Cómo limpiar la pantalla del portátil o el monitor sin dañarlo

Cómo limpiar la pantalla del portátil o el monitor sin dañarlo

Roberto Adeva

Junto al teclado, la pantalla de tu ordenador portátil o monitor es la que más se ensucia con el uso y el paso del tiempo. El propio polvo, nuestros dedos, o cualquier cosa que tengamos alrededor, puede acabar manchando la pantalla de nuestro equipo. Si no la vamos limpiando con frecuencia, entonces llega un momento en el que casi ni vemos lo que tenemos delante de los ojos. A continuación, vamos a mostrar algunas de las mejores técnicas o formas de limpiar la pantalla del ordenador sin miedo a dañarla.

Quizás muchos no limpien la pantalla de su equipo por dejadez, mientras que otros muchos tienen miedo a usar cualquier producto inapropiado y que puedan dañarla. Y es que eso es algo que tenemos que tener en cuenta antes de nada, lo que nunca debemos hacer para limpiar la pantalla del ordenador.

Mucho cuidado con este tipo de productos

Por un lado, nunca debemos usar productos que puedan ser abrasivos. Hay ciertos productos o materiales como el algodón o los paños de papel que a priori pueden resultar inofensivos y que por el contrario resultan bastante abrasivos para la pantalla del ordenador. En este sentido, debemos evitar el uso de paños de papel o de algodón, ya que a nivel microscópico son abrasivos para nuestras pantallas, ya que el material con el que están hechas no tiene nada que ver con el cristal, que es lo que estamos acostumbrados a limpiar con este tipo de materiales.

También debemos evitar el uso de productos corrosivos, como ciertos productos de limpieza con gran concentración de alcohol o amoniaco. Este tipo de productos puede dañar el material anti reflectante de la pantalla.

Otro aspecto a tener en cuenta es que no es nada recomendable pulverizar el líquido que vayamos a utilizar para limpiar la pantalla directamente sobre la propia pantalla, sino que debemos hacerlo sobre el paño que vayamos a utilizar para evitar que se filtre parte del líquido entre el marco del monitor y pueda llegar a su interior.

Cómo limpiar el polvo de la pantalla del ordenador

Dicho esto, vamos a mostrar a continuación la mejor forma de limpiar la pantalla del ordenador según de qué esté manchada. Lo que ensucia a diario nuestra pantalla o monitor es el polvo, algo que está en el ambiente y que es inevitable que caiga sobre ella. Para limpiar el polvo de la pantalla del portátil o el monitor, lo mejor es utilizar una un paño o toalla de microfibra, algo que podemos encontrar en Amazon por poco más de 10 euros.

limpiar la pantalla

Desde el enlace anterior puedes acceder a un paño de microfibra bastante bueno y a buen precio que nos va a permitir limpiar el polvo de la pantalla sin soltar pelusa. También podemos usar los paños para limpiar las gafas o las lentes de las cámaras de foto, ya que ese tipo de paños no dañan nuestra pantalla ni dejan pelusa tampoco. Ahora bien, para pasar este tipo de paños, lo mejor es pasarla suavemente y siempre en una misma dirección, sin frotar ni hacer círculos.

Limpiar la pantalla del ordenador si tiene manchas

Es casi inevitable terminar manchando la pantalla, ya sea porque la tocamos con los dedos o porque la salpicamos con algo. En este caso, debemos echar mano de una esponja húmeda para deshacernos de esa suciedad. Eso sí, debemos usar agua destilada o desionizada, ya que el agua del grifo nos puede dejar marcas de cal en la pantalla.

Para limpiar la pantalla del ordenador con una esponja húmeda, lo mejor es que apaguemos previamente el equipo y lo desenchufemos de la red, tanto el pc como el monitor. Si es un portátil, incluso conviene quitar la batería para evitar cualquier contratiempo.

La esponja debe estar húmeda pero muy bien escurrida para evitar cualquier tipo de goteo y siempre esperar a que esté bien seca antes de cerrar el portátil.

Si las manchas son aceitosas o pegajosas y no conseguimos quitarlas con agua, entonces tendremos que echar mano de alguno de los productos para limpieza de pantallas. Suelen venir en spray, por lo que, como hemos mencionado anteriormente, es recomendable pulverizar sobre el paño de microfibra y no sobre la pantalla directamente.

