Yoigo se queda sola

Yoigo se queda sola

Carlos González

Ayer Orange, contra todo pronóstico, terminó dando el giro a la situación que mantenían Yoigo – Jazztel – Orange. La última información e indicios apuntaban a la compra de Yoigo por parte de Jazztel, pero finalmente se ha quedado sola y sin nada interesante que ofrecer a sus competidores para dar lugar a la fusión.

La situación de Yoigo ha cambiado drásticamente en poco más de 24 horas. No mucho antes de que se produjera la compra de Jazztel por parte de Orange hablábamos, precisamente, de los movimientos que Jazztel estaba llevando a cabo para comprar próximamente al operador de telecomunicaciones de TeliaSonera. Sin embargo, Orange ha vuelto a actuar, y sin esperar al movimiento que Jazztel planeaba, para llevarse lo mejor de ellas dos -Jazztel, la que más clientes e infraestructura maneja- y sin tener que sufrir el sobrecoste de un Yoigo que no solucionaría nada dentro de los planes futuros de Orange y la tendencia del mercado de las telecomunicaciones.

Tres grandes telecos en el mercado

Las previsiones, como comentábamos hace tan solo unos días, pasaban por la compra de Yoigo, en primer lugar, por parte de Jazztel. En esta situación, Orange se había dado a mostrar de forma pública como desinteresada, o latente. Por lo tanto, se esperaba que no fuese a actuar hasta que Jazztel hubiese cerrado su negocio con Yoigo, lo cual no ha ocurrido. Finalmente, Orange se ha adelantado al cierre de este trato y ha comprado tan solo uno de los dos operadores de telecomunicaciones: Jazztel. Por lo tanto, no nos quedaremos con el «cuarto operador de telecomunicaciones» que esperábamos y que habría favorecido la competencia en el sector, sino que volvemos a tener los «cuatro regulares» con red propia, pero nos quedamos con tres operadores que suponen la mayor potencia del sector: Movistar, Vodafone y Orange. Y es que, con este movimiento, Orange ha acortado las distancias de forma llamativa con respecto al operador de telecomunicaciones británico, Vodafone.

Pero lo más importante, en este sentido, no es que Orange se haya convertido en una verdadera potencia dentro de su posición entre «los grandes» operadores de telecomunicaciones con red propia, donde ya es sólo Yoigo -por tamaño- la que no forma parte, sino que además este movimiento ha ocasionado que, en el mercado actual de las telecomunicaciones en España, ya no exista una «gran potencia» con posición de operador móvil virtual. Aunque esta posición, muy probablemente, la tomará próximamente algún operador móvil virtual de los más conocidos, como Tuenti Móvil. En cualquier caso, no es esto algo que beneficie a la competencia del mercado, y muchísimo menos a los consumidores.

cuerpo-movistar-orange-vodafone-yoigo

¿Qué puede ofrecer Yoigo a Movistar, Orange o Vodafone?

Como veníamos detallando, la situación que se ha quedado ahora mismo es, probablemente, una de las que peor podría venir a los consumidores, a los operadores móviles virtuales, y sobre todo a Yoigo. Los de TeliaSonera se han quedado a medio caballo entre «gran potencia» con red propia y operador móvil «parásito». Mientras tanto, las opciones de Yoigo se van oscureciendo en un sector en el que no tiene qué para ofrecer a sus competidores potenciales para una fusión, absorción o compra. Las características demandadas como clientes en líneas móviles, donde sólo puede presumir de 4 millones -y decreciendo mes a mes-, líneas fijas y otros…

Ahora mismo la compra de Yoigo supondría, para alguno de los «gigantes» como Vodafone, Orange o Movistar, un gasto de dinero que poco beneficio puede reportar en el futuro. No obstante, tras los acuerdos bilaterales para la compartición de red con Movistar, hay quien asegura que el futuro de Yoigo tiene que ver con los de Telefónica. Pero, de nuevo, estamos en la misma situación: ¿Qué puede Yoigo ofrecer a Movistar, si tan solo tiene 4 millones de clientes, no tiene fijo, y además Movistar lidera con diferencia sobre sus competidores?

Como han venido demostrando los de Telefónica, el futuro de los operadores de telecomunicaciones y el modelo de consumo de los usuarios pasa por las ofertas convergentes. En este campo, Movistar ha demostrado desde el comienzo un liderazgo indiscutible que no sólo se puede justificar con las cifras de contrataciones que acumulan, sino también con los precios de su servicio y las posibilidades del mismo. Tanto es así que competidores como Vodafone temen la posición dominante de Movistar al disfrutar de algunos contenidos exclusivos para su televisión de pago que, por el momento, no tiene rival. Qué duda cabe de que, en este panorama que vive actualmente el sector de las telecomunicaciones, Yoigo ha quedado fuera de los planes de cualquiera y sólo les queda competir en el escalón de los operadores móviles virtuales, aunque con las ventajas de ser una compañía muy superior y con acuerdos con Movistar, pero sin generar interés alguno para los «grandes del sector».