El Fire Phone de Amazon causa un agujero de 170 millones a la compañía

El Fire Phone de Amazon causa un agujero de 170 millones a la compañía

Carlos González

La compañía de Bezos presentó ayer sus resultados financieros correspondientes al tercer trimestre de este año 2014 y, sin ninguna sorpresa, hemos podido ver cómo de negativo ha sido el impacto de su teléfono inteligente Amazon Fire Phone. Caro trataron de comercializarlo los de Amazon y, finalmente, les ha acabado saliendo caro a ellos.

Este año, la compañía con Jeff Bezos a la cabeza presentó el Amazon Fire Phone, su primer teléfono inteligente con el cual, atención al dato, pretendían competir directamente con Apple y Samsung, entre otros de los principales fabricantes del sector. Antes de su presentación se filtró información relacionada con cierta tecnología que, a priori, representaba un importante nivel de innovación con respecto al sistema para interactuar con el equipo. Ahora bien, se creyó en este tiempo que el terminal de Amazon, al igual que sus tabletas y sus lectores de libros electrónicos, mantendría una política de máximo ajuste posible en cuanto a la relación calidad precio.

Efectivamente, no sólo no fue así, sino que el precio de lanzamiento del Amazon Fire Phone superó toda expectativa que situaba al primer teléfono inteligente de la compañía de Bezos en buen lugar con respecto a la competencia. Además, las características técnicas del equipo, como ya retratamos el día de su presentación, dejaban mucho que desear a nivel, por ejemplo, de pantalla. Si bien es cierto que Amazon supo dar en la clave con un sistema de reconocimiento en tres dimensiones, este apartado debió haberse planteado como un «extra», y no la base de un producto que, sin duda, ha hecho daño a Amazon, como podemos ver en sus resultados financieros.

apertura-amazon-fire-phone-2

Amazon pierde 337 millones de euros en el Q3 2014

El tercer trimestre del año ha dejado en Amazon, tal y como ellos mismos anunciaban ayer, unas pérdidas iguales a 337 millones de euros, de los cuales 170 millones de euros tienen que ver directamente con el fracaso que ha supuesto el Amazon Fire Phone. Y no sólo tiene que ver con las unidades no vendidas, sino que la compañía invirtió una importante suma de dinero en desarrollar la tecnología que hay tras el terminal. Hace tan solo dos meses, Amazon sólo había conseguido vender 35.000 unidades del Amazon Fire Phone, lo que sin duda es una cifra completamente ridícula como para plantearse competir directamente con los grandes, como Apple o Samsung.

Y si echamos la vista atrás veremos que el impacto, para Amazon, ha sido bastante más grave de lo que ya pudiera parecer conociendo las cifras anteriores. Concretamente, el año pasado se anunciaba, durante el mismo período, una suma de 30 millones de euros como pérdidas, lo que supone apenas un diez por ciento de la cantidad que se ha perdido tan solo un año después. Y es que la estrategia que Amazon está tomando no es la ideal para una compañía que, por el momento, no ha conseguido convencer a los usuarios de dispositivos móviles.

A principios de este mes os anunciábamos que el Amazon Fire Phone aterrizaba, al fin, en Europa. Ahora bien, el Amazon Fire Phone llegaba al precio perfecto, sí, pero para fracasar en el mercado. A todo esto hay que añadirle el apoyo que algunos operadores de telecomunicaciones americanos han prestado a la popular tienda online, lo cual no ha bastado para frenar el inevitable fracaso al que estaba abocado desde el momento justo de su presentación.

amazon-fire-phone-5124-001

Amazon se resiente en la bolsa, el Fire Phone es el gran culpable

Señalar al Amazon Fire Phone como único detonante de este fracaso de Amazon durante el tercer trimestre del año sería injusto, y del todo impreciso. Sin duda, ha habido otros factores que han dado lugar a semejantes pérdidas por parte de la compañía de Bezos, pero el peor movimiento de Amazon en los últimos tiempos ha sido este. Hay que recordar, no obstante, que Amazon está invirtiendo una gran cantidad de dinero en nuevos productos y servicios, tanto los servicios de distribución de libros y canciones, como en la distribución física de productos, como el nuevo servicio de entrega en un día.

Considerando este aspecto anterior, aunque dejando un margen de maniobra para una Amazon que aún tiene que ver los resultados positivos derivados de sus últimas inversiones, la desconfianza sobre sus dispositivos móviles es máxima. Y es que, aunque aún se confía en la compañía como fabricante de tabletas y lectores de libros electrónicos, donde en los últimos años lo ha hecho sorprendentemente bien, los consumidores dudan seriamente de la capacidad de Amazon para «adaptarse a los tiempo» en el sector de la telefonía inteligente.