No se ha desplegado HFC en el último año, sólo FTTH ¿ha muerto el cable?

España es uno de los países líderes a nivel mundial en despliegue de fibra óptica hasta el hogar. Esta tecnología, conocida como FTTH por sus siglas en inglés, “mete” el cable de fibra óptica hasta la misma casa del cliente para asegurar la máxima velocidad y rendimiento. Una de sus variantes es el cable HFC que utiliza cable coaxial en el último tramo hasta casa del cliente, algo que le impide ofrecer todas las bondades de la tecnología a nivel de capacidad o simetría. Esta tecnología fue muy importante durante mucho tiempo, pero según las últimas cifras de la CNMC, no se ha desplegado HFC en el último año, sólo FTTH. Eso nos lleva a preguntarnos: ¿ha muerto el cable?

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, CNMC por sus siglas, ha publicado los datos estadísticos de los servicios de banda ancha móvil y los servicios audiovisuales en el primer trimestre de 2019. El informe destaca que los tres principales operadores acaparan el 77,1% de los ingresos minoristas del sector, con MásMóvil aumentando sus ingresos minoristas un 22,7%.

Despliegue HFC vs FTTH

Sin embargo, lo que nos ha llamado poderosamente la atención es el punto sobre los accesos instalados NGA o de acceso a redes de nueva generación, que permiten disfrutar de conexiones de muy alta velocidad. La CNMC incluye tanto el cable HFC como la fibra hasta el hogar FTTH en esta categoría. Actualmente, tenemos 57,4 millones, un 13,7% más que hace un año.

hfc

Esto se debe totalmente al despliegue de FTTH frente al HFC  que no cesa entre los grandes operadores, aunque cada uno a su ritmo. La CNMC destaca que los únicos accesos que crecieron fueron los de fibra hasta el hogar (FTTH), con 46,6 millones de accesos desplegados frente a los 39,6 millones de marzo de 2018. Es decir, no se ha desplegado cable ya que no ha crecido el número de accesos desplegados con esta tecnología.

De hecho, en el portal CNMC Data vemos como estos accesos se han reducido hasta 10.118.044 millones, una cifra no vista desde el 2015. Por operadores, el despliegue de redes de nueva generación está así:

  • Movistar – 21,7 millones de FTTH
  • Orange – 14,1 millones de FTTH
  • Vodafone – 7,5 millones de HFC y 3,5 millones de FTTH
  • MásMóvil – 6,3 millones de FTTH
  • Euskaltel – 2,3 millones de HFC y 70.000 de FTTH
  • Resto de operadores – 220.000 de HFC y 680.000 de FTTH

Como sabemos, las principales redes HFC de cable de nuestro país son las de Vodafone y el Grupo Euskaltel que reúne a las tres cableras del norte. Ninguno de estos operadores sigue desplegando de forma masiva esta tecnología. En el caso de Vodafone, los británicos se han limitado a firmar acuerdos con otros operadores para compartir fibra y se benefician del acceso mayorista regulado a la red de Movistar.

FTTH y HFC

En el futuro no se prevé que el despliegue de esta tecnología vuelva a retomarse debido a los desafíos que plantea a las operadoras que no pueden replicar las características del FTTH, sobre todo con la simetría. De hecho, en las zonas HFC sólo se suele ofrecer simetría en las modalidades de 100 Mbps, quedando el resto de las opciones de 600 Mbps o 1 Gbps con bastante menos subida.

Evidentemente, el cable HFC no ha muerto y los operadores seguirán ofreciendo sus servicios, además de actualizar las redes a los últimos estándares DOCSIS. Sin embargo, no creemos que se vaya a desplegar ni un metro más con esta tecnología, quedando todo el protagonismo para el FTTH que seguirá llegando a más zonas para terminar de matar, esta vez sí literalmente, al ADSL.