La venta de tablets con Windows 8 es inexistente

La venta de tablets con Windows 8 es inexistente

Redacción

Microsoft parece haber resbalado con su apuesta por entrar en el mercado de las tabletas con Windows 8. Después de un mes en el mercado, las ventas de tabletas con este sistema operativo son «prácticamente inexistentes» según los datos aportados por NPD.

La conocida firma de investigación del mercado ha confirmado una información que muchos temían. El público no ha mostrado ningún interés por el momento respecto a Windows 8 en su versión táctil, a pesar de ser el novedoso enfoque que los de Redmond han querido dar a su recién estrenada plataforma. Por si fuera poco, la compañía ha apoyado este producto de software con su propio hardware, la tableta denominada Surface. El impacto de la misma en su primer mes, a diferencia de otros dispositivos de este tipo como el iPad en su momento o el Nexus 7 hace unos meses, ha sido muy discreto.

Un porcentaje mínimo

Sin aportar cifras concretas, NPD asegura que la venta de tabletas W8 ha sido inexistente, consiguiendo «menos del 1% de las ventas totales de tabletas en EEUU». De este modo se confirma la dificultad de competir con el iPad, líder intratable del sector, y amplio abanico de dispositivos Android. Aparte de Surface, las pocas alternativas con Windows 8 dentro del segmento de las tabletas tampoco han conseguido asentarse.

Desde la propia analista se considera que aún es pronto para prever el impacto que tendrá en el sector Windows 8. Como nota optimista señala que aún está por llegar el periodo navideño y que Microsoft tiene tiempo de volver a encauzar sus ventas. A ello hay que unir la llegada de equipos híbridos con pantalla táctil, de los que se espera puedan reflotar el mercado de los ordenadores portátiles después de continuos meses de caída en ventas. Sin embargo, el alto precio de éstos hace temer que la aceptación no sea tan mayoritaria como esperan los de Redmond.

En cualquier caso, el propio Steve Ballmer, CEO de la firma norteamericana, ha reconocido que han llegado algo tarde a este sector. A pesar de ello se mostró ilusionado ante las capacidades que ofrece el mercado. «No vemos más que un mar de beneficios», afirmó Ballmer en la última reunión de accionistas. Lo cierto es que se trata de un sector joven y en pleno crecimiento, pero el tiempo que ha tardado Microsoft en apostar por él podría ser un lastre difícil de evitar ante la hegemonía de Apple y los fabricantes que apuestan por Android.

¿Qué medidas tomará Microsoft para reimpulsar su tableta? Por ahora se desconoce cambio alguno en su estrategia, pero es evidente que a día de hoy intentar competir con la alta gama dentro del mercado de las tabletas a los precios de los actuales equipos Windows 8 es harto complicado, por lo que es de esperar que sea la rebaja de Surface la primera ficha que mueva la compañía para hacerse un hueco por ahora es inexistente.