Con el paño humedecido con el producto de limpieza, aplicamos sobre las manchas hasta tratar de deshacernos de ellas evitando frotar o apretar sobre la pantalla para no dañarla. Podemos realizar algunos círculos sobre la mancha sin apretar y posteriormente siempre limpiar en una misma dirección.

A tener en cuenta a la hora de la limpieza

Lo primero que debemos tener en cuenta cuando nos dispongamos a limpiar la pantalla de nuestro ordenador es que tanto la pantalla con el ordenador estén apagados y no estén calientes para evitar cualquier problema. Si vamos a hacer una limpieza a fondo, lo mejor es que empecemos por la parte trasera, el marco y la base y dejemos para el final la propia pantalla. Siempre limpiando de la parte superior a la inferior para evitar que el polvo de la parte superior caiga en las zonas limpias si lo hacemos en orden inverso.

Para la parte trasera lo mejor será usar una gamuza atrapapolvo, salvo que tenga alguna mancha o suciedad más incrustada que podemos usar una esponja humedecida pero eso sí, extremando la precaución para que no pueda gotear en los conectores y puertos de la propia pantalla. Para limpiar los conectores o puertos, lo mejor es usar soplador de aire para poder sacar el polvo y cualquier partícula que se haya podido almacenar en ellos.

Ni que decir tiene que para limpiar la parte posterior de la pantalla debemos tener mucho cuidado de no apoyar la propia pantalla sobre cualquier superficie que la pueda dañar o arañar, y por supuesto, evitar una posición en la que nuestra propia presión pueda dañarla.

Con la parte trasera limpia, pasamos a los marcos y por último realizaremos la limpieza del panel. En este caso, lo mejor será seguir los consejos mencionados anteriormente en lo que a productos y tipos de materiales a utilizar en cada ocasión para evitar cualquier daño.

¿Y limpiar una pantalla táctil?

Lo más común, en realidad, es limpiar la pantalla táctil de nuestro teléfono inteligente, por ejemplo, directamente con la camiseta. Ahora bien, hay usuarios que lo hacen con alcohol, lo que puede suponer un problema en un corto plazo de tiempo, dada la composición de la cubierta de estos componentes de hardware.

Si alguna vez lo habéis probado no podremos estar en desacuerdo en que limpiar una pantalla táctil con alcohol es una de las mejores formas para dejarla impoluta. Pero no es bueno, aunque en una única limpieza no podremos percibir el desgaste al que estamos sometiendo la superficie de la misma. Desde hace varios años, la mayoría de las pantallas que utilizamos en teléfonos inteligentes y tabletas incorporan un recubrimiento oleófugo que cumple con una función muy determinada: que no se impregne la suciedad en la superficie.

Gracias a este recubrimiento oleófugo, la pantalla táctil de un smartphone reduce en gran medida las machas de huellas y el rastro, en definitiva, de aceites y grasas. En realidad, se manchan también, pero este tipo de suciedad no se queda «pegada», sino que podemos eliminarla fácilmente, como adelantábamos, con nuestra propia camiseta. Ahora bien, precisamente en esta forma de limpieza, cuando retiramos la suciedad de la pantalla táctil, hay que tomar especial precaución para no deteriorar este recubrimiento.

oleophobic_1

El alcohol, como todos sabemos, se caracteriza por ser un excelente disolvente y, por sus propiedades químicas, el contacto con este recubrimiento oleófugo puede derivar en un desgaste importante sobre la superficie de la pantalla. El agua, sin embargo, no supone un peligro para este recubrimiento, mientras que sí lo supone, y muy grave, para la circuitería del dispositivo. Y es que, aunque parezca contradictorio, limpiar la pantalla con agua es una mejor idea, aunque con cantidades mínimas y sin dejar, en ningún caso, que entre al interior del terminal.

En cualquier caso, lo ideal es limpiar una pantalla táctil con un paño de microfibra, que no desgasta la superficie oleófuga y, además, no supone riesgo alguno para la circuitería del dispositivo que estemos limpiando.