Microsoft retrasa 20 días Windows 10 April 2018 Update, ¿estará aprendiendo de sus errores pasados?

Varios meses llevamos ya hablando acerca de la llegada de la primera de las dos grandes actualizaciones que Microsoft tiene preparadas para sus millones de usuarios en todo el mundo en 2018, meses de rumores y filtraciones referentes a la Redstone 4.

Como sabréis, Redstone 4 es el nombre en clave que recibió esta actualización desde el principio, aunque durante varias semanas se pensaba que finalmente iba a recibir la nomenclatura de Windows 10 Spring Creators Update, todo ello sin confirmación oficial. Sin embargo, al igual que ha sucedido con la fecha de lanzamiento oficial, Microsoft nos ha sorprendido a todos incluso en el nombre, ya que finalmente se llamará April 2018 Update.

En principio la fecha de lanzamiento estaba prevista, aunque igualmente sin oficializar nada, para el mes de marzo (de ahí la versión RTM 1803), pasando un tiempo después hasta el día 10 de abril, sin embargo debido a diversos errores de bloqueo, la llegada de la nueva versión de Windows 10 tuvo que retrasarse. Muchos han sido los usuarios alrededor de todo el mundo que, en parte, se han sentido defraudados o decepcionados por este retraso, ya que los cambios que están a punto de llegar son muchos, a la vez que importantes.

Finalmente la marca ha hecho oficial tanto el nombre, Windows 10 April 2018 Update, como el inicio de entrega de la actualización, a partir del próximo lunes 30 de abril. Sin embargo, no deja de ser llamativo que Microsoft haya apurado tanto este lanzamiento, algo además que se esperaba tanto por usuarios individuales como por empresas desde hace semanas.

Windows 10

Microsoft retrasa Windows 10 April 2018 Update para proteger a sus usuarios

Así, aunque a algunos les haya decepcionado, quizá a corto plazo este sea un retraso que tendremos que acabar agradeciendo, ya que cabe la posibilidad de que al fin Microsoft se haya dado cuenta de que es mejor no «correr» tanto a la hora de actualizar su popular sistema operativo, e ir más sobre seguro pero dotando a las nuevas versiones de una mayor fiabilidad y estabilidad, algo que en lo que la firma ha fallado estrepitosamente en el pasado.

Esto es algo que seguro beneficiará, tanto a sus clientes, como a la propia empresa, ya que su imagen no se verá «manchada» con los constantes errores detectados en los primeros meses de sus anteriores grandes actualizaciones.

Eso sí, fallos habrá, seguro que algunos usuarios detectarán algunos errores relacionados con algunas incompatibilidades, eso es casi inevitable, pero es posible que estos 20 días de retraso al mismo tiempo hayan servido a los de Redmond para depurar al máximo la April 2018 Update y lograr que la llegada de esta a partir del lunes sea un proceso lo más libre de sobresaltos posible.