¿Por qué no se demoniza a Google como a Facebook por cómo usan los datos de los usuarios?

La compañía de Mountain View, Google, se dedica –en lo básico- a lo mismo que Facebook. Ambas tecnológicas cuentan con una plataforma online; Facebook una red social, y Google con un motor de búsqueda, además de otros servicios cada una de ellas. Y la forma de ‘explotación’ de una y otra se basa en la publicidad. Sirven anuncios en su motor de búsqueda y red social, y de esta manera generan ingresos millonarios, tanto más cuanto mayor es la segmentación. Ambas usan los datos de los usuarios de manera cuestionable, pero ¿por qué a Google no se la ‘demoniza’ como a Facebook?

La segmentación es lo que permite la personalización de la publicidad que se sirve en Internet. Cuanto más se conoce de un ‘usuario’, más afín a sus gustos e intereses puede ser la publicidad que se muestre en su pantalla. Por eso, tanto Google como Facebook tienen tanto interés en saber lo máximo posible sobre nosotros. De hecho, la compañía de Mountain View tiene toda una ‘burbuja’ de servicios en torno a esta política para saber más de nosotros. En eso consisten Google Maps y otras tantas, en la recopilación de información y tendencias.

Google también se empeña en saberlo todo de ti, y tampoco protege tus datos a la perfección

Conociendo esto anterior, evidentemente extraña que la percepción de los usuarios respecto a Google, en cuanto al tratamiento de datos de carácter personal, no sea tan negativa como la que se tiene de Facebook. Pero hay un primer factor que podría explicarlo, y es el relativamente reciente escándalo de Cambridge Analytica, que facilitó a los usuarios de Internet conocer realmente a Facebook, su política, sus prácticas y su ‘descontrol’ con respecto a los datos de carácter personal de los usuarios de Internet.

Sin embargo, recientemente la compañía de Mountain View ha sufrido también un importante problema de seguridad con las APIs de Google+. Se resolvió en noviembre de 2018, pero permitió que apps de terceros accedieran a información sobre los usuarios de la red social y de otros servicios asociados de Google. Es, en realidad, algo muy similar a lo que ocurrió con el escándalo de Cambridge Analytica. Pero ¿por qué no se le ha dado tanta importancia?

Quizá porque la red social Google+, como todos sabemos –y ha demostrado Google anunciado su inminente cierre definitivo- no cuenta con una comunidad tan extensa. O porque los organismos legales no han aplicado las mismas presiones sobre la firma de Mountain View, y en relación al tratamiento de información de carácter personal de los usuarios. Sea como fuere, lo cierto es que Google también se empeña en saber lo máximo sobre nosotros, y tampoco protege nuestros datos a la perfección. Como Facebook.