Yoigo lanzará ADSL y fibra usando la red de Telefónica a cambio de su 4G

Los tiempos cambian y el mundo de los operadores no es ajeno a ello. Tampoco lo es esa particular manera de hacer negocios, donde el devenir del mercado hace que tu mayor enemigo se convierta en tu mejor aliado de la noche a la mañana. A ello se une el hecho de que un operador que quiera tener brillo y lustre debe estar en todos los ámbitos de las comunicaciones.

Nadie mejor que Yoigo conoce ese cocktail estratégico, por ello está analizando la posibilidad de entrar en el negocio de la banda ancha fija con un importante jugador, Telefónica, quién a su vez se nutriría de la red 4G de Yoigo que proporcionará cobertura al 37 por ciento de la población este mismo año. Negocio para todos.

Yoigo necesita ofertas convergentes para crecer y por ello está trabajando intensamente para redefinir su estrategia comercial. No será fácil, en frente tiene a duros rivales, Ono y Jazztel, que conocen el mercado de la banda ancha fija a la perfección y que actualmente están arrasando en el móvil gracias al empaquetamiento de productos.

La fibra óptica a cambio del 4G

El pasado mes de febrero, Eduardo Taulet, Consejero Delegado de la compañía abrió la puerta al lanzamiento de ADSL, sin embargo, parece ser que la filial de Telia apostará también por la fibra óptica como palanca para seguir creciendo en el móvil. En junio Yoigo entró por primera vez en su historia en números rojos en portabilidad y según ha podido saber ADSLzone.net, el mes de julio tampoco está siendo favorable a pesar de que ha rebajado cinco euros el precio de su tarifa plana infinita. La guerra de precios y sobre todo la fragmentación del mercado están empezando a pasar factura a los más grandes, y Yoigo es uno de ellos.

Telefónica tendría acceso al 4G

La operadora dirigida en España por Luis Miguel Gilpérez será la pieza clave del puzzle. A cambio de prestar su red de banda ancha fija para que Yoigo pueda explotarla de forma indirecta, tendrá acceso a las 5.000 estaciones base que desplegará la compañía sueca el próximo año y que cubrirán el 74 por ciento del territorio nacional. Una jugada maestra que tiene un objetivo claro, ahorrar costes y mejorar la oferta de servicios.

El principal problema de Movistar es la famosa banda de los 800 megahercios (MHz) que todavía no está disponible. A pesar de que se espera que a partir del próximo año las compañías puedan desplegar en esta frecuencia, puede ser demasiado tiempo de espera teniendo en cuenta que Orange, Vodafone y Yoigo ya tienen ofertas comerciales de 4G.  Por otro lado, Movistar no puede usar la banda de los 1800 Mhz porque como bien explica el periodista Ignacio del Castillo en su blog, la tiene llena de clientes en GSM.

Ahorro de costes para todos

La unión entre Yoigo y Movistar no solo contempla la compartición de las estaciones base o de la red de banda ancha, según fuentes consultadas por este portal «se trata acuerdo muy amplio«. El futuro matrimonio entre ambas compañías podría incluir el despliegue conjunto de infraestructuras fijas y móviles. Por un lado, la filial de Telia necesita coubicarse en las antenas de Movistar para estar conectada directamente con fibra y así ofrecer la mejor experiencia de usuario posible a los abonados. Hay que tener en cuenta que disponer estaciones base 4G no es suficiente si los datos no circulan por una red troncal de nueva generación. Esto podrían notarlo los usuarios una vez que haya un número importante de abonados conectados haciendo uso intensivo de la red. Por otro lado, todo lo que sea ahorrar para Telefónica es positivo ya que la operadora está centrada en reducir su abultada deuda.

El 18 de julio habrá novedades

No hay confirmaciones oficiales, de hecho desde Yoigo se han negado a hacer declaración alguna, sin embargo la información fluye en el sector y la firma entre ambas empresas es cuestión de tiempo. Después de la frustrada venta de Yoigo, su matriz sueca está dispuesta apostar por España ya que puede alcanzar un volumen de negocio importante si consigue seguir creciendo en ingresos y sobre todo en clientes. Actualmente los 4 millones de abonados se han convertido en una barrera infranqueable si no es con la ayuda de la banda ancha fija.

Positivo para Telefónica

El acuerdo tendría un doble efecto relacionado con la famosa regulación del sector en España. Según Miguel Ángel Uriondo, periodista especializado en telecos, «si Telefónica se traga el orgullo, supongo que sí tendría sentido incluir la fibra. Por un lado, accedería a una red 4G en 1800 MHz sin tener que construirla. Por otro, demostraría a la CMT que es capaz de llegar a acuerdos mayoristas de fibra en condiciones de libre negociación y ahuyentaría la tentación de futuras fijaciones de precios por parte del regulador. Me recuerda de alguna manera al acuerdo de compartición de verticales con Jazztel. Si Telefónica demuestra que puede negociar con el más pequeño, los grandes no pueden argumentar que es necesario imponerle regulación. Lo que no creo es que los precios den mucho margen a la filial de Teliasonera. Pero necesita menos el margen que no quedarse descolgado en el mercado de la convergencia»