La Comisión Europea ya trabaja para que en los próximos años naveguemos a 100 Gbps

La Comisión Europea está dispuesta a revolucionar el sector de la banda ancha fija. Se trata de una de las instituciones más comprometidas con su desarrollo y ya piensa en nuevos pasos para potenciarla en un futuro. Por ello se encuentra trabajando de forma conjunta para desarrollar futuras conexiones de nada menos que 100 Gbps.

Neelie Kroes, vicepresidenta de la Comisión Europea, ha vuelto a mostrar su compromiso con la banda ancha de alta velocidad. Si bien el objetivo para el año 2020 fijado en la Agenda Digital es que todos los ciudadanos europeos cuenten con una conexión mínima de 30 megas y la mitad tengan acceso a 100 Mbps, su plan es mucho más ambicioso.

Sin concretar una fecha de disponibilidad, Kroes ha confirmado que el Ejecutivo comunitario trabaja codo con codo con Japón de cara a desarrollar infraestructuras que ofrezcan al usuarios una velocidad inimaginable a día de hoy: 100 Gbps. «Nuestro proyecto pretende construir redes 5.000 veces más veloces de lo que actualmente es la media de la banda ancha en Europa», señala la institución, quien asegura que esta media está fijada en 19,7 Mbps.

El plan incluye una fase preliminar de investigación en la que se hará un esfuerzo inversor junto al país asiático. Serán 18 millones de euros los que se repartan en los distintos proyectos que forman el plan ya que abordará un amplio campo, desde la ciberseguridad, la gestión de la capacidad de redes, almacenamiento y tráfico de alta densidad a la eficiencia energética.

No obstante, cabe pensar en dicha velocidad a largo plazo. La Comisión calcula que en el año 2018 se habrán multiplicado por 12 los actuales 1,7 petabytes que circulan por la Red cada minuto. Por ello se antoja necesario que las infraestructuras estén preparadas para dicha situación en un futuro. Igualmente, en el proyecto participarán operadores de nivel internacional como Telefónica, Orange, NTT, KDDI así como empresas relacionadas con el sector tecnológico como Intel, NEC o Panasonic.

Así pues, un primer paso en un proyecto que suena de lo más espectacular y cuyos avances se empezarán a conocer en los próximos años, ya que la mejora de las redes se producirá de forma progresiva hasta alcanzar una cifra que deja en mera anécdota la actual y más que suficiente conexión de 100 megas de fibra óptica.