Samsung apunta al fin de las pantallas planas en sus móviles

Samsung está teniendo unas grandes ventas del Galaxy S7 y S7 edge durante este año 2016. Después de los malos resultados del S6, Samsung reencaminó sus teléfonos, y volvió a la impermeabilidad, junto con la vuelta de las tarjetas SD, funciones que fueron introducidas en gama Galaxy S con el S5. Todo esto, junto a unos grandes acabados, han hecho que los nuevos S7 hayan sido un éxito de ventas.

El año pasado, Samsung introdujo las pantallas curvadas con dos modelos curvos, el S6 edge y el S6 edge +. Esto hizo que el año pasado presentaran cuatro modelos, en lugar de presentar uno como hacían normalmente. Este año se lo han tomado con más calma, y han reducido la línea de la gama Galaxy S a tan sólo dos teléfonos; uno con pantalla plana de 5 pulgadas, y otro con pantalla curva de 5.5 pulgadas.

Galaxy S7 Antutu

Según los últimos rumores, el S7 podría ser el último Galaxy en tener una pantalla plana, haciendo que todos los que salgan de aquí en adelante cuenten con una pantalla curva. La producción de este tipo de teléfonos fue algo escasa cuando fue introducida en el S6, y parece que se ha estabilizado para el S7 edge y el Note 7. Esta producción tan favorable le permitiría a Samsung producir únicamente estos paneles de aquí en adelante.

Esto haría que el Samsung Galaxy S8 pudiera llegar en dos modelos, de 5 y 5.5 pulgadas como en la actualidad, pero ambos con la pantalla curvada. Además, esta tendencia parece extenderse a la gama Note, en la cual vimos la semana pasada como el nuevo Note 7 presenta curvas en los bordes de sus pantallas, a pesar de no contar con “edge” en su nombre, lo cual podría indicar que se estandarizaría la introducción de las pantallas curvas sin dicho sufijo.

Samsung Galaxy Note 7

Lo que habría llevado a Samsung a tomar esta decisión, además de haber conseguido una fabricación estable de este tipo de paneles en sus fábricas, es que el S7 edge ha sido el teléfono mejor vendido de Samsung en la primera mitad de este año. Samsung distribuyó 13.3 millones de unidades del S7 edge, frente a los 11.8 millones de Galaxy S7. Esto apunta a que los consumidores, además de gustarle los teléfonos con pantallas grandes, también son receptivos ante las pantallas curvas.

Personalmente, después de haber utilizado un Galaxy S6 edge, no me parece agradable que el dedo se te deslice hasta el borde del teléfono, ya que se pierde agarre y éste se puede caer. En el caso de caerse, al haber más superficie de pantalla, ésta puede romperse con mayor facilidad, aunque gracias al nuevo Gorilla Glass 5 esto sea menos probable.

Y a vosotros, ¿qué os parece esta apuesta? ¿Preferís pantalla plana o curva?

Quizá te interese…

El Samsung Galaxy S7 clave en los buenos resultados de la compañía

Batalla a muerte, literal, entre el iPhone 6S y el Samsung Galaxy S7

El Samsung Galaxy S7 duplica las ventas del Galaxy S6 en su primer mes en España