Hoy muere oficialmente Windows Phone con el futuro más borroso que nunca

Hoy muere oficialmente Windows Phone con el futuro más borroso que nunca

Carlos González

La muerte de Windows Phone ha sido agonizante. Es un duro varapalo para Microsoft, que en su momento compró Nokia y consiguió lo que parecía imposible: hundirla, casi, hasta la muerte también de la finlandesa. Pero Nokia sí dejó huella y ha revivido con expectativas bastante positivas, y Microsoft sigue arrastrándose en los móviles con un heredero del ya muerto Windows Phone, que es Windows Mobile.

En torno al 80% de los móviles Windows, los que llevan instalado un sistema operativo móvil de Microsoft, aún se mantienen en Windows Phone. Los desarrolladores dejaron hace mucho tiempo, los pocos que se ‘engancharon’, de prestar soporte a los móviles Lumia y compañía. Y los intentos de Microsoft por apoyarse en HTC, por ejemplo, entre otros fabricantes, fracasaron de forma estrepitosa. Tiempo atrás ya murió Windows Phone porque otros lo mataron, porque a los consumidores nunca les interesó –en relación, relativa, a las alternativas-. Pero ahora es Microsoft la que ha matado, definitivamente, a Windows Phone.

windows phone

Se acaba el soporte para Windows Phone: es su muerte definitiva

De los eventos de Microsoft en los que la telefonía era lo primero, a estas alturas, muy poco queda. La compañía de Redmond no ha sabido interpretar las tendencias y necesidades del mercado y se ha quedado a la cola, eclipsada desde sus inicios por Android y iOS –Google y Apple, respectivamente-. Ni siquiera en tiempos de la PDA, cuando tuvieron un pequeño despunte y finalmente BlackBerry les cortó las alas. Windows Phone ha sido un saco roto para la firma y finalmente ha muerto, aunque siguen intentándolo con Windows Mobile.

También prometía mucho esta evolución de Windows Phone, por aquello de las aplicaciones universales y de que, así se suponía, las apps de escritorio podrían estar disponibles en móvil. A fin de cuentas, la falta de aplicaciones ha provocado el desinterés de los consumidores, y a su vez esta falta de público ha desalentado a potenciales ‘partners’ en el desarrollo de software. Y ahora, cuando Microsoft seguirá apostando por Windows Mobile, es fundamental recordar que cerca del 80% de sus móviles son (o eran) Windows Phone. Así que el futuro es bastante temible para Microsoft en la telefonía móvil.