PS Vita continúa su declive y Sony vuelve a recortar sus previsiones de venta

PS Vita, la última portátil de Sony, celebra su primer aniversario en el mercado (fuera de las fronteras de Japón) con unas cifras de ventas de lo más decepcionante y unas previsiones recortadas por tercera vez consecutiva en este tiempo.

Como leemos en Gamerzona.com, el gigante japonés se rinde una vez más a la evidencia y recorta las previsiones de venta de PS Vita. La consola portátil ha firmado un primer año en los comercios muy pobre, con 4,1 millones de unidades vendidas en la actualidad según los datos de VGChartz. Es la tercera vez que procede a recortar sus expectativas de ventas y esto no solo muestra el mal momento actual que atraviesa dicho hardware sino que vaticina un futuro poco halagüeño para el mismo.

Recordemos que en mayo de 2012 la compañía pronosticó que en el tercer mes de este 2013 las cifras de ventas entre su última portátil y la primera, la famosa PSP. En dicha fecha esperaban sumar 16 millones de unidades entre ambas, pero posteriormente se redujo a 12 millones y en noviembre del pasado año reconocieron que apenas llegarían a los 10 millones.

Ahora la compañía nipona recorta su previsión hasta los 7 millones de unidades, menos de la mitad de lo que esperaba el año pasado. Se trata de asumir una realidad que se demuestra comprobando que por ejemplo en el último mes PSP superó incluso a las ventas de PS Vita a pesar de contar con un hardware con una potencia ostensiblemente menor.

Desde la compañía se reconoce que el trabajo para promocionar su portátil no ha sido suficiente en los últimos meses. Masaru Kato, jefe de finanzas de Sony, cree que es fundamental mejorar «en marketing y a la hora de crear un software más atractivo«. De hecho, la falta de juegos interesantes, unida a su elevado precio, se ha convertido en el gran talón de Aquiles de un dispositivo que se encamina al fracaso más estrepitoso de no producirse una reacción inmediata por parte del gigante asiático.

La llegada de los próximos Killzone Mercenary y Tearaway se antojan insuficientes visto el nivel de ventas de la consola. No en vano, en las últimas cuatro semanas (el mes de enero) ha promediado unas ventas de 45.000 unidades frente a las 50.000 que logró PSP. De seguir dicho ritmo se llegará muy justo a los 7 millones a los que aspira Sony.

La situación es cuando menos preocupante. La llegada de PlayStation 4, que se presentará el 20 de febrero, podría ser el golpe de gracia para la nueva consola, puesto que la compañía se centraría en su Next Gen y podría dejar de lado a PS Vita, cuyo futuro sigue siendo muy oscuro y sin previsiones de que se aclare ni a corto ni a medio plazo.