El crecimiento de Windows 10 no solo se estanca, sino que ya pierde usuarios

Tal y como ya se ha comentado en múltiples ocasiones en los últimos meses, es muy probable que Microsoft pecase de optimista al considerar su último sistema operativo, Windows 10, como la plataforma que iba a revolucionar este nicho de mercado en un período no muy largo de tiempo.

Esto es algo que acaba de quedar patente de nuevo tras las últimas estadísticas que se refieren a la cuota de mercado de los sistemas operativos de escritorio proporcionadas por Net Applications. Los datos obtenidos tras la finalización del mes de septiembre que acabamos de dejar atrás indican, como en meses anteriores, que Windows 10 sigue situado en segunda posición del ranking mundial. Esto no extraña a nadie, sin embargo si nos detenemos un poco más en esta información, lo realmente llamativo es la cuota de mercado del software con respecto a fechas anteriores.

Decimos esto debido a que por primera vez desde su lanzamiento, Windows 10 ha perdido usuarios con respecto al mes anterior, todo a pesar de que todo el mundo esperaba que el sistema continuase su crecimiento sin pausas. Esto lo que quiere decir es que probablemente los 1.000 millones de dispositivos que los de Redmond esperan que se basen en Windows 10 van a tardar un poco más de lo que se creía en un principio.

De momento es demasiado pronto para decir si esta cuota de mercado mencionada podría estancarse durante un período largo o no en meses venideros, pero lo cierto es que el número de usuarios del sistema en septiembre de 2016 está claramente por debajo de las expectativas. A esto hay que sumarle que esto sucede un mes después de que Microsoft pusiera fin a su campaña de actualización gratuita. Además hay que recordar que la firma lanzó una campaña bastante agresiva con el fin de forzar esta actualización, con muchos usuarios quejándose de que Windows 10 se había instalado en su PC incluso sin su consentimiento.

Logo de sistemas Windows

Cuotas de mercado obtenidas

Pero ahora que ya no está disponible de forma gratuita, su crecimiento no sólo es más lento, algo que sería previsible, sino que ha descendido por primera vez. Para que nos hagamos una idea, Windows 10 tiene en septiembre una penetración del 22,53% por el 22,99 de agosto. Es evidente que la bajada no es sustancial, pero le sigue alejando en su lucha, primero por alcanzar, y más tarde para dejar a Windows 7 atrás. Es más, si nos fijamos en las cifras obtenidas por este último, W7 sigue siendo el número uno, pero no solo sobrevivió al período de actualización recientemente finalizado, sino que vuelve a crecer llegando al 48,27%, lo que supera el 47,25% de agosto. De hecho esta podría ser una de las posibles razones de la caída de W10.

Ahora queda esperar si el último Windows vuelve a crecer el próximo mes, pero queda claro que Windows 7 está siendo mucho mejor aceptado, todo ello sin importar los planes que tenía Microsoft en este sentido.