La Policía cierra un videoclub que vendía películas piratas a domicilio

Escrito por David Valero
Actualidad

La Policía Nacional ha desarticulado en Ciudad Real un videoclub pirata que vendía discos duros externos cargados con multitud de películas y series  descargadas de Internet. Las unidades de memoria se ofertaban en la red a un precio bastante elevado y dicho videoclub llegaba a hacer incluso entregas a domicilio para mayor comodidad de los clientes.

Una de las consecuencias de haber avanzado mucho en cuanto a la oferta de conexiones de banda ancha a Internet, es que ahora es más fácil que nunca tener acceso a material en streaming en la red. Esto ha provocado que servicios como Netflix o Wuaki proliferen, dando la puntilla definitiva al negocio de los videoclubes. Por si fuera poco las conexiones de fibra óptica hacen posible que en apenas unos segundos se puedan descargar películas o series piratas de Internet por lo que este sector lleva tiempo condenado.

No obstante, en Ciudad Real una mujer había tratado de sacarlo negocio al auge en Internet de las películas piratas y por ello se ofrecían discos duros externos de gran capacidad con películas precargadas en los mismos, listas para reproducir en una Smart TV, ordenador o reproductor multimedia de nuestro hogar.

apertura-pirateria

El Grupo Antipiratería de la Brigada Central de Seguridad Informática de la Unidad de Investigación Tecnológica, junto con agentes de la policía judicial de Ciudad Real, han logrado detener a la propietaria de este videoclub pirata que ofrecía en las redes sociales estos discos duros por un precio de entre 85 y 150 euros. Además, se daba la posibilidad de pagar contra reembolso o por transferencia y se realizaban envíos a domicilio a todo el territorio nacional.

Los discos duros llenos de películas se ocultaban en la nevera

Para vender las unidades de memoria, la persona responsable de este lucrativo negocio publicitaba las ofertas en redes sociales y páginas de compraventa de productos de segunda mano. Sorprende el elevado precio por el que se comercializaban estos discos duros, muy superior a todo un año de suscripción a un videoclub online como Netflix, aunque si bien es cierto, se incluían los últimos taquillazos y estrenos de series recientes descargados de la red.

La policía se ha incautado de material ilegal en el registro del domicilio al efectuar la grabación, incluyéndose varios de estos discos duros que estaban ocultos en la nevera del domicilio. De nuevo la investigación sobre el perfil de una red social desde el cual se ofertaba el material pirata ha sido clave para cerrar la investigación.

Quizá te interese…

PSOE y Ciudadanos refuerzan la Ley Sinde y la lucha contra la piratería

Resines cree que el IVA cultural y la lucha contra la piratería “son un cachondeo”

La piratería no afecta tanto a la industria del cine como nos quieren hacer creer

Fuente > El día digital