La mitad de los españoles padece nomofobia, miedo a salir de casa sin el móvil

Más de la mitad los españoles comparten una patología sin tener ni siquiera constancia de estar afectados por ello. La nomofobia se define como el miedo a salir de casa sin el teléfono móvil y en muchas ocasiones roza lo enfermizo. Este dispositivo se ha catalogado como el invento más influyente del siglo e incluso hay quien denomina a esta patología como la epidemia del siglo 21.

La revista mensual Tecnología de elEconomista publica un interesante artículo hablando de una patología que afecta a más de la mitad de los habitantes de nuestro país. La dependencia del teléfono móvil llega a tal extremo que incluso tenemos miedo de salir de casa sin él. Esto se conoce como nomofobia según el Centro de Estudios Especializados en Trastornos de la Ansiedad.

Nervios, ansiedad, inseguridad y una sensación de vacío interno son los síntomas de esta patología que en muchas ocasiones roza lo enfermizo. Pero no solo cuando olvidamos el móvil, los síntomas también aparecen cuando se agota la batería o cuando nos encontramos en zonas donde no existe cobertura móvil. Estos dispositivos han calado muy hondo en nuestra rutina diaria y en nuestras vidas y parece que no hay vuelta atrás.

Las estadísticas son demoledoras. Un tercio de la vida de una persona se dedica a actividades digitales y uno de cada cuatro españoles utiliza a diario más de una línea de móvil. El 90% de las personas permanece a menos de un metro del móvil durante las 24 horas que dura el día. Incluso llega a tales extremos que el 85% de los norteamericanos encuestados preferiría no beber agua antes que dejar de usar su dispositivo móvil.

Una persona consulta el móvil una media de 34 veces al día y el 80% de los alemanes lo antepondrían a su pareja. Actualmente, es habitual encontrar gente mirando el móvil durante la comida o las reuniones familiares y de amigos. Se ha llegado al extremo de implantar la práctica de colocar los móviles de todos los asistentes en el centro de la mesa y el primero que lo mire paga la comida.

El terapeuta Omar Gawair explica que la abstinencia total no es efectiva para combatir la adicción a los teléfonos móviles. Indica que cuando una persona antepone la tecnología a otras facetas de su vida, es muy probable que tenga un problema. Finaliza diciendo que la tecnología, en lugar de quitarnos trabajo y mejorar nuestra comunicación, ha conseguido todo lo contrario.