Reducir el tamaño de una imagen: dos métodos con Photoshop

Reducir el tamaño de una imagen: dos métodos con Photoshop

Manu Iglesias

Reducir el tamaño de una foto puede ser muy útil en un montón de situaciones diferentes. Por ejemplo, si necesitas ahorrar espacio de almacenamiento, si la vas a utilizar en una página web, si necesitas insertarla en un documento, etc. Hay muchas páginas webs que nos hacen esta función: optimizan la imagen para que la calidad se mantenga (en la medida de lo posible) y podamos tener mucho menos peso para que al adjuntarla en un correo electrónico o al subirlo en un blog funcione correctamente.

Aunque hay muchas webs especializadas, también podemos reducir el peso de las fotos en Photoshop. Con el software de Adobe puedes reducir el tamaño de las fotos de varias maneras diferentes y en las siguientes líneas veremos cuáles son las más habituales, las que te pueden resultar útiles en la mayoría de situaciones. Puede que Photoshop te parezca complejo pero estos pasos son los más simples que podemos usar en la herramienta y apenas tardaremos unos segundos.

A la hora de reducir el tamaño de una foto puedes optar, principalmente, por dos vías: reducir las dimensiones de la imagen o reducir el peso de la misma. En algunos casos es importante combinar ambas técnicas; por ejemplo si necesitas la foto para una web, mientras que en otros puede ser suficiente con reducir las dimensiones y en otros el peso.

Cómo reducir las dimensiones de una foto

Reducir las dimensiones de una foto es modificar el largo y ancho de la misma. Este método es muy útil si por ejemplo necesitas insertar una imagen de un tamaño concreto dentro de un documento y necesitas la máxima calidad o si vas a enviar la imagen a impresión. Al ajustarla al tamaño exacto evitarás que el archivo pese más de lo necesario y el manejo del archivo será más ágil.

Para hacer esto lo primero que necesitas saber son las medidas exactas que necesitas para la imagen. Lo habitual es que esté expresado en píxeles, pero si la imagen está pensada para impresión también puedes utilizar centímetros o pulgadas.

Una vez que conozcas las medidas, abre la imagen en Photoshop y sigue estos pasos:

  • Abre Photoshop
  • Toca en Archivo
  • Ve a Abrir…
  • Elige la imagen o fotografía de tu ordenador que quieres reducir
  • En el menú superior, elige Imagen
  • Se abrirá un desplegable de opciones y menús
  • Escoge «Tamaño de imagen»

Aquí veremos una serie de opciones:

  • Tamaño de imagen
  • Dimensiones
  • Encajar en…
  • Anchura
  • Resolución
  • Remuestrear

En las opciones de Anchura y Altura tendremos que establecer el ancho o el largo para la imagen y automáticamente se rellenará la otra medida según las proporciones originales. Puedes establecer ambas medidas si pinchas sobre el icono del candado, pero si lo haces la imagen se deformará al no respetar las proporciones. Lo recomendable es que mantengas la proporción para evitar que se deforme.

Cambiar el tamaño de una imagen en Photoshop

Una vez establecidas las nuevas dimensiones, puedes modificar también la resolución de imagen, es decir, el número de píxeles por pulgada. Normalmente este valor no se suele modificar, pero si no necesitas que la calidad de la imagen sea muy alta puedes reducirlo si lo deseas para que la imagen final ocupe todavía menos espacio de almacenamiento.

Cuando hayas terminado, simplemente tendrás que guardar la imagen:

  • Ve a Archivo en el menú superior de Photoshop
  • Elige Guardar como…
  • Pulsa en «Guardar en el ordenador»
  • Escoge la ubicación de salida del archivo
  • Pon un nombre al archivo
  • Confirma con Guardar

guardar en Photoshop

Guardar para web, una opción muy útil de Photoshop

Aunque la opción anterior es válida, lo que te recomendamos para reducir el peso de una fotografía o imagen en Photoshop es recurrir a la herramienta o función “Guardar para web”. El resultado será mucho mejor y no correrás riesgos de cambiar el formato de la imagen o deformarla en el proceso. Puedes usarlo para cualquier fotografía de la que quieras reducir el peso y tiene varios ajustes de comprensión diferentes para escoger.

Para guardar para web simplemente debemos abrir cualquier imagen en la pantalla de Photoshop siguiendo los pasos anterior. Una vez que la tengas, ve a:

  • Archivo en el menú superior
  • En el desplegable, elige Exportar
  • Una vez aquí, toca en Guardar para web…

Guardar para web en Photoshop

Ahora se abrirá una nueva ventana que nos permitirá una serie de ajustes como el ajuste prestablecido de calidad, una vista previa de cómo queda o el tamaño de la imagen. Puede parecerte algo caótico porque, tal y como vemos en la captura de pantalla a continuación, son muchos los botones u opciones que tiene la herramienta. Pero es mucho más fácil de lo que parece.

Guardar para web en Photoshop

En la parte superior verás: Original, Optimizado, 2 copias y 4 copias. Como su propio nombre indica, aquí veremos cómo quedaría la fotografía acabada. Verás cómo era la imagen y cómo quedaría al reducir su peso. O en la opción de cuatro miniaturas veremos posibilidades para reducir el peso y cómo quedaría el resultado y la calidad.

Pero lo que nos interesa es la parte derecha de la pantalla: podemos elegir el formato en el que queremos que esté la imagen (habitualmente es recomendable JPEG) y mover el control deslizante desde 0 hasta 100 según la compresión que necesitemos. Como es lógico, a menor número habrá mayor compresión y la calidad será peor. Lo recomendable es que apuestes por un valor medio o que marques en el deslizante unos 30 aproximadamente para conseguir un equilibrio en peso y en calidad.

Como es lógico, si quieres que no pierda ningún detalle puedes elegir JPEG alta o poner el control en números más altos pero la reducción que hará del peso será mínima y no conseguiremos nuestro cometido.

Tamaño de imagen

Una vez que hayas marcado la calidad, en la parte inferior podrás elegir el tamaño de la fotografía con anchura y altura, como en el paso anterior. Elige en pixeles el formato que quieras, lo que será especialmente útil si es para una web o blog y necesitas unas dimensiones concretas así que presta atención. Cuando esté listo, simplemente toca en “Guardar…” para confirmar.

Por supuesto, debes entender que esta función está pensada para usar la imagen en entornos digitales. Si necesitas un archivo para imprimir utiliza el método anterior, ya que la compresión sí podría afectar al resultado de la impresión en papel.