Las amenazas de la industria del cine funcionan: Fileserve y Wupload restringen sus servicios

Hace sólo unos días la industria del cine pedía la persecución legal de varias plataformas similares a Megaupload acusándolas de cometer hechos delictivos. Fileserve y Wupload fueron algunas de las señaladas. Su reacción no se ha hecho esperar y han decidido restringir sus servicios para evitar esta acusación.

El poder de la industria del entretenimiento y el precedente abierto con el cierre de Megaupload ha hecho que las plataformas de alojamiento y descarga directa tomen medidas para no ser cerradas por las autoridades de EEUU. El pasado lunes nos hacíamos eco de las exigencias de importantes compañías de cine como Paramount, en las que solicitaba la persecución y cierre de varias plataformas similares a Megaupload por ofrecer unos servicios similares basados en las constantes infracciones de sus derechos de autor.

Fileserve, Wupload, Mediafire, Putlocker y Depositfiles quedaban en el punto de mira de un sector que no duda en arremeter contra todo lo que huela a descarga en la Red. El mensaje lanzado desde Hollywood ha tenido parte del efecto deseado. Aunque el sector cinematográfico reconoce abiertamente que lo que busca es el cierre total de estos portales, sus prácticas intimidatorias han llevado a algunas de ellas a cambiar su política para no ser denunciadas.

Fileserve y Wupload han sido las últimas en reaccionar. Aunque la primera de ellas ya tomó una medida similar al conocerse el cierre de Megaupload a mediados de enero, ha vuelto a insistir en esta estrategia, consistente en no permitir la descarga de contenidos almacenados en sus servidores más que por el usuario que allí los ha alojado. Wupload ha hecho lo propio, dejando ver en su web un mensaje en que anuncia que la posibilidad de compartir archivos a través de su servicio ha sido eliminada. "Wupload no es un sitio para compartir archivos. Si tú subiste un archivo, sólo tú podrás descargarlo", reza el texto.

Así pues, parece que el camino a seguir por estas plataformas pasa por el marcado por Mediafire, otra de las que fue criticada por la MPAA y que la semana pasada introdujo drásticos cambios en su servicio. Con el fin de evitar la persecución por ser un supuesto "foco de piratería", la web decidió dar un giro y transformarse en disco duro virtual al estilo Dropbox. Si bien esto podría minimizar las posibilidades de ser denunciada, habrá que ver cómo se traduce en visitantes y es más que posible que sufra una importante pérdida de usuarios.

¿Seguirán el resto de plataformas estos pasos? Otras como Putlocker han mostrado su intención de plantar cara a estas acusaciones y no han tardado en pedir a la industria que esté más pendiente de renovarse y adaptarse a la nueva realidad de Internet que de perseguir otras webs. Mucho nos tememos que, en la tónica habitual, hará caso omiso de esta recomendación.