Los operadores móviles consideran un ataque contra su negocio el fin del roaming

Ya conocemos la reacción de los operadores móviles a la propuesta de la vicepresidenta de la Comisión Europea de eliminar el roaming en la UE. Como era de esperar, las compañías no ven con buenos ojos esta medida, la cual consideran un ataque a su negocio en nuestro continente.

Las últimas declaraciones de Neelie Kroes, vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de la Agenda Digital, no han gustado entre los principales operadores móviles a nivel mundial. Así lo demuestra la respuesta de la GSMA, asociación que engloba a más de 800 compañías entre las que destacan Vodafone, Telecom Italia, AT&T, T-Mobile, Orange, Verizon o China Mobile.

Recordemos que la holandesa insistió en el Parlamento Europeo en la necesidad de eliminar las barreras dentro del mercado comunitario y anunció que lucharía para crear un mercado único de telecomunicaciones en el continente. Una de las principales propuestas para ello pasa por el fin de las tasas de llamadas y navegación en itinerancia, sugiriendo su fin para mayo de 2014.

«La GSMA anima a la comisaria a mantener su atención en el aspecto global y a hacer recomendaciones a largo plazo. En este sentido, ha sido desafortunado que haya utilizado su intervención el Parlamento para hablar sobre el roaming», indicó la asociación en una nota de prensa. «El roaming ha sido revisado en tres ocasiones consecutivas con la regulación y tanto los operadores como los reguladores están implementando aún sus últimas obligaciones», recordaron las compañías.

Por último, instaron a Kroes a «clarificar inmediatamente sus intenciones acerca del roaming para evitar que la inversión en el sistema que se ha puesto en marcha quede inútil antes de lanzarse«. En este sentido se refieren a la última legislación introducida en 2012 y que limita las tasas de datos en itinerancia a 0,70 euros el MB desde los actuales 0,91 euros.

Así pues, parece que no lo tendrá fácil la Comisión Europea para llevar adelante sus pretensiones. La presión de los operadores podría lleva al Ejecutivo comunitario a retrasar su plan, algo que era de esperar ante anteriores amenazas por parte de estas compañías. Cabe recordar en este punto que ya a finales de 2010 los operadores españoles advirtieron que el fin del roaming podría ser compensado con un aumento en las tarifas nacionales, aunque dada la situación del mercado parece difícil que finalmente cumpliesen dichas amenazas.