Los proveedores de Internet empezarán a cobrar por filtrar los datos de sus clientes piratas

Actualidad

A lo largo de estos últimos años hemos venido comprobando cómo las organizaciones y grupos que luchan contra el consumo ilícito de contenidos sujetos a los derechos de autor, han ido incluyendo nuevos elementos a los que han responsabilizado, de manera más o menos directa, de permitir que la piratería siga creciendo.

Y es que estas organizaciones que colaboran con la industria del entretenimiento y los propietarios de esos derechos, ya no se limitan a perseguir a los administradores de los portales torrent como antaño, sino que ahora también señalan a «protagonistas» de esta piratería tales como las redes sociales, los buscadores generalistas tipo Google, o incluso las empresas que nos proporcionan el acceso a Internet.

De hecho es de estos últimos de los que vamos a hablar en estas líneas, ya que cada vez están cobrando un mayor protagonismo en el sector de la piratería, ya que han sido numerosas las ocasiones en las que se les han pedido datos personales de clientes que podrían ser piratas. Esto es algo que se ha venido dando en ISPs de todo el mundo, aunque como igualmente hemos podido ver en la mayoría de las ocasiones, estas empresas se niegan a filtrar esos datos de sus clientes, ya que pondría en peligro la confianza depositada por los usuarios en la propia empresa.

Sin embargo y debido a esa negativa, ahora se está comenzando a extender la práctica de indemnizar a estas empresas proveedoras de servicios por cada cliente del que filtren sus datos para poder ser identificados e investigados por actos relacionados con la piratería, como por ejemplo ya está sucediendo en Canadá.

Dinero piratería

Los proveedores de Internet, cada vez más importantes para acabar con la piratería

Así, el Tribunal Supremo ha dictaminado que los proveedores de Internet tienen derecho a cobrar una indemnización por proporcionar los detalles de los presuntos infractores de los derechos de autor, aunque la escala de compensación aún no se ha determinado.

Esto ha afectado directamente a un ISP llamado Rogers que inicialmente se negó a proporcionar esos datos privados, pero tras lo sucedido, ahora está pidiendo una compensación económica por la búsqueda de cada IP de entre sus clientes, solicitando 100 dólares por hora de trabajo.

Es por ello que si este tipo de medidas comienzan a prosperar y extenderse por todo el mundo, como podría suceder en meses venideros, la confidencialidad de los supuestos piratas empezaría a correr un serio peligro, aunque eso sí, por mucha indemnización que cobrasen esas empresas, su confianza y privacidad estaría en entredicho, algo que afectaría a la hora de captar nuevos usuarios en el futuro.

Escrito por David Onieva

Fuente > TF