¿Tarda mucho el inicio y apagado de Windows 10? Así puedes solucionarlo

¿Tarda mucho el inicio y apagado de Windows 10? Así puedes solucionarlo

Roberto Adeva

Si hay algo que desquicie a la mayoría de personas eso es que su equipo tarde mucho en arrancar y apagar. Aunque pueda ser cuestión de minutos, el hecho tener que estar mirando la pantalla mientras nuestro ordenador se enciende o apaga hace que nos parezca toda una eternidad. Cuando estrenamos el PC todo es fluido y tanto el arranque como el apagado suele ser rápido, sin embargo, a medida que pasa el tiempo y vamos añadiendo aplicaciones, son dos procesos que se suelen volver bastante lentos. Vamos a mostrar todas las maneras de acelerar el inicio y apagado en Windows 10.

Lo cierto es que son muchas y diferentes las causas que pueden hacer que nuestro ordenador se vuelva lento a la hora de apagarlo o encenderlo. En cada caso pueden ser unas u otras, incluso puede que no las conozcamos, por eso, vamos a mostrar una serie de recomendaciones a seguir para tratar de acelerar ambos procesos.

Todas las formas de acelerar el inicio de Windows 10

Comprobar si tenemos virus o malware

En ocasiones es posible que el inicio del ordenador se vuelva lento porque nos hemos infectado con algún virus o malware que aprovecha en arranque del sistema para hacer sus tareas. Esto hará por lo tanto que el proceso se ralentice, por lo tanto, es conveniente hacer un buen análisis de nuestro PC para limpiar cualquier amenaza alojada en el equipo y que esté haciendo que arranque muy lento.

Inicio rápido de Windows 10

El sistema operativo de Microsoft cuenta con una función especial que nos permite acelerar el inicio del sistema. Nos referimos al Inicio rápido de Windows 10, una opción disponible todavía en el Panel de Control y que podemos activar fácilmente de la siguiente manera:

  • Abrimos el Panel de Control.
  • Seleccionamos la opción Hardware y Sonido.
  • A continuación entramos en Opciones de energía.
  • Hacemos clic en Elegir comportamiento de los botones de inicio/apagado.
  • En la siguiente pantalla seleccionamos la opción Activar inicio rápido.
  • Guardamos los cambios.

Inicio rapido Windows 10

Si la opción no puede ser activada o desactivada, pincharemos sobre “Cambiar la configuración actualmente no disponible”.

Desactivar los programas de inicio del sistema

Otra recomendación para tratar de acelerar el inicio de Windows 10 es desactivar los programas que se inician con el arranque del sistema. Para ello:

  • Abrimos el Administrador de tareas.
  • Seleccionamos la pestaña de inicio.
  • Buscamos aquellos programas que no necesitamos que se ejecuten con el inicio del sistema.
  • Marcamos cada uno de ellos y haciendo clic con el botón derecho del ratón pulsamos en Deshabilitar.

Evitar que las aplicaciones se ejecuten en segundo plano

La ejecución de aplicaciones en segundo plano puede afectar a la carga del sistema. Por lo tanto, no está de más evitar que ocurra esto para para comprobar si nuestro equipo se inicia más rápidamente de esta manera. Para ello:

  • Abrimos la página de configuración del sistema.
  • Seleccionamos la opción Privacidad.
  • Ahora hacemos clic en la opción Aplicaciones en segundo plano.
  • Ahí tendremos que desmarcar todas las aplicaciones que nos aparecen de una en una para que no se ejecuten en segundo plano en el sistema o bien deslizar el interruptor que permite que se ejecuten todas ellas en segundo plano.

Windows 10

Evitar la pantalla de bloqueo al iniciar Windows 10

Un ajuste o configuración que nos puede permitir acelerar el inicio de Windows 10 es evitar pasar por la pantalla de bloqueo cada vez que arrancamos el PC. Para ello, lo único que tenemos que hacer es abrir la ventana de Cuentas de usuario y modificar esta opción:

  • Abrimos una ventana Ejecutar, Win+R.
  • Escribimos netplwiz y pulsamos Aceptar o Enter.
  • Seleccionamos el usuario para el que queremos que no tenga que pasar por la pantalla de bloqueo al arrancar el equipo de la lista de usuarios.
  • Desmarcamos la casilla Los usuarios deben escribir su nombre y contraseña para usar el equipo.
  • Aplicamos para que los cambios se guarden.

Windows 10

Cambiar el disco duro por un SSD

Aunque todas las opciones mencionadas son a nivel de software, lo cierto es que si aún estamos usando un disco duro en nuestro equipo, una mejora a nivel de hardware puede hacer que nuestro PC arranque mucho más rápido. Por lo tanto, cambiar nuestro HD mecánico por una unidad de estado sólido, SSD, hará que el inicio de Windows 10 se vea acelerado considerablemente.

Desactivar el tiempo de retardo de inicio de los programas

Se trata de un sencillo truco con el que también podemos acelerar el proceso de inicio del sistema. De esta manera, podremos dar tiempo a que arranque el sistema y posteriormente lo hagan los programas de inicio. Para ello:

  • Abrimos una ventana del símbolo del sistema.
  • Escribimos regedit y pulsamos Enter.
  • Una vez dentro del registro de Windows 10 vamos hasta la ruta HKEY_LOCAL_MACHINESOFTWAREMicrosoftWindowsCurrentVersionExplorerSerialize.
  • Si por algún caso no existiese esa ruta, entonces tendríamos que dirigirnos a esta otra, HKEY_LOCAL_MACHINESOFTWAREMicrosoftWindowsCurrentVersionExplorer
  • Creamos una Nuevo > Clave y la llamamos Serialize.
  • Dentro de esta clave creamos un Nuevo > Valor de DWORD (32 bits)llamado StartupDelayInMSec y nos aseguramos de que su valor sea 0.
  • Cerramos la ventana del registro y reiniciamos el PC para que los cambios se hagan efectivos.

