¿Merece la pena pagar 8.000 euros por un televisor OLED curvado?

¿Merece la pena pagar 8.000 euros por un televisor OLED curvado?

Claudio Valero

La nueva tecnología OLED de pantalla curva ha llegado a las televisiones para quedarse, aunque harán su desembarco a precios prohibitivos. Las televisiones OLED aspiran a conseguir un hueco en los hogares durante los próximos años. En el siguiente artículo nos preguntamos si realmente merece la pena pagar 8.000 euros por un televisor OLED curvado.

Dos son las marcas que traerán las primeras televisiones OLED de pantalla curvada a Europa. LG y Samsung han anunciado los modelos que preparan para el desembarco en el Viejo Continente. LG ha anunciado un modelo de 55 pulgadas con pantalla curvada que se pondrá a la venta por 8.999 euros. Su vicepresidente ha declarado que su compañía está plenamente comprometida con el desembarco de la tecnología OLED de pantallas curvadas en Europa.

Por su parte, la coreana Samsung ha anunciado otro modelo OLED con pantalla curvada de 55 pulgadas que se podrá conseguir a cambio de 7.999 euros. Por el momento, no hay planes de su desembarco en España, pero sí llegará a varios países europeos. Samsung se ha apresurado en anunciar la llegada de su televisor OLED para contrarrestar el anuncio de su competidor LG.

LG Curved OLED

¿Merece la pena pagar este precio?

A priori la respuesta es no. Estos dos nuevos modelos son solo el principio de una tecnología que irá llegando de forma progresiva a los hogares en los próximos años y por el momento son bastante caros para un bolsillo medio. Pese a ello, existen motivos por los que la tecnología OLED en los televisores es el futuro y así lo han explicado los propios fabricantes.

OLED es la abreviación de organic light-emitting diode (Diodo orgánico de emisión de luz) y es capaz de ofrecer diseños mucho más delgados y estilizados. A nivel de imagen, los colores son mucho más vivos y nítidos. La tecnología OLED no requiere ninguna fuente de luz adicional, como el caso del actual LED. Además están dotadas de mayor ángulo de visión, resoluciones mayores y menor consumo eléctrico.

Pese a las ventajas en comparación con los paneles LED actuales, como la delgadez, mayor brillo y contraste, consumo menor y mejor ángulo de visión, existen una serie de desventajas que debemos conocer. En primer lugar, los tiempos de vida son menores en promedio que los paneles LCD actuales, aunque suponemos que es algo que irá mejorando con el perfeccionamiento de la tecnología. Su proceso de fabricación es caro, algo que también cambiará con su popularización. Por último, sus componentes son difíciles de reciclar.

Samsung OLED

Como vemos, el OLED es una tecnología que nos aporta muchas ventajas pero que todavía no es accesible para la mayoría de los bolsillos. Un desembolso de 8.000 euros por una televisión de 55 pulgadas se antoja prohibitivo para los tiempos que corren. Por el momento, el OLED es una apuesta de futuro en la que tenemos muchas esperanzas puestas.