Quieren subir a Internet todos los CDs y disquetes olvidados

Actualidad

La disponibilidad de archivos en Internet es increíble, explica, pero la fragilidad de esta información es un punto a tener en cuenta. Si nadie hace una copia de la información, se podría perder. Bajo esa premisa está creando lo que podría catalogarse de un ‘arca de Noé digital’, a partir de una colección de soportes físicos originales con todo tipo de archivos digitales. Hasta lo más remoto, lo busca y consigue, y lo digitaliza para crear una copia que no se pierda.

Se llama Jason Scott, tiene 46 años y ya tiene preparado su archivo para que alguien pueda continuar su legado si él muere. Se ha dedicado durante los últimos años a tomar soportes físicos como catálogos, revistas, disquetes y CD ROMs y convertirlos en información digital para mantener una copia de toda esta información. Pero no se centra sólo en archivos y documentación de interés generalizado, sino también en pequeñas piezas de escaso interés actual, pero que en el futuro podrán consultarse igualmente. Y gran parte de estos soportes que consigue formaron parte de colecciones particulares, de personas que acabaron considerándolo basura.

Una copia de todo lo físico (sí, todo) para que siempre esté disponible en Internet

El protagonista de esta hazaña, y lo que le queda por recorrer, no es el único que se ha planteado generar un archivo digital de ‘todo lo físico’. Incluso en Internet hay archivos de información anterior, como Wayback Machine, que permite volver a visitar páginas web de años atrás exactamente como eran en aquel momento, y no como hoy están visibles. Pero lo de Jason Scott es un proyecto más grande, como decíamos anteriormente, que está reuniendo pequeñas colecciones de soportes físicos para que estén disponibles para todos.

Su intención, básicamente, es digitalizar todo lo posible para que exista una copia en Internet, y en cualquier momento se pueda rescatar la información. Desde programas de software hasta catálogos y revistas, pasando por pequeñas utilidades o, sencillamente, información relativa a productos. Y lo que cada vez es más complicado, pero él cumple, es tener acceso a reproductores de medios que ya están obsoletos. Lectores de disquetes, por ejemplo, que permitan hacer una copia en Internet de la reducida información que almacenan.

Escrito por Carlos González

Fuente > Motherboard

Continúa leyendo
  • Felipe Lotero

    Y yo que ando buscando una disquetera de 5,25″ y 1.2 MB para poder leer unos disquetes antiguos que tengo por ahí y no hay manera… A lo mejor este sr. me ha ahorrado el trabajo

  • nova6k0

    Fuera de lo que yo piense sobre la propiedad intelectual que para mí no debería existir, al menos como es ahora. Lo cierto es que esto proyectos serían maravillosos sino fuese por la avaricia de muchos creadores/editores/productores/discográficas,… A ver puedo entender que si un producto esté recién en el mercado, y se copia, piratea se denuncie. Pero lo que no me entra en la cabeza es que revistas por ejemplo de hace cinco años o más, denuncien a alguien si las digitaliza.

    Salu2

  • TheV1ruSS

    un bonito ejemplo para la humanidad. Una biblioteca universal al alcance de cualquiera.Es así como debe servirnos la información, a todos por igual, con costes minimos, aun mas cuando se trata de información antigua que en su momento dio sus beneficios al creador.