Galileo, el satélite GPS europeo, ya puede salvarte la vida con su nueva función de SOS

La Unión Europea lleva ya un par de años con su red de satélites GPS operativa. Galileo ha permitido mejorar la precisión de nuestra navegación con un margen de error de hasta un centímetro si se usan también otras redes como Navstar, de Estados Unidos, o GLONASS, de Rusia. Al ser satélites modernos y hechos desde cero, la ESA pensó nuevas y mejores funciones que no tienen otras redes, como la posibilidad de enviar y recibir señales SOS. Ahora, esa función ya está operativa al completo.

Así, ahora Galileo no sólo puede recibir, transmitir y localizar señales de socorro, sino que puede responder enviando confirmación de que ha recibido la ubicación y la petición de socorro. Esta función empezó a estar operativa durante la XII Conferencia Europea del Espacio celebrada en Bruselas entre el 21 y el 22 de enero.

Cospas-Sarsat: la constelación de satélites que salva vidas

24 de los 26 satélites de Galileo llevan un sistema de 8 kg al lado de la antena principal encargado de hacer funcionar este sistema de rescate. Con esta función se salvan actualmente unas 2.000 vidas al año al poder recibir señales de socorro en zonas donde no haya cobertura de redes móviles, siempre que se disponga de una baliza. Estos satélites forman parte de la red Cospas-Sarsat fundada en 1979 por Canadá, Francia, Rusia y Estados Unidos.

galileo satelite gps sos

Cospas-Sarsat está formada por dos grupos de satélites que permitían mejorar la ubicación de la señal de socorro. El primer grupo de satélites opera en órbita baja, donde se busca ubicar con precisión las señales de socorro usando el efecto Doppler, pero sólo podía ver una pequeña zona. Por ello, se usa junto con otros satélites en órbita geoestacionaria que permiten visualizar áreas más grandes, aunque a cambio de ello no puedan medir el efecto Doppler de la señal.

Tardan entre 2 y 30 minutos en confirmar que han recibido la señal

Con Galileo, encontramos satélites en órbita media a 23.222 kilómetros de altura, siendo un punto ideal para ver grandes partes de la superficie terrestre, pero estando lo suficientemente cerca como para ubicar un objetivo en menos de 5 minutos con una precisión de 1 kilómetro. La señal luego se envía a los MEOLUT (Medium Earth Orbit Local User Terminal), ubicados en las Islas Spitsbergen, Islas Canarias y Chipre, y luego se envía a la terminal de control en Toulouse. De ahí ya llega a los servicios de emergencia.

El nuevo sistema tiene el canal de retorno que se envía a la baliza que emite la señal de SOS en un periodo que puede ir desde 2 a 30 minutos, aunque esperan que en la mayoría de casos se acerque más a la primera cifra que a la segunda. De esa manera, cuando una persona se encuentre en peligro podrá estar tranquila de que se le está buscando. Lo único que necesitaremos será una baliza capaz de enviar y recibir la señal, aunque es una pena que el sistema no pueda ser usado directamente con nuestros móviles, ya que en el caso de poder hacerlo seguro que se podrían salvar aún más vidas.