El HTC One no ha sido suficiente para mejorar los resultados de la compañía

HTC no consigue remontar el vuelo. La compañía taiwanesa ha presentado sus resultados del primer trimestre del año fiscal en los que se evidencia que el lanzamiento del HTC One, su terminal estrella para este curso, no ha servido para paliar la tendencia negativa acumulada en los últimos años.

La firma asiática continúa reduciendo su beneficio neto. En el segundo trimestre del año obtuvo 32 millones de euros, una cifra que si bien es positiva supone un desplome de nada menos que el 83,1% respecto al mismo periodo de 2012, en el que logró 191 millones de euros en su balance. Los datos los ha publicado la propia compañía, que ve cómo entre abril y junio de 2013 sus ventas cayeron un 22,3% en comparación con los mismos meses del año pasado de modo que ingresó 1.828 millones de euros. En total, reconoce que sus beneficios operativos rondaron los 27 millones de euros, mientras que el beneficio antes de impuestos se situó en 39 millones.

De este modo, se demuestra que el HTC One, el terminal de gama alta que se estrenó precisamente en el trimestre que protagoniza este balance, no ha evitado la caída de los ingresos de la compañía. Aunque el equipo con pantalla de 4,7 pulgadas es uno de los más atractivos del mercado tanto por sus altas prestaciones técnicas como por su magnífico diseño, las ventas no han sido suficientes de cara a impedir la tendencia negativa.

Los resultados no dejan de ser sorprendentes, pues todo apuntaba a una mejoría respecto a trimestres anteriores vistas las ventas del móvil en su primer mes. No en vano, las primeras estimaciones cifraron en 5 millones las unidades vendidas del smartphone en su primer mes. Este ritmo habría caído en el segundo mes y según algunos analistas se habría ralentizado hasta vender 1,2 millones en las últimas semanas.

Muy por detrás de Samsung

Los datos son si cabe más llamativos si se comparan con los recientemente anunciados por uno de sus grandes rivales, Samsung. El fabricante surcoreano calcula que entre abril y junio su beneficio operativo será de 6.500 millones de euros, aunque a diferencia de HTC cabe remarcar que esta compañía compite en más mercados tecnológicos como el del PC, tabletas o televisores.

HTC ONE

El Samsung Galaxy S4, rival directo del HTC One, fue en estos meses uno de los motores de crecimiento de la firma y por ahora las estimaciones de ventas lo sitúan muy por encima de las referidas al móvil de HTC, puesto que en dos meses habría distribuido 20 millones de unidades.