El establecimiento de llamada en Yoigo es más barato fuera que dentro de España

Uno de los datos más llamativos de la última rebaja en el precio de las llamadas de Yoigo ha sido comprobar cómo el establecimiento de llamada, ese coste que se cobra al usuario solo por el mero hecho de que su interlocutor descuelgue el teléfono, es más barato fuera de España que en nuestro propio país.

El establecimiento de llamada sigue siendo uno de los aspectos que más enerva a los usuarios de los servicios móviles. Los operadores son muy reticentes a rebajarlo y supone un alto porcentaje del precio final que se paga en las facturas. En los últimos años se ha mantenido estable dentro de nuestro país, donde las ofertas móviles que tarifican por minutos lo establecen de forma mayoritaria en 15 céntimos más IVA.

Es decir, por cada llamada realizada con una de estas tarifas (no así con las que incluyen bonos de llamadas de determinados minutos al mes o las tarifas planas reales) se cobra esta cantidad más lo establecido en la tarifa por minuto. Desde hace años la propia Comisión Europea ya alertó de lo excesivo del precio en este concepto en nuestro país, a lo que siguió un total inmovilismo entre los operadores hasta el punto de darse situaciones de lo más paradójico como el caso de Yoigo.

El cuarto operador móvil del mercado español mantiene los habituales 15 céntimos por este concepto. Sin embargo, llama poderosamente la atención cómo este precio se mantiene dentro de nuestras fronteras y cuando se realizan llamadas en territorio europeo su precio desciende. Aunque el precio del minuto aumenta considerablemente y cualquier llamada (ya sea realizada o recibida) en territorio de la UE es más cara que en España, el establecimiento está fijado en casi la mitad de esta cantidad: 8 céntimos más IVA.

Lo mismo sucede en el caso de los mensajes de texto (SMS). En la última rebaja anunciada por Yoigo, el precio del mensaje de texto es de 8 céntimos más impuestos y del MMS de 0,45 céntimos más IVA. Si comparamos, por ejemplo, con el precio del mensaje en su Tarifa del Uno comprobamos cómo el SMS cuesta 10 céntimos (más IVA), algo más caro que cuando escribimos desde países europeos, aunque los mensajes multimedia sí son más baratos (30 céntimos más IVA).

Al margen de lo anecdótico de esta información, la noticia viene a poner de relieve lo descompensado que está el mercado en cuanto a tarifas en roaming. Por fortuna para los usuarios, a partir del segundo semestre de 2014 la Comisión Europea ha anunciado el fin de este sobrecoste en las llamadas y navegación dentro del mercado comunitario, lo que eliminará también este tipo de incoherencias tarifarias.