¿Quién pagará los 800 millones de euros de la próxima reantenización de la TDT?

Hace un año conocíamos el siguiente desembolso que implicaría el servicio de Televisión Digital Terrestre (TDT) para las arcas del Estado: 800 millones de euro. Un año más tarde el Gobierno se niega a hacer frente al pago ante el temor de operadores de telecomunicaciones y canales de televisión.

La TDT sigue siendo un foco de continuos gastos. Un año atrás el anterior ministro de Industria, Miguel Sebastián, anunciaba que el Gobierno destinaría 800 millones de euros para la reantinazción de la TDT tras la licitación de frecuencias a los operadores de telecomunicaciones. El llamado "dividendo digital" permitió que estas compañías pujasen en la subasta por estas frecuencias y tras utilizarlas para ofrecer sus servicios de banda ancha móvil se comunicó que el Gobierno correría con la reorientación de 1,4 millones de antenas para que los ciudadanos "no sufran una paralización de las emisiones ni sus costes".

El pago saldría de la partida recaudada tras la puja de los operadores, que finalmente ascendió a 1.800 millones de euros. Sin embargo, un año más tarde y con otro ministro en el cargo, José Manuel Soria, el Gobierno se niega en rotundo a pagar dicha cantidad. Como leemos en El País, en este cambio de reglas sobre la marcha el Gobierno está estudiando algunas que no contentan ni a las cadenas ni a los operadores.

Por un lado se plantea la reducción a la mitad del número de canales multiplex. Esta medida ya despertó feroces críticas tanto de las televisiones privadas como de las autonómicas. Incluso las primeras llegaron a calificar la medida como una "expropiación" recordando que tienen la concesión administrativa hasta el año 2024. Por su parte, los operadores ven que dado el poder de este sector el Gobierno acabe cediendo a sus presiones y sean ellos los perjudicados.

Después de ver ser las compañías de Internet y móvil las elegidas para la financiación de RTVE con el fin de la publicidad en el ente público en una medida impulsada por el anterior Ejecutivo, ahora temen volver a tener que poner dinero sobre la mesa. "Nosotros ya hemos pagado por estas frecuencias en las subastas. Está muy claro quién debe hacerse cargo de la migración y el Gobierno tendrá que implementar una solución que, desde luego, no pasa porque pongamos ni un euro más", aseguran fuentes de un operador.

Estaremos atentos a cómo acomete el Gobierno las negociaciones y qué medidas impulsa para mantener a todas las partes contentas. Por ahora ya ha hecho un guiño a los operadores adelantando un año la liberación y reubicación de frecuencias (disponibles el 1 de enero de 2014). ¿Acabará recortando el número de canales a pesar de las críticas de las televisiones?