Yoigo también tiene una tarifa de 0 céntimos para retener clientes

Yoigo también tiene una tarifa de 0 céntimos para retener clientes

Claudio Valero

Yoigo, la cuarta operadora de nuestro país, está ofreciendo una tarifa a 0 céntimos para intentar retener a los clientes que piden la portabilidad a otra compañía. Por lo menos, éste ha sido mi caso después de recibir una llamada del departamento de retención de bajas. A continuación, os explico todos los detalles de la oferta de Yoigo para retener clientes.

Llevo un año siendo cliente de Yoigo. Primero tuve contratada la tarifa del Dos, hasta que la compañía decidió contestar a los rivales y lanzó la tarifa del Uno. Como no soy amante de las permanencias, suelo contratar tarifas que no me las impongan, como era el caso de Yoigo. Tengo que reconocer que en todo el tiempo que llevo siendo cliente suyo no he tenido ninguna queja.

Pero decidí que era el momento de cambiar y he realizado la portabilidad a Pepephone. Esta compañía me seduce con su filosofía y con sus principios, que se encarga de tener bien visibles en la página web. Pese a no tener queja de mi actual operador, no creo que nunca me cambie el precio sin tener que pedirlo, ni me indemnizaría sin tener que pedirlo y por supuesto, si me quiero ir, no se van a humillar ofreciéndome algo que podrían haberme ofrecido antes.

Precisamente esto último es lo que ha hecho Yoigo esta misma mañana cuando he recibido una llamada desde el 800 622 022 para preguntarme los motivos de mi marcha. Le he explicado a la persona que me ha atendido, que me marcho por que quiero estar en una compañía con esos principios, además de por el precio, como no podía ser de otra forma.

Reconozco que la operadora que me ha atendido se ha quedado bastante sorprendida con mi respuesta. No creo que muchos clientes se marchen a la competencia por sus principios. Después de asimilarlo, ha intentado seducirme con el precio. Me ha ofrecido 3.000 minutos a coste cero, pagando solo el establecimiento de llamada. El bono de 1 giga a Internet seguiría costando 9 euros.

Después de insistirle con que tenía decido irme, ha empezado la parte desagradable de la llamada. La operadora ha comenzado a decirme que Pepephone no tiene red propia, que iba a tener problemas, que los clientes de Vodafone siempre irían antes que yo y una serie de cosas que sabe que no son verdad. Después de mi insistencia, me ha preguntado de mala gana si mi decisión era firme. Unos minutos después, ya había confirmado mi petición de portabilidad.

La moraleja es que Yoigo sí tiene algo mejor que ofrecer a los clientes y que no ofrece sin tener que tomar la drástica decisión de marcharse, pero no es la única operadora que hace esto. Por eso, he decidido pedir la portabilidad.