PIP, una “mini Switch” basada en Raspberry Pi para jugar y aprender a programar

Gadgets

La Raspberry Pi Foundation ha conseguido crear hardware muy asequible para que los usuarios puedan aprender a programar, e incluso para crear tu propia consola retro simulando una NES o SNES Mini. Esta polivalencia ha propiciado la creación de diversas startups con hardware basado en este microordenador, como PIP, la consola portátil programable de Curious Chip.

PIP: una consola portátil programable cuyo aspecto recuerda a Switch

Esta compañía ha aprovechado el Compute Module 3 para crear una consola portátil llamada PIP que también sirve para programar. El Compute Module 3 ofrece un diseño muy inteligente adaptado a la producción industrial, siendo básicamente una Raspberry Pi 3 pero del tamaño de un módulo de RAM SO-DIMM.

pip consola portatil raspberry pi

PIP es una consola portátil cuyo diseño recuerda a una Nintendo Switch: tiene un mando a cada lado con la misma disposición de botones que los Joy-Con (aunque sin joysticks), y cuenta con pantalla táctil. Gracias a este diseño, lo que se quiere hacer es acercar a los más jóvenes a la programación mediante una consola retro portátil que también es un entorno para aprender a programar. La plataforma en la que está basada se llama Curiosity, diseñada para entornos educacionales. Además, es compatible con HATS.

Sus creadores afirman que soportará JavaScript, Python, Lua, HTML/CSS y PHP. El dispositivo tendrá guías de programación sobre contenido básico como programar el juego de la serpiente, hacer parpadear una luz LED, o incluso llegar a programar dispositivos inteligentes. Su objetivo es hacerlo escalable y ser una plataforma donde aprender a programar desde cosas sencillas hasta elementoss más complejos. A través de Scratch se podrán crear juegos, así como descargar los que se suban a la propia plataforma online que creará la empresa.

Disponible hasta mediados de diciembre en Kickstarter

Además de la programación, también se mantienen las mismas capacidades que encontramos en una Raspberry Pi 3, pudiendo convertirla en un ordenador si el enchufamos teclado, ratón y un monitor, así como también para usarla como un RetroPie portátil. Primero irá orientado a padres, aunque en un futuro quieren trabajar también instituciones educativas.

De momento, han conseguido crear cinco prototipos funcionales del quinto modelo de preproducción, con todos los componentes como la placa, la pantalla táctil, la batería o el soporte para ponerla de pie. Los conectores GPIO son fácilmente accesibles en la parte frontal, y el pack incluye unos cuantos cables para poder conectar y controlar determinados componentes, como 8 luces RGB programables, un micrófono, altavoces o sensores de movimiento.

Si os interesa el proyecto, se puede adquirir la consola en Kickstarter por 150 libras (el precio final se estima que será de 200 libras). Los envíos comenzarán a finales de verano de 2018. Su objetivo de financiación es de 30.000 libras, las cuales esperan conseguir para el próximo 17 de diciembre.

Escrito por Alberto García

Fuente > Raspberry Pi