Echar mano de herramientas de terceros

Por supuesto también podemos echar mano de alguna de las aplicaciones de terceros que nos ofrecen la posibilidad de tratar de acelerar el inicio de Windows 10 de una manera más sencilla y automática. Entre las más populares y utilizadas encontramos Glarysoft Startup Manager, Argente Autorun, Starter o Autorun Organizer.

Glarysoft Startup Manager se encarga de medir el tiempo que tarda el equipo en iniciar junto con lo que se demoran en cargar los procesos o aplicaciones de inicio. De esta manera podremos desactivar cualquiera de estas aplicaciones y servicios que están entorpeciendo el arranque o retrasar su ejecución. Por su parte, Argente Autorun permite ver los programas de inicio, las tareas programadas y los servicios. Ofrece una manera muy sencilla de desactivar los que no queremos que se inicien o bien retrasarlos.

Starter es una herramienta más avanzada y nos ofrece más información sobre los programas que se lanzan, aunque al final nos ofrece prácticamente las mismas opciones que el resto. Por último, Autorun Organizer es capaz de aplicar un retardo a las aplicaciones que se ejecutan al inicio. Por ejemplo, retrasar la carga de algunas aplicaciones muy pesadas o innecesarias, para que las demás aplicaciones se abran antes sin problemas.

Actualiza los drivers de la tarjeta gráfica

En algunas ocasiones el fallo a la hora de arrancar nuestro ordenador puede estar relacionado con los drivers de nuestra tarjeta gráfica. Si están dañados o son muy antiguos pueden hace que el proceso vaya más lento.

Se puede solucionar de manera fácil y sin mucha complicación. Tan solo tenemos que hacer clic derecho en el icono de inicio y seleccionar el «Administrador de dispositivos«. Una vez dentro, buscamos la tarjeta gráfica en el menú que sale y haciendo clic derecho sobre ella seleccionamos «Actualizar software controlador«.

Esto nos permitirá tener los drivers a la última y descartar que sean los causantes del inicio lento de nuestro ordenador.

Cómo acelerar el apagado en Windows 10

Cerrar aplicaciones abiertas

Algo que puede hacer que el apagado de Windows 10 sea más lento son las aplicaciones que tengamos abiertas en el escritorio en el momento de proceder con el apagado del equipo. Por lo tanto, una recomendación sencilla es cerrar todos los programas que tengamos abiertos en el escritorio antes de proceder con el apagado del PC. De esta forma, evitaremos que sea el propio sistema quien tenga que ir acabando con esos procesos en ejecución, siempre y cuando sea posible, ya que en algunos casos puede que tengamos que hacerlo nosotros de forma manual sí o sí.

Hacer que el equipo se apague más rápido

Hay un pequeño truco que nos puede ayudar a que el apagado del sistema se realice de la forma más rápida posible, creando un acceso directo que contenga el comando que queremos ejecutar. Esto hará que el equipo se apague rápidamente, sin esperas. Para ello:

  • Hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre una zona libre del escritorio y seleccionamos la opción Nuevo > acceso directo.
  • Añadimos el comando Shutdown: % windir% System32 shutdown.exe / s / t 0.
  • Le damos un nombre al acceso directo, por ejemplo Apagar Equipo.
  • A partir de ahora, basta con hacer doble clic sobre el icono del acceso que acabamos de crear para que el equipo se apague rápidamente.

Realizando un pequeño cambio en el registro

Un pequeño cambio en el registro de Windows 10 puede hacer que al apagar el equipo, el propio sistema se encargue de forzar el cierre de todas las aplicaciones abiertas en el escritorio para que el proceso sea lo más rápido posible. Esto es lo que debemos hacer:

  • Abrimos una ventana Ejecutar, Win+R.
  • Escribimos regedit y pulsamos Aceptar o Enter.
  • Navegamos hasta la ruta HKEY_USERS.DEFAULTControl PanelDesktop
  • Creamos un Nuevo > Valor de cadena con el nombre AutoEndTask y valor 1.

Reiniciamos el equipo para que se guarden los cambios y a partir de ese momento, cuando vayamos a apagar el ordenador, el propio sistema se encargará de forzar el cierre de todas las aplicaciones abiertas.

Hay otro cambio que podemos hacer a nivel del registro del sistema que nos permite forzar el apagado de Windows para que se más rápido. En este caso:

  • Abrimos una ventana Ejecutar, Win+R.
  • Escribimos regedit y pulsamos Aceptar o Enter.
  • Navegamos hasta la ruta HKEY_LOCAL_MACHINESYSTEMCurrentControlSetControl.
  • Buscamos el valor de cadena con el nombre WaitToKillServiceTimeout.
  • Hacemos doble clic sobre él para editarlo. Este valor representa lo milisegundos que esperará el sistema hasta proceder con su apagado. Debemos reducirlo al máximo en función de las capacidades de nuestro equipo.
  • Aceptamos y reiniciamos el equipo para que se guarden los cambios.