Free quiere que Google pague por el uso de su red o sus clientes no verán anuncios

El operador francés Free llevó a cabo hace unos días la actualización de sus routers, incluyendo un polémico filtro “anti publicidad”. Cinco millones de usuarios dejaron de ver anuncios. La compañía ha desactivado el filtro temporalmente pero amenaza a Google: o paga o vuelven a activar el filtro.

Desde hoy a las 7.30 de la mañana los usuarios de este operador de Internet ya ven anuncios mientras navegan. Más de cinco millones de usuarios se vieron afectados por la mencionada actualización de los routers, que incluía una protección anti publicidad. Los usuarios podían desactivarla voluntariamente, aunque parecía improbable que lo hicieran. Los medios franceses y las redes sociales se hicieron rápidamente eco del movimiento de la operadora. Las voces más críticas hablan de pérdidas multimillonarias para los medios de comunicación e incluso la Ministra de Economía Digital, Fleur Pellerin, ha tenido que salir al paso. Ha manifestado la necesidad de alcanzar un acuerdo entre Free y el sector de los medios de comunicación online.

Según leemos en BFM Bussines, parece que Free ha desactivado el filtro pero solo temporalmente y amenaza con volver a activarlo. La operadora da un plazo de dos o tres semanas para alcanzar un acuerdo con uno de los principales implicados y afectados por la medida, como es Google. Free ha desactivado los anuncios de Google, enlaces patrocinados en YouTube e incluso Google Analytics, aunque más tarde restauró el acceso a esta última función. Esta es una página más del conflicto que se vive en relación a la remuneración del pago por el uso de la red.

Free había pedido a Google que pagará por el uso de la red para enviar publicidad a sus suscriptores, a lo que el gigante se negó. No es el primer caso de este tipo en el país galo. Orange ya limitó la velocidad de acceso a Megaupload para presionar al servicio de alojamiento de ficheros a pagar por el uso de la red. Google parecía querer llegar a un acuerdo, pero todo se torció antes de las navidades. Es por esto que Free decidió pasar a la acción para presionar a los de Mountain View.

Free ha realizado una demostración de fuerza a Google y el resto de actores de la negociación y parece que no le temblará el pulso si debe hacerlo de nuevo. En caso de restaurar el bloqueo se estiman unas pérdidas para Google de 500 millones de euros al año. Esta abrumadora cifra ayudará a que el gigante de las búsquedas acceda a negociar.

Queda por ver la legalidad de la actuación de Free, que se encuentra bajo investigación en estos momentos. Seguiremos atentos al caso y esperamos la reacción de Google en pocos días. ¿Qué os parece la acción llevada a cabo por Free?