Conexiones personales, pasado y futuro

Conseguir que un teléfono móvil pueda comunicarse directamente con un PDA o un ordenador portátil inalámbricamente ya es posible gracias a la tecnología Bluetooth, que permite desarrollar redes personales inalámbricas de una forma sencilla para incrementar el rendimiento y las prestaciones.

desconexion internet cable

El incremento de la productividad siempre ha sido una de las máximas de la actividad empresarial, al mismo tiempo que conseguir una mayor cartera de clientes y, por consiguiente, un aumento del alcance de las compañías. Internet ha supuesto un importante paso adelante en ambos sentidos, junto al desarrollo paralelo del e-business y la globalización de los mercados económicos.

Pero como todo en la vida, cuando se cubren unas necesidades que previamente no había forma de satisfacer, aparecen otras como es el caso de la urgencia imperiosa de desarrollar diversos tipos de aplicaciones y dispositivos móviles que nos permitan disfrutar de todos los avances de las TI, sin que se conviertan en un obstáculo, mientras viajamos en avión, conducimos, vemos la tele, etc.

Poco a poco parece que la movilidad se va convirtiendo en otra “Misión Crítica” de negocio y las tecnologías inalámbricas inundarán nuestro entorno. Con la intención de solventar estas necesidades y permitir que la movilidad sea más efectiva haciendo posible la interconexión de diferentes terminales móviles, prescindiendo de los cables, aparece Bluetooth, una tecnología que permite la interconexión de los diferentes dispositivos móviles personales, para que puedan intercambiar información entre ellos y de esa manera crear una pequeña red, que ha venido a desembocar en las Personal Area Networks (Redes de Área Personal).

Pasado y futuro

El objetivo con el que comenzaron las primeras investigaciones sobre Bluetooth en 1994 era lograr construir una pequeña radio dentro del teléfono móvil y de un portátil, para conseguir conectarlos sin la necesidad de emplear un cable. Un año más tarde comenzarían las investigaciones sobre la tecnología Bluetooth propiamente dicha.

Ya en 1998 se forma el consorcio Special Interest Group, hoy conocido como SIG, formado por las empresas 3Com, Ericsson, IBM, Intel, Lucent, Microsoft, Motorola, Nokia y Toshiba, a las que posteriormente se unirían miles de compañías asociadas. La conjunción de todas estas empresas de diversos sectores tecnológicos como las telecomunicaciones, ordenadores o electrodomésticos, entre otros, ha dado como resultado la posibilidad de interconectar una gran variedad de dispositivos, tanto profesionales, como de uso doméstico, de los cuales algunos ya podemos utilizar y otros llegarán al mercado en un breve espacio de tiempo.

Hace aproximadamente unos dos años que se comenzó a vislumbrar cuáles podrían ser las aplicaciones prácticas de este estándar y en los últimos meses ya se han presentado en el mercado las primeras soluciones.

La comunicación Bluetooth, según los expertos, es un gran hito de la tecnología inalámbrica, y la industria está convencida de que llegará a ser uno de los avances más significativos en la comunicación.

Un estudio reciente publicado por la consultora Cahners In-Start Group vaticina que para el año 2005 se estén empleando en todo el mundo un total de 955 millones de dispositivos capaces de interconectarse a través de tecnología Bluetooth, que facilitarán la movilidad de sus usuarios. Además, según los desarrolladores de todos estos dispositivos la tecnología Bluetooth ha madurado muy rápidamente y tienen puestas grandes esperanzas en que la penetración en el mercado también se lleve a cabo de la misma manera.

La tecnología Bluetooth ha permitido el desarrollo de las Personal Area Networks, en las que los dispositivos electrónicos personales intercambian información.

Poco a poco parece que la movilidad se va convirtiendo en otra “Misión Crítica” de las empresas.