Reino Unido dice basta: la cuota de línea se debe incluir en el precio

Reino Unido dice basta: la cuota de línea se debe incluir en el precio

Claudio Valero

En España estamos peligrosamente acostumbrados a desconfiar de las ofertas de Internet que se anuncian. El problema es que se permite a las operadoras publicitar precios que no son finales y que no incluyen algunos conceptos que debemos pagar sí o sí. Como ejemplo de lo que se podría hacer en nuestro país, Reino Unido ha dicho basta a estas prácticas y ha comenzado a exigir que se anuncien precios finales. ¿Esto qué quiere decir? Pues, por ejemplo, que la cuota de línea ya no se puede esconder en la letra pequeña.

Es algo bastante habitual. Accedemos a una web de una operadora a consultar su oferta y nos bombardean precios de escándalo que no podemos llegar a creer. Una lectura más profunda de la oferta y sus términos, nos descubre gastos que no se han publicitado con el mismo tamaño de letra que deberían o descuentos por unos meses que se venden casi como si fueran el precio final. Uno de los que más se esconden es la cuota de línea, que en muchos casos hay que encontrar en la letra pequeña de las condiciones de contratación.

TelefonoFijo

Por suerte, desde el año 2013, las ofertas deben publicitarse con el IVA incluida. Antes de ese momento, los operadores podían “jugar” aún más con los precios al no incorporar este impuesto. Esto permitía precios artificialmente más bajos que distaban mucho de la realidad. Sin embargo, gracias al Instituto Nacional de Consumo se empezaron a mostrar todas las ofertas con el IVA incluido.

Reino Unido sí obligará a incluir la cuota de línea en el precio

A partir de hoy 31 de octubre de 2016, entra en vigor una nueva legislación a nivel publicitario en Reino Unido. La ASA o Advertising Standards Authority es el organismo independiente que vela por la publicidad veraz y ajustada a la realidad. Este ha conseguido cambiar la forma en que los operadores anunciaban sus ofertas de conexión a Internet.

En sus investigaciones previas comprobaron cómo el 81% de los encuestados no eran capaces de averiguar el precio final que iban a pagar por su conexión a Internet tras ver un anuncio. Por ello, a partir de hoy se deben incluir todos los precios y conceptos mensuales a pagar (se acabó eso de esconder el alquiler o cuota de línea). También se enfatizará en la permanencia y la duración de los descuentos. Por último, se mencionará con todo detalle los costes de envío y otros similares.

¿Qué os parece la decisión adoptada en Reino Unido? ¿Debería España ir por el mismo camino y obligar a mostrar precios finales de verdad?