El fin de las tarifas planas podría frenar el auge de la banda ancha móvil

Mucho se ha hablado durante las últimas semanas del crecimiento exponencial de la banda ancha móvil. Incluso algún estudio ha asegurado que a lo largo del presente 2011 se llegarían a contabilizar más de 1.000 millones de conexiones móviles en todo el mundo. Sin embargo, el previsible fin de las tarifas planas podría obstaculizar este desarrollo.

El impresionante momento que vive la banda ancha móvil a lo largo y ancho del planeta podría frenarse a pesar de las optimistas previsiones que se esperaban para el sector. Por ejemplo, hace unas semanas teníamos conocimiento de un informe en el que se aseguraba que el 20% de los usuarios de Francia, Alemania, Reino Unido y España confían tanto en esta conexión que sustituirían su banda ancha fija por esta inalámbrica.

Otros informes cifran en 1.000 millones el número de usuarios de banda ancha móvil ya en 2011. Sin embargo, un informe de Analysys Mason citado por BlogCMT.com cuestiona estas optimistas previsiones. El aspecto fundamental que cita la consultora es el problema con el que se van a encontrar los operadores a la hora de gestionar el tráfico que fluye por sus redes.

Los operadores móviles ya se mostraron proclives a eliminar el sistema de tarifas planas o semiplanas que actualmente ofrecen a sus clientes. Incluso en la banda ancha móvil de cuarta generación que permite conexiones ultrarrápidas (LTE), existirán priorizaciones de las conexiones en los servicios que más tráfico consumen, como es el streaming de vídeo y el intercambio de archivos P2P.

La consultora cree que la gran mayoría de los clientes ya han sido captados por las compañías, por lo que no pueden hacer nuevos usuarios. Otra cosa es la portabilidad entre operadores con el objetivo de buscar una mejor conexión móvil. Un 35% de los usuarios estaría planteándose esta posibilidad por este motivo, frente al 18% que lo hacen en banda ancha fija.

¿Menor interés por parte de los usuarios?

Por otro lado, las medidas para captar nuevos clientes por parte de las compañías que provengan de otras pasan por una inversión costosa, ya que pasan por reducir precios para hacerlos más seductores y mejorar las infraestructuras. Además, otro dato citado por Analysys Mason y que contradice otros informes es que cada vez es menor el número de ciudadanos con banda ancha fija interesados en conseguir conexión móvil es ahora del 70% frente al 65% de 2009.

¿Ha acabado ya el esplendor de la banda ancha móvil? Parece poco probable a tenor de las conexiones ultrarrápidas que están por llegar, pero sí es cierto que a medida que los operadores opten por priorizar servicios o introducir medidas como el cobro por tráfico consumido los usuarios podrían mostrarse más reticentes a contratar estas conexiones.