Comprar Windows 10

Aunque pueda resultarte chocante, podremos comparar cajas Retail en centros comerciales como El Corte Inglés, MediaMarkt o Carrefour. Es importante cerciorarse que nos han sido abiertas y que mantiene el precinto original, por si acaso, pero sí que es cierto que esas cajas traen licencias totalmente legales y que tendrán el mismo efecto que las que te hemos comentado de la Microsoft Store.

Aunque hay tiendas de tanto renombre como Amazon que también venden de estas licencias, no podemos aconsejaros que compréis ahí, ya que normalmente las venden tiendas externas a la plataforma y ya se han dado demasiados casos de no ser licencias de ese tipo o de que no funcionen. Por tanto, es importante que a la hora de decidirte a instalar Windows 10 sin claves debes analizar bien cuáles son tus posibilidades para obtener las prestaciones que necesitas del sistema operativo sin pagar de más o sin que te engañen.

Programa Insider

Una de las mejores opciones si quieres obtener Windows 10 de forma legal (pero no puedes o quieres pagar una licencia), tal como mencionábamos anteriormente, es unirse al programa Insider. Unirse al programa es muy sencillo y el procedimiento no te llevará mucho tiempo. Primero, tendrás que descargarte e instalar Windows 10 en el ordenador donde quieras utilizarlo. Podrás hacer ambas cosas sin necesidad de licencia, ya que en la web de Microsoft puedes bajarte el sistema operativo. A continuación, tendrás que saltarte el paso de «ingresar licencia» cuando lo instales.

Una vez que hayas accedido a Windows 10, tendrás que abrir el panel de configuración presionando la tecla de Windows + I. Después, tendrás que hacer clic en «Actualización» y posteriormente en «Seguridad». Tras realizar este paso deberás seleccionar el Programa Windows Insider en el menú de la izquierda, y finalmente hacer clic en la opción Comenzar para empezar a obtener compilaciones de Insider.

Acuerdos y licencias de Windows con Universidad y otras instituciones

Seguro que muchos de vosotros habéis trabajado y estudiado con una licencia de Windows facilitada por la Universidad, o directamente con los ordenadores de la facultad. Pero, ¿De dónde vienen estas licencias? Windows también ofrece opciones de licencias para sectores (Educativas, Administración Pública, y sin ánimo de lucro). Estos contratos del Programa de licencias por volumen de Microsoft ofrecen soluciones flexibles y asequibles que se adaptan al tamaño de la organización y las preferencias de compra.

En el caso de Programas para instituciones educativas, diferencia entre tamaño de dichas instituciones:

Para organizaciones académicas pequeñas y medianas:

  • Open Value for Academic: Ofrece la administración de activos simplificada, costos de software predecibles y pagos aplazados. Se incluye Software Assurance.
  • Suscripción Open Value para soluciones educativas: Costes iniciales menores y acceso a licencias de software y servicios en la nube de Microsoft, así como ventajas de uso de estudiantes incluidos, mediante licencias basadas en suscripción.
  • Proveedor de soluciones en la nube de Microsoft: Modelo de pago por uso. Un proveedor de soluciones en la nube que se va a encargar de ayudar a las organizaciones medianas a determinar cuál es la mejor solución en la nube y le ofrecerá asistencia para la compra, la implementación y su uso.

Para organizaciones académicas medianas y grandes:

  • Enrollment for Education Solutions:Cobertura asegurada mediante un recuento de usuarios anual, que ofrece la capacidad de solicitar productos adicionales según sea necesario, con opciones de licencias gratuitas y ventajas para uso de estudiantes mejoradas. Además de un amplio acceso a los servicios en la nube.
  • Select Plus for Academic: Utilizado para comprar licencias de software de Microsoft en cualquier nivel de departamento o filial, a la vez que se obtiene las mismas ventajas que una organización. Esta modalidad ofrece la flexibilidad de adquirir licencias según se necesiten, con un único contrato sin fecha de finalización determinada, y un único ID de cliente filial para agilizar la administración de la cuenta. Cuenta con Software Assurance de forma opcional.

Programa de licencias para pequeñas y medianas empresas

Microsoft es consciente de que Windows se ha transformado en una herramienta fundamental para la sociedad. Por ello, también dispone de un programa Open Value dirigido a las empresas y no solo a las entidades académicas como te hemos comentado antes. Tiene similitudes con la oferta disponible para entidades académicas, pero el precio y el enfoque están personalizados para los negocios.

El programa Microsoft Open Value está creado para pequeñas o medianas empresas, negocios que tienen pocos ordenadores, pero que no obstante, necesitan un buen soporte. Desde Microsoft quieren ayudar a todos esos emprendedores a que puedan disponer de la tecnología de Windows más avanzada bajo un programa de licencia que resulta mucho más asequible de lo habitual.

Se ofrecen dos propuestas distintas dentro de este plan para empresas:

  • Open Value: se reducen los costes de licencia, se aporta soporte y personalización del servicio. Microsoft se ocupa de preparar a los miembros de la plantilla para que puedan usar Windows al máximo y que así aumente la productividad al mismo tiempo que reducen los costes.
  • Open Value Subscription: una forma distinta de enfocar el servicio, puesto que se entrega a la empresa el derecho para instalar las licencias bajo formato de suscripción. El periodo mínimo de contratación es de 3 años para las empresas y de 1 año para organizaciones gubernamentales.

Para acceder a ambos planes hay que estar interesados en un mínimo de cinco licencias de Windows. En ambos casos se incorporan servicios adicionales y la posibilidad de añadir software de Microsoft que se apoya, sobre todo, en el entorno en nube.

47 Comentarios