Ni adolescentes ni pobres, este estudio tumba las hipótesis preferidas de la piratería de libros

Existen hipótesis establecidas sobre la piratería y los motivos que nos llevan a descargar contenido de forma ilícita de Internet vulnerando sus derechos de autor. Sin embargo, un estudio sobre la descarga de libros digitales piratas de Internet pone de manifiesto que muchas cosas no son como se supone. Ni adolescentes ni pobres, pero también otras cosas interesantes que hemos podido averiguar gracias a este estudio y que pasamos a contaros a continuación.

La gente sigue descargando contenido de Internet, aunque es cierto que la llegada de opciones legales asequibles y acordes a los precios de mercado, están reduciendo la piratería. Aquí hablamos principalmente de Netflix o Spotify como referencias mundiales en el mercado de las series, películas y la música. Sin embargo, no ocurre así en todos los sectores y los libros electrónicos mantienen su nicho de descargas.

¿Quién descarga ilegalmente de Internet? Ni adolescentes ni pobres

Los libros electrónicos tienen su “mercado” en Internet con respecto a las descargas piratas. Su escaso peso de unos pocos megas y la facilidad para conseguirlos, son factores importantes que no debemos olvidar. Un nuevo estudio, desarrollado por la compañía anti-piratería Digimarc y Nielsesn, busca poner algo de luz en todo lo que rodea a la piratería de los ebooks.

ebook-libro IVA

Siempre se dice que son los más jóvenes, los adolescentes, los que más piratean, los que se pasan más tiempos enganchados a teléfonos móviles o tablets con aplicaciones de moda como TikTok, algo que este estudio tira por tierra. Aunque siguen representando una buena parte del pastel los usuarios con edades entre 18 y 29 años, lo cierto es que los que más descargan ilegalmente son los que tienen entre 30 y 44 años. La piratería es casi residual en el resto de edades con un 6% entre 45 y 54 años, un 4% entre 55 y 64 años y un 3% para los mayores de 65 años.

Pero, además, este estudio también tira por tierra la teoría de que las descargas ilegales se realizan principalmente por personas con pocos recursos que tienen muy complicado acceder a los soportes legalmente. El 36% de los usuarios tendrían unos ingresos anuales de entre 60.000 y 99.000 dólares. El grupo entre 30.000 y 59.000 dólares representa el 19% del total mientras que el grupo por debajo de 30.000 dólares al año representa solo el 13%. El grupo con más ingresos, más de 100.000 dólares al año, es el segundo que más descarga ilegalmente con un 29%.

adolescentes

Podéis descargar el estudio completo desde aquí