El Congreso aprueba derogar la Ley Mordaza

Actualidad

Nuevo e importante paso para derogar la polémica Ley Mordaza, o Ley de Seguridad Ciudadana, aprobada por el Partido Popular en la anterior legislatura. El Pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado varias iniciativas entre las que destaca una moción para derogar la citada Ley. También se ha aprobado derogar la Ley de Secretos Oficiales. Ninguna de las iniciativas ha contado con el apoyo del PP, aunque sí de la mayoría de diputados.

El 1 de julio de 2015 entraba en vigor la nueva Ley de Seguridad Ciudadana o como se conoce más popularmente, la Ley Mordaza y la reforma del Código Penal. En aquel momento, recopilamos una amplia lista de actividades de Internet que pasaban a ser consideradas como delito dentro del nuevo marco regulatorio. La mayor parte de grupos políticos se mostraron contrarios a su aprobación y todos ellos mantienen ahora mismo su postura.

congreso-diputados

Importante paso para derogar la Ley Mordaza

PSOE y Podemos, pese a no gobernar, están votando de forma conjunta las propuestas para derogar muchas de las leyes que fueron aprobadas por el Partido Popular durante su época de mayoría absoluta. La propuesta de derogación es ahora mismo más simbólica que otra, pero se trata de un paso adelante necesario para terminar con ella de una vez con todas.

Los votos de PSOE, Podemos y la mayor parte del Grupo Mixto serán suficientes para sacar adelante la próxima propuesta de Ley. El voto en contra del Partido Popular o la abstención de Ciudadanos no han sido suficientes para tumbar la iniciativa.

En palabras del Grupo Socialista sobre la Ley Mordaza y su derogación al tener “incidencia directa y negativa en el ejercicio y desarrollo de los derechos fundamentales, procediendo a promover una nueva normativa más respetuosa con los derechos y libertades fundamentales previstas en la Carta Magna, que asegure garantías y proporcionalidad en las sanciones de aquellas conductas que lesionen efectivamente o atenten contra la seguridad ciudadana”.

Escrito por Claudio Valero

Fuente > El Mundo