Nueva tecnología triplicará la capacidad de las baterías de móviles y portátiles en 2013

La duración de las baterías de los dispositivos móviles sigue siendo el principal talón de Aquiles de éstos. Una nueva tecnología, cuyos creadores aseguran que se podrá aplicar antes de un año, multiplica por tres la capacidad de las baterías Li-ion.

Extender la autonomía que permiten las baterías para todo tipo de terminales móviles es el objetivo de numerosos investigadores. Mientras el avance a nivel técnico en otros campos como el procesador o las pantallas de los dispositivos ha sido sobresaliente en los últimos años, el ritmo ha sido mucho más pausado en lo que respecta a las baterías. A pesar de los consejos para intentar apurar al máximo la batería en equipos como portátiles, teléfonos móviles o tabletas, falta mucho camino por recorrer y éste pasa sin duda por el avance científico.

Asimismo, en los últimos años nos hemos hecho eco de varias noticias sobre mejoras tecnológicas que prometían mejorar las capacidades de las baterías, pero apenas hemos vuelto a saber de ellas implementadas de forma directa y útil en dispositivos. Sin embargo, una nueva tecnología parece que llegará en apenas un año para mejorar de forma ostensible la capacidad de las baterías de iones de litio, denominadas Li-ion, y que son las empleadas por los terminales más utilizados en la actualidad.

El estaño como material clave

Forbes se hace eco de la tecnología desarrollada por un grupo de científicos dirigido por Grant Norton en la Escuela de Ingeniería de Materiales y Elementos Mecánicos de la Washington State University. La solución, según reconoce el grupo de investigadores, ha pasado por la utilización de otros materiales dentro de las baterías. El hecho se sustituir el grafito empleado en la actualidad por un ánodo de estaño en una de las dos partes principales las baterías ha tenido como resultado un considerable aumento en la capacidad de almacenamiento de energía. En concreto, según asegura Norton, triplica la capacidad actual.

Por si fuera poco, la nueva tecnología también permitirá cargar con mayor velocidad las baterías Li-ion así como aumentará el número de ciclos de regeneración de éstas, extendiendo así su vida útil. A pesar de que es habitual que la transformación de una idea probada en el laboratorio requiere de un proceso largo y caro, desde el grupo de científicos creen que las compañías desarrolladoras de baterías no tardarán en aplicar estos avances y en 2013 ya se lanzarían al mercado los primeros dispositivos con estas características.

¿Acabará este descubrimiento con el suplicio de cargar nuestros smartphones casi diariamente?