Google vuelve a declarar beneficios en España… después de una inspección de Hacienda

Google, una de las empresas que más dinero gana de todo el mundo, llevaba tres años declarando pérdidas en España. Esta rocambolesca situación dio pie a una inspección de Hacienda que parece haber tenido efecto: Google vuelve a declarar beneficios en España.

Aunque no es la única empresa que se comparta de esta forma en España, lo cierto es que resultaba bastante sangrante comprobar como otras filiales de Google declaraban hasta 52 millones de euros de beneficios y la española llevaba tres años reportando pérdidas, algo que nadie se llegaba a crear.

apertura-google-edificioHa sido necesaria la intervención de Hacienda para hacer cambia de idea a los de Mountain View. Google ha refacturado sus costes de 2013 con un mayor margen, lo que ha permitido que la filial española logre beneficios y pague algo más en España. Pese a que pueda sonar bien, la realidad es todas estas empresas facturan sus ingresos desde Irlanda, una práctica que ha sido reconocida como lega por Hacienda.

Google Spain declaró en 2013 una cifra neta de negocio de 52,17 millones de euros, un 25% superior a la del año anterior. Los ingresos provienen en su mayoría de otras empresas del grupo, con 49,3 millones de Google Ireland y 2,8 millones de Google Inc, la empresa matriz. Recordemos que en España se prestan servicios de marketing y demostración del producto según la memoria de la empresa.

Los ingresos reales son mucho mayores

Expertos del sector coinciden en que los ingresos de la filial española de Google siguen siendo mucho mayores a los declarados, pese a la reformulación de última hora. Se calcula que deben ser de unos cientos de millones de euros, pero al facturar desde Irlanda, esos ingresos no tributan en nuestro país. Además, con algo de ingeniería fiscal, los de Mountain View mueven rápidamente los beneficios a paraísos fiscales, sin apenas tributas en Irlanda.

Los países pertenecientes al G20, han lanzado una ofensiva para intentar combatir este tipo de prácticas y que las empresas tributen realmente los beneficios donde los generan. Pese a la voluntad de los países, no esperan lograr resultados a corto plazo. Google, Apple, Facebook y Amazon, entre otras, seguirán aprovechándose de la situación hasta que no les quede otro remedio.