La guerra de precios lleva a Movistar y Vodafone a una reducción drástica de sus ingresos

Movistar y Vodafone, dominadores del mercado móvil en España, siguen sufriendo con la guerra de precios desatada en el sector. Ambas compañías vieron reducidos notablemente sus ingresos durante el primer trimestre del año debido al auge de la competencia y su apuesta por las ofertas convergentes.

El mercado de las telecomunicaciones en nuestro país continúa su evolución mientras se tambalean las posiciones de Movistar y Vodafone en el mismo. Los dos gigantes de telefonía y banda ancha redujeron sus ingresos respecto al primer trimestre de 2012. Según los datos facilitados por Expansión en Orbyt, en el caso del operador histórico la caída de su facturación en los tres primeros meses de este año fue del 16% por el 12% que acumuló Vodafone.

En concreto, apunta a un recorte de 850 millones de euros en los ingresos percibidos en estos meses entre ambas respecto a los primeros meses del pasado año. Esto viene provocado por la pérdida de clientes en el sector móvil, ya que hasta 1,5 millones de líneas móviles pertenecientes a los dos operadores dejaron de serlo en el primer cuarto del año.

La apuesta por las ofertas convergentes también ha contribuido a la reducción de sus ingresos. A finales del pasado año Movistar lanzaba Fusión, su servicio de fijo y móvil que si bien ha servido para reducir estos ingresos también lo ha hecho para mejorar su margen de rentabilidad. En estos meses se ha destacado el «efecto canibalizador» de Movistar Fusión sobre la propia base de abonados del grupo por lo atractivo de su precio, lo que es visto como un paso a largo plazo.

En la misma línea encontramos a Vodafone, que también ha entrado en la guerra de las tarifas convergentes con sus planes RED y Base. Sus esfuerzos dirigidos a aumentar el negocio de acceso a Internet a través del móvil se vieron compensados especialmente en marzo, mes en el que aumentó sus ingresos en esta parcela un 16%. Con la anunciada comercialización de las conexiones 4G podría seguir esta tendencia positiva y dejar atrás estos meses de reducción en su facturación.

Los beneficiados de esta caída

Los principales beneficiados de la caída en el segmento móvil de Movistar y Vodafone fueron Jazztel y Ono, que operan como OMV en este sector junto a otras compañías como Pepephone o R. Sus ingresos en el estreno de 2013 aumentaron un 12 y un 4% respectivamente gracias a sus tarifas competitivas y especialmente a su oferta convergente de fijo y móvil. Asimismo, Orange, siguiendo la tendencia positiva marcada en 2012 que le llevó a lograr 502 millones de beneficios en todo el año fiscal, también supo sacar partido de la situación. El operador naranja disparó sus ingresos un 16% hasta facturar cerca de 1.000 millones de euros, gracias al aumento en su número de abonados de fijo y móvil.